Gente

Something different
Algo diferente
Autor: Carmen Vsquez
20 de Abril de 2015


Amparo de Gómez y Martha Cecilia Vélez, en el Belfort.

FOTOS: John Chica

Uno va por la vida dando pasos por un camino que a tramos es suave y a tramos pedregoso, charquitos que saltamos, piedras que quitamos, polvo que nos cubre, sol que nos alumbra y estrellas que nos muestran el camino.


Casi siempre todo igual. Y cuando nos encontramos con algo diferente se abren un poco más los ojos, se exclama felicidad y la dicha llega.


 


Las cosas, cosas son y lo diferente, diferente es.


En esta página dos momentos a cubrir que fueron diferentes. Y mi Dios que nos pone a gozar en un mismo día.


 


La noche de arte del miércoles pasado en la galería-lobby del hotel Belfort. Una retrospectiva de un hombre que nos dice que una cosa es ser pintor y otra muy distinta es ser artista. Un hombre diferente, que en cada una de sus obras cuenta una historia. Y como toda historia tiene un relato distinto, igual él en su obra utiliza diferentes técnicas, varias capas, acrílico, tinta, oleo, fijadores, patinas, él raspa, él suaviza el pincel, él va viviendo una a una cada capa. Una luz perfecta de brillo de sol, sombras, colores profundos. Sus guerreros son símbolos, como símbolos son los detalles que se van descubriendo cuadro a cuadro. Por ejemplo, esas guacamayas con hermosas alas son libertad, pueden volar. Porque él dice que “libre” no es el que tiene alas sino el que puede volar.


Maribel Betancur y Elizabeth Celis, en la noche de arte.


Vino tinto para los invitados y suaves canapés al estilo Belfort.


El nombre del artista es de un cartagenero bautizado como Isaac Arango Saad y con él seguimos el recorrido de la exposición... Una obra de flores que nos llamó la atención, es el recuerdo de su hija que murió a la edad de 21 años. Y más adelante otra obra con el nombre de “Viviré” y es su lucha, su propia lucha que batalla contra el cáncer. Pero él dice viviré.


Isaac Arango Saad es un artista diferente. Vale la pena ver su obra en el hotel Belfort.


 


La misma noche de miércoles, que fue lluviosa y con mucho frío; y otra invitación se sale de las casillas y pinta a la moda, con sombreritos, collar de perlas largo y de una sola vuelta, flecos, silueta en forma recta de talegos y la música es la de ese género musical que nació a finales del siglo XIX en los Estados Unidos y el mismo que en el siglo XX ya era un fenómeno que recorría los lugares de bohemia de todo el mundo: el jazz.


Esta fue una “Fashion Jazz Night” que se inventó una chica que en la moda es diferente, Andrea Mejía, quien comanda ahora el Fashion Group International. Invitación en el hotel Art, perfecto escenario para escuchar entre amigas de la moda al grupo musical “Son Jazz”, que alguien nos contaba esa noche que son chicos muy jóvenes estudiantes de música  que tocan por allí y por allá en el camino musical de la vida.


Una noche diferente con vino tinto para el frío.


 


Si quieren ver cosas lindas y diferentes, no se pierdan de ir a Expoartesano.