Mundo deportivo

Successful stop for national beach-volleyball
Parada exitosa para el voleiplaya nacional
Autor: Federico Duarte Garcés
4 de Mayo de 2015


En la sexta parada realizada en el municipio de Bello, las delegaciones de Bogotá y Santander se alzaron con el oro en las ramas masculina y femenina respectivamente. Antioquia ocupó el segundo y tercer puesto en esta última.


Foto: Jhon Alexander Chica Yara 

La dupla de Bogotá y Meta disputaron la final masculina de voleiplaya.

"Fuerza Antioquia”, gritaba parte de la tribuna estacionada al frente de la cancha de voleiplaya de la unidad deportiva Tulio Ospina de Bello, donde la dupla antioqueña conformada por Marly Ardila y Érika Grisales disputaba la final de la sexta parada de esta disciplina en el país ante las representantes de Santander, Tatiana Ayala y Yuri Paola Salamanca. 


Era el tercer y último set. Santander había ganado el primero 21-13, y Antioquia había igualado la serie con un 21-12 en el segundo. Ahora, en el del desempate, que le da el triunfo al que alcance los 15 con una diferencia de al menos dos puntos, las santandereanas vencían 14-12, y con un punto más serían las ganadoras. 


“La botó, la botó”, gritaba el público local entusiasta en la grada, debajo de un sol de mediodía, mientras sonaba de fondo la canción “A la la la la long” de Bob Marley. Y efectivamente, en la siguiente jugada el balón picaba en terreno visitante y le otorgaba un punto a la selección anfitriona: 14-13. 


No obstante, acto seguido las visitantes sacaban su propia “berraquera”, en palabras de una de sus integrantes, Yuri Salamanca, y obtenían el definitivo 15-13 que las proclamaba campeonas del campeonato nacional. Esto junto al sacrificio y la toma de decisiones en el momento que era, fueron a su juicio los determinantes para la victoria final. 


“Al final queda la suerte de campeón”, comentó por su parte Giovanni Velásquez, el entrenador de las duplas antioqueñas, quien señaló algunos errores de K1, es decir de recibo en el ataque, sobre todo en el último set. 


Para Érika Grisales este fue el partido más difícil, después de un camino espinoso ante duros rivales como Bogotá y la otra dupla antioqueña, integrada por Melissa Avendaño y Diana Ríos, quienes finalizaron en el tercer puesto. 


“Creo que nos quedó faltando”, manifestó Grisales, quien no ocultó su sin sabor dada la confianza que tenía de salir campeones. Desde su regreso a las canchas en 2013, después de retirarse con motivo de su matrimonio y el nacimiento de sus hijos, que desde entonces la acompañan a toda competencia, Antioquia ha repuntado y se ha mantenido en el podio. 


A la misma dupla santandereana ya la habían enfrentado en otras paradas y juegos universitarios, y nunca habían perdido. Solamente lo habían hecho ante las hermanas Galindo. Precisamente una de ellas, Claudia, tuvo un esguince de rodilla que les impidió competir en este torneo, y de ahí que esta bellanita haya lamentado no haberle regalado la medalla de oro a su municipio, que por primera vez era testigo de sus exitosas presentaciones. 


Meta potencia


En la final masculina, Bogotá con la pareja compuesta por Álex Cuesta y Diego Corredor se alzó con el título después de dos set: 21-15 y un apretado 23-21. Su rival: la delegación del Meta, conformada por David Páez y Henry Castro, que llegaba como el vigente campeón después de derrotar en la última parada a la dupla de Antioquia. 


Y es que desde 2012 este departamento conocido como “el ombligo de Colombia”, por su ubicación geográfica, se ha acostumbrado a apostarle a la juventud como parte de un proceso de formación para los próximos Juegos Nacionales. 


Páez de 19 y su compañero Castro de 22 conformaron la dupla más joven del campeonato. Así mismo, la otra pareja de la misma región, que ocupó el tercer puesto, estaba integrada por muchachos de 19 y 25 años. 


“Lo ideal era clasificar a Juegos, estar bien ranqueada y se cumplió el objetivo”, apunta Páez sobre su delegación que en la actualidad lleva la parada como primera en el ranquin nacional. 



Balance positivo

Al término del campeonato, el presidente de la Liga Antioqueña de voleibol, Franklin Londoño, se mostró complacido porque “todo lo que se hizo en Bello colmó todas las expectativas, frente al escenario, la asistencia, el nivel deportivo” y sentenció que este tipo de eventos generan, además de que haya un nivel superlativo,  que los escenarios “robustezcan toda la componenda del deporte”. De ahí que su balance fuera “positivo”.