Política

The Accusations Committee is in its death throes
Agoniza la Comisión de Acusaciones
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
15 de Abril de 2015


Pese a severos reparos de la oposición, avanzó al sexto debate la reforma de poderes que defiende el Gobierno santista.



El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, celebra con congresistas de la Unidad Nacional la aprobación en quinto debate de la reforma de poderes.

Nacho


La centenaria Comisión de Acusaciones de la Cámara, a la que llaman de “absoluciones” por su histórica inoperancia, comenzó a agonizar y su entierro parece inminente.


Este tema fue el más llamativo del quinto debate a la gubernamental reforma constitucional al Equilibrio de poderes, que pese a los fuertes embates de los partidos de oposición, logró seguir con vida en su paso por la Comisión Primera del Senado la noche del pasado lunes.


De esa forma este acto legislativo seguirá su tránsito a la plenaria senatorial, donde será considerado en sexto debate, de los ocho que necesita para reformar la Carta del 91.


La senadora de la Alianza Verde, Claudia López, comentó que la eliminación en quinta instancia de la Comisión de Acusación fue aprobada porque nunca fue capaz de investigar y juzgar a los altos funcionarios del Estado.


“La estamos acabando porque no funciona, nunca funcionó y no funcionará”.


El fin de esta controvertida célula legislativa se logró con diez votos a favor y seis en contra.


La desaparición de esa Comisión y su reemplazo por una Comisión de Aforados originó intensos reparos por parte de la oposición.


Hubo posiciones encontradas entre la bancada de Gobierno y partidos como el Centro Democrático, el Polo y el Partido Verde. Incluso la bancada uribista se retiró de la sesión.


De aquí en adelante, dijo Claudia López, “el fuero no será un privilegio de impunidad, simplemente consistirá en ser juzgado en derecho por la Corte Suprema sin que intervenga la política y el Congreso”.


La Comisión de Aforados, que reemplaza a la de Acusaciones, estará conformada por magistrados y no por congresistas e investigará en derecho y no políticamente a los magistrados judiciales y al fiscal. Cuando determine que una conducta cometida por ellos es delito, el proceso irá directamente a la Corte Suprema donde serán juzgados en derecho. Cuando sea por razones de indignidad, será el Congreso el encargado de sancionarlo con suspensión o destitución del cargo.


En adelante, y mientras se reforme el reglamento del Congreso, la Comisión de Acusaciones quedará a cargo sólo de los casos que involucren al presidente actual y a los expresidentes.


Los aforados


También durante el duro debate hubo rechazo a que el procurador, el defensor y el contralor u otros altos funcionarios del Estado sean cobijados por un fuero especial.


El Ministerio del Interior explicó que se elimina la Comisión de Acusaciones y se crea una Comisión de Aforados compuesta por cinco magistrados, sólo para nuevos casos.


Dijo que se separa claramente la responsabilidad política de la responsabilidad penal y se simplifican los trámites.


Los trámites que adelante la Comisión de Acusaciones pasarán de manera inmediata a la de Aforados. Y además de investigar a los magistrados de la Corte Suprema, Constitucional, Consejo de Estado y fiscal General, por solicitud del Legislativo también acogerá al procurador, al defensor y al contralor.


Aunque el Gobierno manifestó la inconveniencia de aumentar los aforados debido a que actualmente hay investigaciones en curso en la Fiscalía General de la Nación, con una votación de once contra tres se le dio trámite a este artículo que blinda al procurador y a los otros funcionarios con el mismo fuero judicial del Presidente.


El Gobierno anunció que intentará que la plenaria vote en contra del fuero para el procurador.


“El Gobierno acata esta decisión de las mayorías pero considera inconveniente el aumento del fuero, por ningún motivo puede quedar en la opinión que vamos a entorpecer investigaciones en la Fiscalía”, añadió Juan Fernando Cristo.


Para el senador del Polo, Alexánder López, las decisiones tomadas dejan en el limbo las 1.585 investigaciones que hacen curso en la Comisión de Acusaciones, de las cuales 1.062 son de magistrados de las altas cortes, 175 de fiscales, 301 de los expresidentes Ernesto Samper, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, y 47 de otros funcionarios del Estado.



La oposición uribista

Con el argumento de que las proposiciones y la solicitud de réplica no eran tenidas en cuenta por los directivos de la Comisión Primera del Senado, la bancada del Centro Democrático se retiró de la sesión del lunes de esa célula legislativa.


Para la senadora Paloma Valencia, el desarrollo del estudio y debate del acto legislativo de Equilibrio de poderes dejó al descubierto una acción de la Mesa de Unidad Nacional que desborda los límites del Derecho. “Ahora el presidente  Santos quedó facultado para nombrar a quienes se encargarán de judicializar a los jueces y a los altos magistrados”, dijo.


Para la legisladora, la bancada del Centro Democrático está inmersa en un caso de persecución política, porque el jefe de Estado tendrá la jurisdicción sobre los magistrados de las altas cortes.


En palabras de esta senadora, la discusión y aprobación del acto legislativo de Equilibrio de poderes está dando vida a la creación de un nuevo PRI en Colombia. “Un partido como el de la U, que tiene control sobre todas las esferas públicas y que modifica la Constitución de acuerdo a sus conveniencias políticas”, subrayó.


“Para la bancada del Centro Democrático es claro que se ha edificado la destrucción de la institucionalidad del Estado. Lo que aquí se está definiendo es la clase de democracia y de Congreso que tendremos los colombianos a futuro. Es un hecho grave. Se abre paso un Gobierno como el de Juan Manuel Santos, que sustentará todos los poderes constitucionales, sin reparo destruye al Congreso, amenaza la independencia de los jueces con unos procedimientos que llaman transitorios, mientras logran consolidar el poder político y garantizar la reelección de sus causas políticas”, sentenció la senadora Valencia.


Foto: La bancada uribista en la Comisión Primera del Senado se retiró de la sesión del pasado lunes alegando falta de garantías.