Economía

New currency exchange system gives Venezuelans an opening
Nuevo sistema cambiario da apertura a venezolanos
12 de Febrero de 2015


Este mecanismo modifica el control que desde febrero de 2003 rige en Venezuela y que dejaba en manos del Estado el monopolio en la compraventa de divisas.


Foto: EFE 

Un hombre habla por teléfono mientras camina frente a afiches de billetes venezolanos en la sede del Banco Central de Venezuela (BCV), donde se anunció la creación de un sistema cambiario con tres modalidades. 

El nuevo sistema cambiario venezolano decretado ayer mantendrá tres tasas diferentes para la compra de divisas en el país, pero introduce un cambio significativo: se podrán adquirir dólares de forma “abierta y libre” en el tercero de estos mecanismos a un precio que vendrá marcado por el mismo mercado.


Junto a este nuevo Sistema Marginal de Divisas (Simadi), del que no se informó de su precio de inicio, se fusionan el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) I y II, que comenzará a vender con la tasa última más baja del I de alrededor de doce bolívares y se mantiene la más baja de 6,3 bolívares por dólar para el sector de alimentos y salud.


El vicepresidente para el Área Económica, Rodolfo Marco Torres, indicó, en una rueda de prensa en el Banco Central de Venezuela (BCV), que este tercer sistema “abierto y libre” funcionará a través de entidades bancarias, casas de cambio y operadores de valores autorizados y se crearán 3.792 puntos de atención en el país.


“Es muy positivo porque va a permitir libremente a las personas que quieran acceder a las divisas, donde los demandantes y los oferentes se puedan cruzar entre sí”, afirmó Marco Torres, quien precisó que la compraventa de divisas podrá efectuarse en efectivo o a través de transferencias bancarias, en un acto en el que estuvo acompañado del presidente del BCV, Nelson Merentes.


Además, en este nuevo mecanismo se podrán comprar hasta US$300 al día, límite que no existirá si lo que se desea es vender la moneda estadounidense.


El vicepresidente recalcó que será el mismo mercado el que fije la tasa de cambio, aunque se mantendrá un control sobre “el origen de los fondos” que se ofrezcan.


Contra el mercado paralelo, el presidente de la Asociación Nacional de Operadores de Valores de Venezuela, Ricardo Montilla, afirmó -tras conocer las nuevas medidas- que prevé la desaparición del mercado de divisas paralelo y una baja en el precio de la tasa actual.


Sobre el segundo de los sistemas, que unificará el Sicad I y II, Marco Torres aseguró que “cubrirá el 30 %” de las “necesidades del país”.


Esta segunda tasa marcará también el precio al que los venezolanos podrán acceder al máximo de US$3.000  anuales de que disponen para sus viajes al exterior.


La tasa más baja de 6,3 bolívares estará destinada sólo a los sectores de alimentación y salud y se encargará del 70 % restante “de las necesidades de la economía del país”, según el también ministro de Economía.


“Vamos a incentivar la sustitución de importaciones y la asignación de divisas con esta modalidad será para aquellos sectores productivos comprometidos con el país”, dijo Marco Torres al respecto.



Voces de oposición

Las esperadas medidas, anunciadas por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el pasado 22 de enero, aunque no especificadas, fueron recibidas con escepticismo por opositores y economistas críticos con el Gobierno. El dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles, aseguró que las medidas son “un juego de palabras” y que a los venezolanos “el Gobierno le metió por el pecho otra devaluación”. “Ellos dicen que el dólar a 6,30 bolívares se mantendrá para la comida y medicinas, ¿cuál?, si no hay, usted va a una farmacia y ni Acetaminofén para el dolor de cabeza se consigue. Pura mentira”, añadió. El economista Luis Vicente León a través de su cuenta en la red social Twitter consideró “claramente inadecuado” mantener la “mayor parte” de las asignaciones de dólares a la tasa más baja de 6,3 bolívares y calificó de “decepcionante” la tasa inicial para la puja del nuevo Sicad.