Economía

The outcome of a long confrontation
El desenlace de un largo enfrentamiento
14 de Mayo de 2015


Luis Genaro Muñoz renunció a gerencia de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) después de una larga pugna con sectores internos que solicitaban su dimisión que consideraban que no estaba representando los intereses de todos los agremiados.


Foto: Cortesía 

El Gerente General de la FNC renunció después de cuatro años en el cargo

Igor Torrico


Sólo la situación tan grave, que cada día que pasa aumenta la incertidumbre y desesperación de una caficultura casi indefensa, nos obliga a dirigirnos a usted, en búsqueda de una luz que permita la salvación de la actividad socialmente más importante que tiene Colombia”.


Con esta contundencia se dirigían en una carta al presidente Juan Manuel Santos, el 8 de mayo, representantes cafeteros de Huila, Antioquia, Risaralda, Caldas y Cundinamarca, quienes pedían el cumplimiento de la promesa que le había hecho al gremio, de mediar ante la situación que se presentó de manera evidente en la inauguración del 80 congreso nacional cafetero, realizado el pasado diciembre en Bogotá. 


Allí, se pidió la dimisión de Luis Genaro Muñoz, problema que Santos calificó públicamente de “bomba atómica”, por lo que se ofreció como mediador.


Según Guillermo Gaviria Osorno, directivo del movimiento Dignidad Cafetera, promotores del paro de 2013, una de las exigencias del movimiento para levantar aquel conflicto fue que renunciara el directivo, ya que: “No nos sentíamos representados y entre otras cosas, no estábamos de acuerdo con el manejo que se le estaba dando al Fondo Nacional del Café”.


El paro que se inició el 25 de febrero de 2013 y culminó el 8 de marzo, y en el que pequeños y medianos caficultores pedían atención gubernamental para enfrentar la problemática cafetera nacional, fue rechazada por la FNC a través de su presidente, así como el Comité Nacional del Café.


Al final, el Gobierno terminaría negociando con los parados. Sin embargo, la petición de que Genaro Muñoz saliera no se dio.


Después de lo ocurrido públicamente en diciembre, vino otro enfrentamiento con importante difusión mediática. La misión cafetera, encabezada por el investigador Eduardo Lora, y cuyo objetivo era dar una estrategia renovadora a la alicaída industria, en el informe final hizo importantes críticas contra la federación y su participación en el negocio cafetero.


El directivo lo enfrentó: “Lora, desde la comodidad que le brinda ser burócrata internacional, para defender su participación en la llamada Misión Cafetera, clama por desmontar lo que llama de manera peyorativa la institucionalidad”.


Pero la inconformidad de las asociaciones regionales continuaba. El 27 de febrero, los caficultores de los cinco departamentos volvieron a pedir la renuncia. Al final, después de seis años al frente de la Federación, Luis Genaro Muñoz renunció.



Expectativas

En opinión de Gaviria Osorno, “es positivo para el gremio cafetero que, para la dignidad de la institución y los campesinos, se den estos cambios y esperemos que elijan una persona buena. La Federación con la presidencia del doctor Genaro no estaba representando a los campesinos de Colombia, y estos estaban pidiendo su renuncia debido a que el manejo de la federación ha sido más bien burocrático”.


Para el presidente del Comité Departamental de Antioquia, de la Federación de Cafeteros, Iván Arango: “Desde hace rato la gente estaba pidiendo esto, así como varios departamentos. El señor gerente imagino que lo consideró pertinente y necesario para que la federación continúe en su rumbo normal. En definitiva creo que su decisión fue positiva porque había gente que no estaba de acuerdo con su gestión y este nuevo escenario puede traer una unión gremial”.