Mundo deportivo

“Medellín, an ideal venue”
“Medellín, una sede ideal”
Autor: Jonny Andrés Sampedro
28 de Febrero de 2015


La Federación Internacional de Baloncesto (Fiba) confirmó que las eliminatorias suramericanas al Mundial del 2019 no se disputarán con sede fija, sino con partidos de ida y vuelta.


Foto: Archivo El Mundo 

Los medellinenses, con su coliseo Iván de Bedout, esperan ser sede de las próximas eliminatorias, las cuales tendrían una primera fase con grupos de a cuatro equipos, de los cuales avanzarían dos a una especie de semifinal y luego a la final. Los dos primeros equipos obtendrían tiquete directo y el tercero jugaría un repechaje.

El coliseo Iván de Bedout, como dicen las abuelas, “es una uvita”. Las bondades del máximo escenario del baloncesto antioqueño las rescatan lugareños y foráneos, quienes admiran constantemente la infraestructura y comodidad de este escenario.


Bien lo dijo en su momento la señora Alicia Vargas (q.e.p.d), directora de los Juegos Sudamericanos 2010: “Medellín tendrá un escenario para la práctica del baloncesto de primera categoría y será para muchos años”.


Pues bien, parece que no se ha equivocado y basado en todo lo que brinda este inmueble deportivo y en la decisión de la Fiba de jugar las eliminatorias suramericanas al mundial 2019, con juegos de ida y vuelta, el “Templo del Básquet Antioqueño”, aparece como una sede ideal y así lo están haciendo saber varios dirigentes deportivos.


“Estuvimos reunidos con Horacio Muratore, presidente de Fiba en el ámbito mundial, hace pocos días en la oficina de Andrés Botero, director de Cooldeportes, y él nos confirmó lo del cambio de las eliminatorias, lo cual nos genera ilusión de poder cobijar a la Selección en la ciudad de Medellín”, dice Mauricio Parodi, asesor de Cooldeportes.


Parodi, cuenta además, que: “Existe la posibilidad que varias ciudades sean sede, pero lo hablado hasta ahora con la gente de la federación para que sea una sola, por lo tanto, “haremos los mayores esfuerzos, con las autoridades pertinentes, para que sea Medellín”, agrega.


Las razones que hacen del Iván de Bedout y la “Bella Villa” una sede propicia son varias y los entrevistados para esta nota concuerdan en ello, como dice Hernán Darío Giraldo, técnico de Academia de la Montaña: “Todos queremos esta sede y creemos que por la afición, el escenario y la ciudad tan linda que tenemos podemos lograrlo”.


Rodrigo Arango, directivo del baloncesto antioqueño, profundiza un poco más y señala: “El coliseo Iván de Bedout es, sin lugar a dudas, el más lindo y completo de Colombia. Cuenta con un aforo de seis mil personas que puede convertirse en ocho mil, un buen maderamen, tableros, camerinos y una afición que responde como fue en los Juegos Suramericanos, además, la ciudad tiene una amplia capacidad hotelera y contamos en Medellín con un instituto de deportes capaz de gestionar cualquier inconveniente que se presente, algo que hace del Inder un ejemplo en el ámbito nacional”.


A propósito del Inder, este diario consultó dicha propuesta con David Mora, pero el director de esta entidad quiso ser paciente y esperar que la idea esté más madura y concreta para dar un pronunciamiento oficial, sin embargo, dejó ver que este tipo de iniciativas le interesan a la ciudad.


La competencia


Con algunos escenarios escasos de mantenimiento, otros sin los reglamentarios tableros electrónicos y de escaso aforo, las opciones de sede para la selección serían pocas y entre ellas cabe mencionar al Álvaro Sánchez Silva (Neiva), que en el 2010 fue sede del Campeonato Suramericano de Mayores Masculino; El Salitre (Bogotá), que recibió la visita el año anterior del Real Madrid; el Evangelista Mora (Cali) y el Toto Hernández (Cúcuta). 


“Para mí, el Iván de Bedout tiene un estado muy superior a los demás escenarios en Colombia. Casi ninguna otra ciudad cuenta con un coliseo como este, tal vez Cali, pero la cuestión es que debemos mejorar muchas cosas, para que no nos vaya a pasar un chasco”, señala Carlos Martá, presidente de la División Profesional de Baloncesto.


Como está claro, las observaciones que Martá hace no son respecto a las instalaciones, sino en lo deportivo y esto dice al respecto.


“Debemos mejorar nuestro nivel deportivo, estamos demasiado atrasados y prueba de ello es que hace 50 años no le ganamos a Uruguay. Eso es insólito. Hay que mejorar notablemente y pues muy bueno es tener la sede de las eliminatorias, pero hay que mejorar el producto, algo que le interesa mucho a la Fiba, que pretende televisar estos eventos y mostrar un buen espectáculo. Pero qué interés va a tener un aficionado o la misma Fiba, cuando ve que entre Colombia y Brasil o Colombia y Argentina hay entre 40 y 50 puntos de diferencia”.


El directivo bogotano sugiere hacer un cambio drástico en los procesos del baloncesto colombiano y volver a trabajar muy fuerte con la base, pues la intención es tener a mediano plazo mejores condiciones y que las ciudades que sean sedes en un futuro puedan disfrutar mejor de este tipo de eventos.


Una de las soluciones a esta problemática la tiene Mauricio Parodi y es: “Reclutar a los basquetbolistas que tenemos en las universidades estadounidenses (cerca de 40), como Tony Trocha y Hanner Mosquera, quienes seguramente llegarán a la NBA. Con ellos podemos iniciar esta eliminatoria, que empezaría a mediados del 2016 y a la que podría sumarse un hombre de experiencia como Juan Diego Tello. Obviamente somos conscientes que a nuestro baloncesto le falta bastante nivel para competir internacionalmente, pero yo veo esto viable y creo que Medellín puede disfrutar de un certamen de estos”.



Experiencia similar

Cabe recordar que varias ciudades de nuestro país ya tuvieron la oportunidad de internacionalizarse por medio de este deporte, fue en el año 1982, cuando se realizó en Colombia el Campeonato Mundial de Baloncesto en la categoría mayores masculino, al cual asistieron delegaciones de doce países, entres ellas la Unión Soviética y Estados Unidos, campeón y subcampeón, respectivamente.


Las sedes de este certamen, en el que Colombia ocupó el séptimo lugar, fueron: Medellín, Cali, Bucaramanga, Cúcuta y Bogotá.