Columnistas

La Personer韆 al servicio de Medell韓
Autor: Iv醤 Guzm醤 L髉ez
17 de Marzo de 2015


Sin duda, La Personer韆 de Medell韓, en cabeza del doctor Rodrigo de J. Ardila Vargas, ofrece ejemplo de lo que es un organismo comprometido con la ciudad y, en especial, con sus ciudadanos.

Sin duda, La Personería de Medellín, en cabeza del doctor Rodrigo de J. Ardila Vargas, ofrece ejemplo de lo que es un organismo comprometido con la ciudad y, en especial, con sus ciudadanos. Para muestra, su bien  elaborado informe sobre la situación de derechos humanos en la ciudad de Medellín-2014, que acaba de aparecer, profusamente difundido en formatos impreso y electrónico.   


Sin duda, es un documento realista, elaborado por un magnífico equipo de profesionales y que ofrece una radiografía de lo que ocurre en la ciudad en materia de derechos humanos y que, a no dudarlo, se convierte en material de estudio obligado para las autoridades de la ciudad (el alcalde y su largo séquito de vicealcaldes), concejales (algunos no saben en cuál ciudad viven), al igual que para todos los ciudadanos y ciudadanas de Medellín. 


El Informe abre con un paquete de interrogantes formulados por Julián Orlando Rendón Toro, Coordinador de investigación de la oficina Permanente para los Derechos humanos, que espera respuestas concretas de las autoridades locales -y aún nacionales-,  y que surgen de los hallazgos encontrados en el trabajo juicioso a que nos tiene acostumbrados la Personería de Medellín: “¿Cómo construir la paz en una ciudad donde gobierna la violencia generalizada hacia todo tipo de población sin distinción de género, de edad ni de raza? ¿Cómo construir la paz en un Estado de derecho en donde los grupos armados ilegales han ocupado y controlado gran parte de territorio de la ciudad?  ¿Cómo construir la paz y, de paso, educar a una ciudadanía naturalizada hacia la violencia? ¿Dónde está el respeto a las garantías y postulados de protección del derecho a la vida, si en Medellín sucedieron 18 homicidios de personas que de manera anticipada denunciaron amenazas? ¿Dónde está el cumplimiento de las garantías fundamentales de protección a todas las personas?


Metodológicamente, el extenso y bien logrado informe, presenta datos cualitativos y cuantitativos con relación a cada derecho desarrollado y da cuenta del seguimiento y evaluación a las políticas públicas y al sistema de derechos humanos en la Ciudad, en tres ejes fundamentales, como son: “los derechos civiles y políticos; el eje de derechos económicos, sociales, ambientales y culturales; y el eje de los derechos humanos de la población vulnerable donde se evidencia la situación de las víctimas, fruto del conflicto que deviene en desplazamiento forzado intraurbano e intermunicipal”.


En general, el informe es un seguimiento cuidadoso de políticas públicas de la Administración municipal en su plan de desarrollo 2012-2015; además, pretende visibilizar, a través de sus hallazgos, que “la ciudad de Medellín, a pesar de tener grandes avances en materia de seguridad y garantías de derechos, no logra satisfacer las exigencias de sus habitantes”. Entre los hallazgos más nocivos y urgentes de atacar, encontramos que: “Los homicidios y los reportes de personas desaparecidas superan los seiscientos cincuenta y tres (653), y seiscientos cuarenta y cuatro (644) casos, respectivamente; las amenazas en contra de la vida y de la integridad personal se cuentan por cientos, y las movilizaciones, protestas y plantones para exigir derechos como la educación, la salud y el empleo digno son el pan de cada día en la ciudad”;  “Los grupos armados ilegales advierten que son los artífices de la reducción de los homicidios en la ciudad luego de la firma del “pacto del fusil” al que se llegó en julio de 2013 en el que pactaron no utilizar armas de largo alcance, distribuirse territorios y rentas ilegales, entre otros (Análisis Urbano, 2014)”; Entre los jóvenes, de 18 a 35 años, en Medellín, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF) reporta 115 casos de suicidio, 20 % de los cuales ocurrió en las comunas 14-Poblado y 10-Candelaria; “El Plan Integral de Seguridad y Convivencia (PISC), en el que priorizaron atacar nueve puntos críticos en torno a los “persistentes niveles de violencia e inseguridad ciudadana en el municipio de Medellín”, presenta como uno de sus mayores logros la reducción de los homicidios en la ciudad; sin embargo, la Encuesta Nacional de Seguridad y Convivencia 2013 concluyó que la percepción de inseguridad es tres veces mayor que el índice de victimización”.


Es imposible, en esta columna, ofrecer un estudio pormenorizado de los elementos valiosos que ofrece la personería en este informe, pero sí es pertinente y necesario, sugerir nuevamente que las autoridades y la comunidad en general se apersonen de este magnífico trabajo, y hagan de él, un valioso instrumento de trabajo, construcción de ciudadanía, democracia y paz. 


Puntada final: lamentamos la partida de dos gigantes antioqueños en los campos del arte y la empresa; hablamos del gran Nicanor Restrepo Santamaría y del maestro Ramón Vásquez. ¡Qué antioqueños raizales, hemos perdido!