Mundo deportivo

Speed will vibrate with the 500 Miles
La velocidad vibrará con las 500 Millas
24 de Mayo de 2015


Las 500 Millas de Indianápolis, la gran fiesta del automovilismo estadounidense, llega hoy a su versión número 99. Cuatro colombianos, Carlos Muñoz, Juan Pablo Montoya, Gabby Chaves y Sebastián Saavedra, estarán compitiendo desde las 11 de la mañana cuando se agite la bandera verde de uno de los eventos más importantes del mundo del motor.


Optimismo es lo que los cuatro pilotos colombianos han demostrado horas previas respecto a su actuación en las míticas 500 Millas de Indianápolis. La carrera, en la que participan 33 pilotos, tradicionalmente ha permitido que todos, sin importar desde qué posición arranquen, tengan una opción de ganar. 


Sin duda, uno de los llamados a ser protagonistas es Juan Pablo Montoya, el piloto colombiano ya ganó la exigente prueba hace quince años y el año pasado tras su pobre paso por la Nascar, volvió a ser parte de prestigiosa competencia, en la que terminó en el quinto lugar. 


“Es una carrera especial, la más grande del mundo. Además, es dura porque se trabaja todo un mes antes. Para ganar hay que estar bien todo el tiempo”, dijo el experimentado piloto, quien saldrá desde la casilla quince y corre con uno de los equipos con más tradición y experiencia en esta competición, Penske. 


Vale recordar que estas 500 Millas serán la sexta válida del campeonato IndyCar, el cual es liderado por Montoya y quien hoy no sólo tratará de ganar sino de conservar su primer lugar en la clasificación. “Si tengo opciones de ganar la carrera me arriesgo, sino tengo chance lo importante es sumar los puntos”, aseguró el expiloto de Fórmula Uno quien hace ocho días, cuando se cumplió la clasificación, manifestó que se sentía muy cómodo con la puesta a punto de su vehículo. 


Por su parte, Carlos Muñoz también tiene motivos para ser optimista pues en el 2013 finalizó en el segundo lugar y el año pasado fue quinto. “Ya sólo me vale ganar, al segundo no lo recuerda nadie y es el primero de los perdedores”, subrayó el piloto colombiano al programa Motores RCN. 


Casi al fondo de la parrilla de salida se encuentran los otros dos pilotos cafeteros que tomarán partida, Gabby Chaves y Sebastián Saavedra, en las posiciones 26 y 27 respectivamente. Sin embargo, ambos consideran que tienen opciones de ser los que se tomen el litro de leche que por tradición se le brinda al ganador de la carrera.


Aunque para Chaves su clasificación no fue la mejor él considera que “podemos ser la sorpresa de la carrera”, además, sobre lo relevante del evento,  Gabby afirmó que “Indianápolis es más grande que el campeonato IndyCar, es casi una temporada en sí misma”. Chaves tiene también como objetivo ser el mejor novato. 


Por último, Sebastián Saavedra, quien con la de hoy cumplirá su quinta participación, cree que ahora tiene buenas opciones de llegar a lo más alto pues corre con un equipo élite, el Chip Ganassi,  en el cual se siente en “otro mundo”. 


“Es una carrera tan larga y loca que uno no sabe qué va a pasar. Nunca perder de vista a los de adelante será mi estrategia”, asegura el piloto nacido en Bogotá. 


En la pole (primer lugar) saldrá Scott Dixon quien junto a Hélio Castroneves, Will Power y Simon Pagenaud se convierten en los máximos favoritos para la victoria final en el óvalo de 4,02 kilómetros y en el que se darán 200 vueltas. El año pasado el vencedor fue Ryan Hunter-Reay, quien en esta carrera partirá desde la casilla 16. El colombiano Carlos Huertas se clasificó en el puesto 18 pero no podrá tomar la partida por problemas médicos.



Celebración en el 2000

El talentoso piloto colombiano Juan Pablo Montoya el 27 de mayo del año 2000, cuando competía en la Serie Cart, deslumbró al mundo al ganar las 500 Millas de Indianápolis tras liderar 167 de las 200 vueltas de la carrera. Montoya venia de ser campeón en 1999 de la Cart. En esa ocasión, corriendo con el equipo Chip Ganassi, partió en el segundo lugar y en la vuelta 27 por primera vez lideró la carrera. Al final, desde la vuelta 180, Montoya volvió a tomar el control de la competencia y completó las 200 vueltas de primero. Al año siguiente Montoya llegó a la Fórmula Uno.