Economía

Bittersweet week for the meat sector
Semana agridulce para el sector cárnico
Autor: Lina María Mejía Zea
30 de Marzo de 2015


Semana Santa es una época que además de ser una celebración religiosa, implica el movimiento de varios sectores económicos, entre los que se destaca la industria cárnica, que genera pérdidas para algunos y ganancias para otros.


Foto: Giuseppe Restrepo 

La vigilia es un ritual católico religioso que hace que los creyentes dejen de consumir carnes rojas para ingerir productos de mar. 

La Semana Mayor es una época agria para unos y dulce para otros, pues las ventas de carnes rojas tienen una disminución del 40%, mientras que el sector pesquero incrementa sus ingresos en la misma cifra. 


Con esta situación algunas comercializadoras de carnes rojas optan por disminuir sus pedidos en ese alimento y ampliar sus inventarios con algunos productos como el pollo, que también tiene un leve incremento en la demanda durante esta época del año.


Es lo que indicó Andrés Felipe Trujillo, gerente administrativo de la comercializadora de carnes AP3, quien además señaló que definitivamente esta es una de las semanas más malas del año para la venta de carne de cerdo y sobre todo de res. “Estamos hablando de hasta un 40% de disminución en ventas donde uno siente que básicamente el impacto es puntualmente durante la Semana Santa y no sobre el tiempo anterior”, apuntó. 


En contraste, el sector pesquero definitivamente tiene una de las mejores semanas del año, para la cual la industria se prepara con algunos meses de anticipación. “Se van haciendo los contactos, se va trayendo la mercancía. Vamos a tener surtido de todos los pescados de mar, de río y también los importados, entonces tenemos variedad”, apuntó María Romero, gerente de la comercializadora de pescados Mar y Campo. 


Ventas en las centrales de abasto


En la Plaza Minorista la situación es exactamente la misma, pero a la que se le suma la poca circulación de personas durante la semana que comienza, lo que hace que definitivamente no sea una buena época para las carnicerías del lugar. 


“La ciudad está muy sola, entonces el nivel de rotación de personas en la plaza no es tan interesante como en otros fines de semana, entonces aparte de mayor consumo de pescado, las personas también aprovechan la Semana Santa para ir a pasear y eso influye en la disminución de ventas en la carne”, explicó Andrés Sánchez, director de mercadeo de la Plaza Minorista.


Por otra parte, debido a la alta demanda que presentan los productos de mar en esta semana, se espera un incremento en sus precios. “Digamos que en temporada normal una libra de tilapia cuesta más o menos unos $4.000 y en esta temporada llegan a $4.800”, señaló Andrés Sánchez, quien además indicó que en cuanto a las carnes rojas, los precios se mantienen estables.



Los precios

Danny Alberto Mariaca Rivera, vocero oficial de la Central Mayorista de Antioquia, indicó que los precios  que se han presentado durante los últimos días en el kilo de carne de cerdo está en un promedio de $14.400 y la de res a $13.600 y se presentan estables. Por su parte, uno de los pescados que más se venden en la central de abastos es la tilapia que tiene un costo de $9.000 la libra. Los precios de otros pescados como merluza, que están también en $9.000 y el bocachico a $7.000, mientras que el róbalo importado ronda los $17.500 el kilo. No obstante, Mariaca Rivera indicó que, aunque ha sido un comportamiento estable, se podría esperar que aumenten los precios del pescado en esta semana.


Por su parte, María Romero, gerente de una comercializadora de pescados, señaló que las zonas del país en donde más pescado se vende por esta época son Boyacá y Cundinamarca, que son algunos de los departamentos más católicos de Colombia.  Además, el pescado que más se vende es el bagre seco rayado del Amazonas y el chicharro. “Son dos pescados que se secan con anterioridad, se salan y este pescado se vende como pan caliente”, apuntó Romero, quien además indicó que el precio ronda por los $19.000 el kilo.