Cultural

A quintet that enjoys the sounds of wind
Un quinteto que disfruta los sonidos del viento
Autor: Felipe Sánchez Hincapié
8 de Abril de 2015


Frederic Sánchez considera que el trabajo en equipo es “la clave” para lograr una buena interpretación musical.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Frederic Sánchez hizo sus estudios en el Conservatorio Profesional de Música de Badalonia y fue alumno del flautista suizo Felix Renggli.

@FelipeSnchez6 


Para mí la música es un juego que puede producir gran gozo”, dice el flautista español Frederic Sánchez, integrante del Quinteto de Maderas de Verbier Festival Orchestra. Aunque requiere sacrificio, él considera que lo más satisfactorio es “salir al escenario y expresarle a la gente lo que se siente sin utilizar palabras”. 


De ahí que recuerde con alegría las clases de flauta que le daba su papá, Federico, “un flautista aficionado que puede tocar los conciertos para flauta de Mozart sin ningún problema”. 


“Mi papá me enseñó a tomarme la música como un juego. Él me tanteaba y hacía sugerencias, pero lo hacía como si estuviera construyendo un castillo conmigo”, agrega el flautista, quien se encuentra en Medellín y hoy ofrecerá junto al quinteto un concierto a las 8:00 p.m. en el Parque Biblioteca de Belén, como parte de Festicámara 2015.  


“Interpretaremos un repertorio muy fresco que incluye obras de Michael Arnold, Jacques Ibert, Wolfgang Amadeus Mozart y Franz Danzi. Es música muy bonita y ligera, y con ella queremos mostrarle al público que las maderas pueden conformar un grupo de alto nivel”, asegura Sánchez, quien a sus 27 años también hace parte de la Orquesta de Cámara de Verbier Festival, un certamen que se realiza en Suiza cada verano desde 1994. 


Sánchez destaca “el nivel alto” de los músicos de Medellín. En la foto aparece con Alejandra Marín, estudiante de la Academia Filarmónica de Medellín. 


Aparte de ultimar los detalles del concierto, el flautista comparte sus conocimientos a los estudiantes de la Red de Escuelas de Música y la Academia Filarmónica de Medellín, quienes no dejan de tocar sus instrumentos en los pasillos y salones de la Casa de la Música. 


Una de ellas es Alejandra Marín, quien toca la flauta traversa siguiendo las instrucciones de Sánchez. “Aunque hemos ensayado en poco tiempo, él me ha dado muchos elementos, como por ejemplo, dejar de pensar que el instrumento es el que suena, sino que nosotros nos expresamos a través del instrumento”, dice Alejandra, estudiante de la Academia Filarmónica desde hace ocho meses. 


“Antes de tocar, hay que cantar y la flauta es una extensión de lo que cantamos. Él -Frederic- me ha enseñado precisiones técnicas, pero también a pensar como cantante porque solamente se toca lo que se puede cantar”, concluye.