Columnistas

Triunfa el derecho de los ciegos
Autor: Juan Manuel Galán
19 de Marzo de 2015


Ahora, contamos con una ley para ver. La Corte Constitucional acaba de emitir uno de los fallos más importantes para las personas ciegas y con baja visión.

Ahora, contamos con una ley para ver. La Corte Constitucional acaba de emitir uno de los fallos más importantes para las personas ciegas y con baja visión, al declarar conforme a derecho, la Ley 1680 de 2013 por medio de la cual se les garantiza acceso a la información, a las comunicaciones, al conocimiento, a internet y a otras aplicaciones de tecnología.


Esta fue una iniciativa que lideramos en el Congreso de la República luego de llevar a cabo un proceso amplio y participativo de construcción de la ley, de la mano de organizaciones de la sociedad civil, personas ciegas y con baja visión, y de diversos colectivos, comprometidos con la urgencia de romper las barreras de acceso al conocimiento. Aunque la ley fue sancionada el año pasado, solo hasta el mes de enero de 2015 la Corte Constitucional resolvió las demandas interpuestas para declarar la constitucionalidad de la ley. Se trata de un fallo relevante para las personas ciegas y con baja visión, a través del cual, la Corte Constitucional declaró que en Colombia el derecho a la información y el acceso al conocimiento de las personas con discapacidad visual, prevalece sobre los derechos económicos y patrimoniales de los grupos empresariales.


Gracias a esta ley, alrededor de 130.000 personas con discapacidad visual han realizado descargas gratuitas de aplicaciones que les permiten acceso a la información y 60 de ellos han sido vinculados laboralmente. El gran avance, es que ahora las personas invidentes podrán adquirir un software lector de pantalla como herramienta de acceso al conocimiento. También estarán exentas del pago de derechos de autor por la reproducción de obras científicas y literarias en sistemas especiales para ellas, y serán protagonistas en la formulación y seguimiento de políticas públicas relacionadas con las tecnologías de la información y con su condición.


El valor del acceso al conocimiento y a la información, radica en ser pieza clave para las democracias del siglo XXI y para el ejercicio de ciudadanías responsables. Como ya lo ha dicho el profesor Dean Lermen: “sin información, las personas ciegas no tienen educación, sin educación, no tienen empleo, no son competitivos, y sin eso, no es posible el ejercicio responsable de su ciudadanía, ni el logro de la garantía de sus derechos”.