Fútbol en el Mundo

That the lesson be learned
Que se aprenda la lección
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
28 de Junio de 2015


Colombia quedó eliminada a manos de Argentina en los cuartos de final de la Copa América de Chile 2015, y ajustó su tercera participación consecutiva sin llegar a las semifinales.


Foto: EFE 

Camilo Zúñiga tuvo una aceptable participación en el partido ante Argentina. Sin embargo, no pudo mostrar su mejor versión durante la Copa América.

La eliminación de Colombia en la Copa América de Chile dejó más que un sinsabor. Porque pese a la prematura despedida en el torneo, algo que no era descabellado, teniendo en cuenta la magnitud y el favoritismo del rival, Argentina, preocupa más el flojo nivel exhibido a lo largo del certamen.


La tricolor pasó en pocos meses de ser un equipo fuerte, protagonista y con una amplia capacidad ofensiva, amén de sus individualidades y buen recambio, a convertirse en un conjunto desordenado, con pocos argumentos y débil e inofensivo de mitad de cancha hacia adelante.


Apenas un gol convertido en cuatro partidos, cuyo autor fue un defensor, Jeison Murillo, hablan a las claras del déficit del equipo en la elaboración de juego. James Rodríguez y Juan Guillermo Cuadrado, los dos primeros responsables de la generación de peligro, tuvieron una Copa para el olvido.


Quedó claro que ni con un Falcao diezmado, producto de la poca continuidad que tuvo en el Manchester United inglés, ni con un Jackson Martínez de superlativa temporada con el Porto portugués, Colombia tuvo peso en ataque. Porque ni el uno ni el otro fueron abastecidos lo suficiente y se dedicaron a naufragar, en vano, ante los defensores contrarios.


Otro punto que no se debe pasar por alto fue el desequilibrio en la lista de los 23 jugadores convocados para la competición. No se entiende para qué el técnico José Pékerman incluyó a Darwin Andrade, si antes que darle la confianza como lateral por el costado izquierdo prefirió utilizar allí a hombres como Santiago Arias y Camilo Zúñiga.


Dejó inquietud además la presencia del atacante Luis Muriel, quien apenas jugó los últimos cinco minutos del certamen y no incluyó en la nómina a un cuarto volante de marca, previendo las vicisitudes ocurridas con los habituales titulares, Edwin Valencia y Carlos Sánchez.


Tampoco se entiende la gran cantidad de delanteros, seis, y que entre ellos no hubiese uno de características diferentes, caso Dorlan Pabón o Carlos Darwin Quintero, ambos precedidos de una excelente campaña en el balompié mexicano.


“Nos vamos con la cabeza en alto porque entregamos todo por un país y por nuestras familias”, declaró Edwin Cardona, de buena actuación ante los argentinos. Razón tiene el creativo antioqueño, al equipo no se le puede reprochar la actitud ni el amor propio. Pero sí la falta de fútbol, porque la tricolor no mostró en ningún momento un juego convincente, ni ante rivales de menor nombre, como Venezuela y Perú, ni ante potencias como Brasil y Argentina.


Queda mucho para reflexionar y todavía más para trabajar. El calendario indica que restan poco menos de cuatro meses para el inicio de la Eliminatoria al Mundial de Rusia 2018 y Colombia deberá cambiar radicalmente el semblante, para recuperar el protagonismo perdido y repetir lo hecho en años anteriores.


“Ahora debemos pensar que se viene la Eliminatoria y hay que enfrentarla con muchas ganas”, dijo el golero David Ospina, el salvador de Colombia ante Argentina.



Quiere hacer historia

Jackson Martínez confirmó ayer su fichaje por el Atlético de Madrid por cuatro temporadas y deseó tener en el club español el mismo éxito que tuvo su compatriota Falcao García entre 2011 y 2013.


“Espero ser otro colombiano que tenga el éxito de Falcao”, dijo Jackson, después de que el seleccionado cafetero perdiese en los penales ante Argentina en los cuartos de final de la Copa América.


El delantero comentó que ya habló con su futuro entrenador, el argentino Diego Pablo Simeone, y señaló que uno de los desafíos en su nuevo club es adaptarse a un “sistema de juego completamente diferente” al que tuvo en el Porto.


Jackson, quien firmará por cuatro años, explicó que el negocio se cerró por el valor de su cláusula, 35 millones de euros.


Sin embargo, el jugador, que partió como titular, se reconoció “nada satisfecho” por su actuación ante Argentina en Copa América, pues no hubo “creación de juego” y tuvo que luchar muchos segundos balones.


De igual forma, ayer trascendió que Carlos Bacca partirá del Sevilla español para incorporarse a las filas del Milán italiano.


Según publicó ayer el diario ibérico Marca, el agente del jugador, Sergio Barila, confirmó la operación.


“Confirmo que Milán y el jugador llegaron a un acuerdo. Carlos (Bacca) eligió lo mejor para su futuro y para su familia, es normal que esté feliz”, afirmó.


En dos temporadas con el Sevilla, el atacante atlanticense disputó 108 partidos oficiales y convirtió 49 goles.