Economía

ISAGEN’s assembly, between two protests
Asamblea de Isagén entre dos plantones
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
26 de Marzo de 2015


Las inconformidades de los accionistas minoritarios de Isagén y de sus empleados hicieron que ayer, durante la Asamblea de la compañía, se manifestara de diferentes maneras la solicitud al Gobierno Nacional de no vender sus acciones de la empresa.


"Isagén es de todos los colombianos y nació en Antioquia, que no se venda”, fue la solicitud de una de las accionistas minoritarias de la compañía que ayer entregaba a la Asamblea los resultados del 2014.


A esta solicitud se agregaron muchos de los accionistas minoritarios, a excepción de EPM, quienes justificaron que Isagén constituye una gran riqueza para el país que no debe ser enajenada. “Queremos que la Junta Directiva que acabamos de elegir preste oídos a nuestra intención de que no se venda Isagén”, era otra de las súplicas de un accionista.


Pero como nada podía hacer la Asamblea frente a la intención del Gobierno Nacional como tenedor de acciones en su derecho de venderlas cuando prefiera como cualquier otro accionista, algunos solicitaron que la enajenación de esas acciones se haga en el mercado público y permita que ciudadanos u organizaciones como el colectivo Dueños de Isagén, constituido por 400 empleados, extrabajadores y pensionados de la generadora, puedan comprarlas.


“Seguimos pensando que tenemos el derecho de hacernos a la compañía”, explicó Rodrigo Toro, mandatario de Dueños de Isagén.


Isagén tiene su sede principal en Medellín y es la segunda generadora de energía del país.

Cortesía Isagén


Y es que después de un año de grandes resultados para la segunda generadora de energía del país, que entregó hace pocos meses en operación la Central Hidroeléctrica Sogamoso que genera el 8% de la energía del país y que tuvo utilidades por $483.583 millones en 2014, es considerada por sus accionistas un activo “muy valioso”.


Y mientras los dueños de la compañía debatían acerca del futuro de Isagén -que no estaba en sus manos-, afuera de Plaza Mayor de Medellín donde transcurría la Asamblea, un plantón promovido por el sindicato, por organizaciones civiles y políticas pedían no privatizar la compañía.


Óscar Vallejo, presidente de Sintraisagén, indicó que hay más de cinco acciones jurídicas sin resolverse y sin embargo el Gobierno Nacional continuó con la precalificación de posibles compradores de sus acciones.


“¿En qué va a convertirse Isagén? ¿de verdad creen que vender Isagén es sustituir un activo por otro? El dinero de la venta de Isagén solamente va a beneficiar a los inversionistas privados que van a construir carreteras con créditos blandos”, aseguró Vallejo.


Según el sindicato, Colombia va a perder a la compañía que le garantiza la regulación del mercado energético. De paso le solicitaron al alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, no pasar proyecto alguno solicitando la venta de las acciones correspondientes a EPM  que son el 13,14% del total. 


Por su parte, Carolina Soto Posada, viceministra del Ministerio de Hacienda, tomó la palabra en la Asamblea para decir que “Isagén no se va a ir, la generación y los recursos naturales de la compañía se van a quedar en Colombia, aunque el Gobierno decida vender sus acciones”, y advirtió que el Ministerio cumple cabalmente la ley de enajenación de empresas del Estado.




Los resultados

El 2014 fue un año en que las bajas hidrologías retaron a Isagén para que desde su gestión comercial diera cumplimiento a los compromisos adquiridos con sus clientes, para lo que fue necesario mantener altos niveles de  disponibilidad en todas sus centrales.


En ese periodo obtuvo ingresos operacionales por $2,3 billones superiores en 16% a los alcanzados en 2013, la utilidad operacional se incrementó en un 7% y la utilidad neta lo hizo en 1%, ubicándose en $436.583 millones.


En 2014 acumuló una generación de 10.609 GWh, 3% más que en 2013 y abasteció al 16,49% de la demanda total nacional, aumento explicado por una mayor generación térmica superior en 27%, la operación del año completo de la central Amoyá y el aporte de la entrada en operación de Hidrosogamoso en el último mes.


La Asamblea de Accionistas votó positivo a la proposición de la empresa para el pago de dividendos, en la que contemplaba distribuir como utilidades en efectivo un total de $481.315 millones así: un dividendo ordinario de $81,40 por acción, un 10% más que en 2013, y un dividendo extraordinario de $95,16 por acción como consecuencia de la liberación de reservas, para un total de $176,56 pagaderos el 15 de abril de 2015.




Las inversiones del 2015

Luis Fernando Rico, presidente de Isagén, indicó que la compañía presupuestó una inversión de $700.000 millones en 2015, la mitad de estos recursos irán para terminar las obras y las actividades ambientales en Hidrosogamoso, cerca de $80.000 millones serán invertidos en modernización tecnológica y el resto quedará a la espera de nuevas oportunidades de inversión.


Cuatro son los proyectos principales que tiene en ejecución Isagén y que están en su mayoría pendientes de licenciamientos ambientales. Hidroeléctricos son Cañafisto, en Antioquia, que generará 936 MW, y Piedra del Sol, en Santander con 153 MW; geotérmico, el Macizo Volcánico del Ruiz, en Caldas para 50 MW; y eólico, el Parque Eólico La Guajira, con 20 MW.