Economía

Non-traditional exports stand out within the FTA (Free Trade Agreement)
Exportaciones no tradicionales sacan la cara en el TLC
15 de Mayo de 2015


Los productos como el petróleo, el banano y el oro no han tenido las mejores ventas dentro del Tratado en el último año, mientras que la melaza, los pescados y hasta los perfiles de aluminio se posicionan cada vez más en el mercado norteamericano.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Colombia vendió flores por US$793 millones el último año a EE.UU.

Igor Torrico


Dicen los chinos que las crisis también representan oportunidades, y ese es quizás la frase que mejor permite definir el último año  de lo que ha sido el intercambio comercial entre Estados Unidos y Colombia, en el marco del Tratado de Libre Comercio que entró en vigencia el 15 de mayo de 2012.


Este Tratado se comenzó a negociar en 2004, y en las conversaciones iniciales también participaban Ecuador y Perú. El 4 de julio de 2007 el presidente para aquel entonces, Álvaro Uribe Vélez, firma el acuerdo previamente aprobado por el Congreso, y habría que esperar hasta el 12 de octubre de 2011 para que la Cámara de Representantes y el Senado estadounidense aprueben el Tratado. La demora se debía a que había sido frenado en la Cámara baja como medida de presión de sectores de ese país, para exigir más protección a los derechos humanos y laborales en Colombia.


Cuando entra en vigencia el Acuerdo, la producción petrolera colombiana vivía un buen momento con precios altos y considerable producción, igual que la explotación de oro. Sin embargo, este escenario cambiaría en 2014 con la caída abrupta de los precios del crudo y de los minerales en general, oportunidad que ha sido aprovechada por los empresarios y exportadores no minero-energéticos y no tradicionales para colocar y aumentar sus envíos a Estados Unidos.


Las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reflejan esta caída. Mientras que en 2011 la diferencia entre importaciones y exportaciones de los dos países fue US$8.991 millones, en 2012, primer año del TLC, fue US$7.665 millones, 2013 registró US$2.122, favoreciendo a Colombia,  mientras que 2014 tuvo un balance negativo igual a US$4.087 millones.


Antioquia exportó prefabricados de cemento para la construcción a la ciudad de Los Ángeles.


El vicepresidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Diego Rengifo García, explica: “La balanza comercial es deficitaria para Colombia debido a que el petróleo bajó de precio. Esta situación hace que las exportaciones ahora dependan de los llamados rubros no tradicionales, es decir, todo lo distinto a petróleo, carbón, banano y ferroníquel. Estos sectores han comenzado a fortalecer sus números de exportación, lo que desde el punto de vista de innovación y diversificación es sumamente interesante”.


Los números


Las cifras confirman lo señalado por Rengifo García. En el caso de oro se registró una caída de –56,46% en el segundo año del Acuerdo y -24,53% en el tercer año, igual que las disminuciones de exportaciones de combustibles en -14,76% y -34,39% durante el segundo y tercer año, según los números de Analdex y ProColombia.


En los tres años que lleva el TLC, las exportaciones colombianas no minero energéticas crecieron un 20%, pasando de US$5.997 millones entre enero de 2010 y abril de 2012 a US$7.181 millones entre mayo de 2012 y diciembre de 2014.


En cuanto a las exportaciones de productos agrícolas y agroindustriales, se encontró que cafés sin tostar y sin descafeinar son los principales productos exportados con un total de US$907 millones entre el 15 de mayo de 2014 al 29 de febrero de 2015. Estos presentaron un incremento de 30% con respecto al 2013. 


Las flores en los últimos periodos obtuvieron un aumento de 3%, cuyas ventas pasaron de US$697 millones a US$793 millones, mientras que el rubro demás flores y capullos frescos, facturó un total de US$381 millones.


En pesca, se puede destacar que los peces de agua dulce, la trucha y la tilapia tuvieron incrementos de 32%, 17% y 45% respectivamente. La de mayor aporte es la tilapia, de la que se venden US$30,98 millones en ese país.


Un grupo de productos que se destacó fue el de demás azúcares de caña o de remolacha y sacarosa químicamente pura, que tuvo una súper variación positiva de 8.443,88% pasando de US$210.000 a US$18 millones.


Según el informe de Analdex, las importaciones desde Estados Unidos han presentado un comportamiento estable. Los bienes agrícolas representaron un aumento de 16,35% en el período, siendo la agricultura la que obtuvo mayores variaciones y maquinaria con un 0,66%.


Las oportunidades


“EL TLC es un instrumento de desarrollo y de generación de riqueza muy importante para el país y uno de los aspectos que se empieza a ver es la diversificación del número de productos y empresas nuevas que exportan a Estados Unidos”, indica Camilo Reyes, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo Americana. Y las cifras de ProColombia le dan la razón. 434 nuevos productos se exportaron a Estados Unidos entre mayo de 2012 y diciembre de 2014 por montos superiores a US$1.000. Estos no registraban exportaciones antes de la entrada en vigencia del Tratado. 


   De igual manera, 1.908 empresas exportaron por primera vez al país norteamericano por montos superiores a US$1.000, lo que nunca habían hecho entre enero de 2010 y abril de 2012. Entre lo exportado están productos de vidrio, que aumentaron 298%, puertas y ventanas de aluminio 77%, envases en plástico 68% y sostenes y fajas 41%.


En el mismo orden de ideas, el vicepresidente de Analdex señala: “Para nosotros el balance del TLC, independientemente de las cifras negativas correspondientes al último año, ha sido positivo. Es una experiencia que ha permitido que las empresas colombianas entiendan el tema de la internacionalización pero también comprendan la necesidad de la adopción de nuevas prácticas. Lo relacionado a la necesidad de estándares de calidad”.


La participación del Estado colombiano en este esfuerzo por aprovechar el TLC es reconocida por los empresarios. La ministra de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez, públicamente lo ha refrendado: “Estamos trabajando en conjunto con ProColombia, el Ministerio de Agricultura, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), productores nacionales y comercializadores para potencializar la exportación de productos no minero-energéticos a Estados Unidos”. De igual manera ha señalado que actualmente “estamos concentrados en productos agrícolas que cuentan con admisibilidad sanitaria en Estados Unidos. Pronto iniciaremos el mismo ejercicio para productos industriales y manufacturas”. 




Antioquia en el TLC

Aceites esenciales de eucalipto a Nueva Jersey, encendedores de bolsillo no recargables, licores de anís y guanábana congelada a Miami, rodilleras y tobilleras de punto a Memphis, y elementos prefabricados para la construcción o ingeniería civil de cemento a Los Ángeles fueron, entre otros, los productos no tradicionales que empresarios de Antioquia enviaron a Estados Unidos, aprovechando el TLC.


Las exportaciones no mineras del departamento aumentaron un 21%. Pasó de exportar US$1.661 millones entre enero de 2010 y abril de 2012 (antes del Tratado) a US$2.013 millones entre mayo de 2012 a diciembre de 2014. El aumento se tradujo en US$351,9 millones.


Entre los productos más destacados estuvieron los envases y empaques con un aumento de sus exportaciones del 169%, químicos con un 81%, metalmecánico 59% y flores y plantas vivas con un incremento del 35%. De acuerdo con el análisis de ProColombia, Antioquia es el segundo departamento con el mayor número de empresas que exportaron a Estados Unidos por primera vez (después de Bogotá), con 370, de las cuales 364 son mipymes, es decir el 98,3%.