Mundo deportivo

From “domestique” to champion leader
De gregario a líder campeón
Autor: Javier Ramirez
10 de Febrero de 2015


El nuevo campeón nacional de Ruta encabezará el equipo del Orgullo Antioqueño en la IV Clásica Nacional Héroes de la Patria, que se corre desde mañana hasta el sábado en territorio antioqueño.



Robinson Chalapud ve con optimismo los retos que el Orgullo tiene para este año: la Vuelta a Colombia y el Clásico RCN.

Cortesía Orgullo Antioqueño

En la altitud de Ipiales, allá en la frontera con Ecuador, Robinson Chalapud desarrolló y pulió su talento. El talento y el gusto por la bicicleta que heredó de su padre, un ciclista de bajo perfil que en su mejor momento alcanzó a figurar como subcampeón nacional, logró que a través de las fotos y los recuerdos de anécdotas sirvió de ejemplo y motivación para el segundo de sus tres hijos.


Es que Ipiales está a 2.898 msnm, y esa altitud obliga a desarrollar cierta capacidad y ciertas habilidades en la práctica deportiva, que fue lo que sucedió con el hoy campeón nacional de Ruta Élite.


“Yo empecé a montar a los 8 años en una bicicleta de bicicross y desde ese momento me encariñé con el ciclismo. No lo hacía competitivo, pero cada vez me gustaba más”, cuenta Robinson.


Tanto creció ese amor por la “bici”, que ni la trágica muerte de su padre, José Eduardo Chalapud, víctima de un hecho violento, lo apartó de ese camino pese a que las ilusiones de la familia quedaron a la deriva.


“Fue un momento muy difícil. Cambió mucho la vida para nosotros porque mi mamá (Nancy Gómez) quedó con los tres hijos pequeños, John Jairo, mi hermano mayor y Yuly, mi hermana menor. Yo era el del medio y tenía en ese entonces 10 años. Pero así seguimos la vida”.


Como dice una de sus canciones favoritas, interpretada en diferentes géneros musicales pero que a él le gusta en la versión del folclor vallenato: “los caminos de la vida no son como yo pensaba, no son como yo creía, los caminos de la vida son muy difícil de andarlos, difícil de caminarlos...”


“Entonces a los 14 años me cambié, empecé a montar en bicicleta de carreras, llegué a la Liga de Nariño y después de que me gané la Vuelta al Futuro (carrera reservada para los prejuveniles -16 años-) sentí que estaba en lo mío, que tenía madera para continuar una carrera deportiva con buenas expectativas”, relata el nuevo integrante del Orgullo Antioqueño, que en su debut se apuntó el domingo la prueba de fondo del Campeonato Nacional, una competencia de lujo que contó con un ramillete de estrellas del circuito Pro Tour.


“Después llegó la Vuelta al Porvenir y de ahí en adelante ingresé a equipos competitivos. Primero fue Chocolate Sol, en Boyacá”, donde siente que completó su formación deportiva. Vivió once años en Tunja, aprendió del coraje boyacense y conoció a su esposa Andrea.


Eso sí, no faltó el tropiezo. “Fue en 2005, el año más difícil que he tenido. Me quedé sin equipo y no había cómo seguir. Monté un taller de bicicletas y con eso me defendía porque ya tenía una responsabilidad, mi hijo venía en camino. Entonces pensé en dejarlo todo, en retirarme, pero por dentro sabía que no podía hacer eso, y no me alejé de los entrenamientos”.


“Yo pensaba que la vida era distinta, cuando estaba pequeñito yo creía que las cosas eran fácil como ayer...”, la otra frase de su canción favorita que, inconscientemente, lo hacía meditar, pero nunca renunciar porque guardaba aquel valor propio del ciclista, del que sabe sufrir sin llorar ni claudicar, del que sabe que el camino difícil y la meta lejana implican sufrimiento y al final felicidad.


Y así llegó al Colombia es Pasión (2007 a 2011), luego el Team Colombia (2012 a 2014) y ahora al Orgullo.


“Todas han sido vivencias muy positivas. Con el Colombia es Pasión fue el comienzo, lleno de ilusiones. Con el Team Colombia la experiencia de correr en Europa, de aprender y competir ante el pelotón mundial, y aquí con el Orgullo es aprovechar toda esa experiencia”.


Como lo hizo el domingo en Llanogrande, después de los durísimos 188 km que tuvo que recorrer y sortear para levantar los brazos sobre la línea de llegada, por delante de estrellas como Rigoberto Urán, Daniel Jaramillo, y el nutrido lote que llegó a meta a disputar el título.


“Indescriptible. Fue muy grande la alegría, pensé en mi hijo (Víctor Hugo) y en mi esposa (Andrea). Ellos son mi motivación. Sentí que por fin podía darles esa gran alegría, después de pasar tantos años de gregario, de trabajar para otros compañeros. Fue una victoria de equipo en la que los compañeros y el técnico me hicieron sentir líder, el líder que siempre soñé”.



El Orgullo, con dos equipos

La Clásica Nacional Héroes de la Patria, que se disputará desde mañana, tendrá la participación de dos equipos del Orgullo Antioqueño:


Nómina del Orgullo (primer equipo): Mauricio Ortega, Robinson Chalapud, Óscar Sánchez, Rafael Montiel, Juan David Montoya, Cristian Montoya, Mauricio Ardila y Walter Vargas, bajo la dirección técnica de Gabriel Jaime Vélez.


Nómina del Indeportes Antioquia-Lotería de Medellín: Cristian Peña, Jairo Salas, Juan Sebastián Tamayo, Óscar Quirós, Hernán Darío Botero y Wilson Cardona, con la orientación técnica de Hernán Darío Muñoz.