Economía

Flower exports in Colombia bloom
Florece la exportación de flores en Colombia
Autor: Duván Vásquez
29 de Enero de 2015


A pesar del buen momento, hay cierta incertidumbre sobre qué pueda pasar con una sobreoferta de estos productos, debido al plan ecuatoriano de aumentar su despacho al mercado norteamericano para saldar la baja en la demanda rusa.


El actual precio del dólar ha florecido para los floricultores colombianos, quienes ahora reciben una mesada del 23 % más alta por cada caja de flores exportada, a diferencia de meses anteriores cuando vivían una revaluación sostenida que no dejaba sino pérdidas.


Entonces, hay mayor motivación para producir y vender al exterior. Por eso se enviarán más de 500 millones de tallos en las próximas dos semanas a Estados Unidos, para aprovechar la alta demanda del Día de San Valentín el próximo 14 de febrero.


Antioquia tiene una participación de más del 17 % del comercio exterior de ese producto tradicional. En ese porcentaje también influye el ejercicio de Vegaflor, una productora y comercializadora de flores que desde hace 30 años exporta desde Llanogrande (Rionegro) a varios países como Inglaterra, Canadá, Chile y principalmente a Estados Unidos.


De acuerdo con el presidente de la compañía floricultora, Miguel Antonio Vásquez, en estos momentos se vive un buen momento para los productores, después de unos años en los que sus ventas no llenaban los costos de producción. En cambio, ahora recibirán más pesos por la caja, debido a que cada una, que contiene 300 tallos, se exporta a US$45. Lo que significa que en este momento con un dólar, en promedio, a $2.350 ganará $105.750 a diferencia de antes cuando sólo obtenía $85.500.


Así las cosas, esta temporada de San Valentín es muy importante para empresas como Vegaflor porque, a pesar de que en esa fecha es mayormente apetecida la rosa, sus pompones (crisantemos) son los acompañantes ideales para los ramos.


“A nosotros se nos incrementa por ahí en un 50 % las exportaciones en estas próximas semanas a Estados Unidos. Es una fiesta importante para nosotros”, afirmó Vásquez.


En todo caso, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri, aseguró que la celebración de San Valentín, a pesar de ser una fecha estadounidense, es la mayor vitrina comercial de los floricultores del país, sobre todo por una tasa de cambio favorable para las exportaciones y cuyas producciones no fueron afectadas por el cambio climático.


“Había preocupación de que el fenómeno de El Niño afectara este sector de la agricultura, especialmente en la Sabana de Bogotá, en donde las heladas podrían impactar los cultivos. Hicimos las recomendaciones pertinentes para que se realizaran actividades, evitando así que las bajas temperaturas de la mañana afectaran el producto”, explicó el alto funcionario. 


Participación antioqueña


San Valentín representa para los floricultores antioqueños el segundo ciclo de importancia para los floricultores. De hecho, según las cifras de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores) en Antioquia, esta fecha representa el 10 % de las exportaciones anuales.


Tradicionalmente, el departamento vende al exterior alrededor de 150.000 cajas de crisantemos en un mes, con unos 350.000 tallos, que para el pico de San Valentín aumentan a 650.000.


Entonces las regiones que más aprovechan esta temporada son las del Oriente antioqueño como el Valle de San Nicolás, Rionegro, Marinilla, El Carmen de Viboral, La Ceja y La Unión.


Generación de empleo


San Valentín no sólo le cae muy bien a los intereses de los empresarios sino también para los trabajadores colombianos. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, la floricultura genera 120.000 empleos directos y 600.000 indirectos.


Así las cosas, los incrementos de puestos temporales de trabajo son evidentes por esta fecha. Por ejemplo, en la exportadora de flores Vegaflor, así como otras más, contratan más del 11 % de personal para poder abastecer la demanda de su producto.


En todo caso, los floricultores tienen sus días de bonanza, porque no sólo han esperado con ansias esta fecha de enamorados en Estados Unidos sino que ya se preparan para la celebración del Día de la Madre, que representa el 15 % de las ventas de flores en el año. 




Obstáculos

Ante la constante devaluación que vive la moneda rusa -el rublo, que se ha desplomado hasta un 50 %- los exportadores de flores ecuatorianos llevarían sus productos al mercado estadounidense.


Entonces, los floricultores colombianos tienen cierto temor de que la sobreoferta de flores rompa el buen precio que hay en este momento.


De acuerdo con Augusto Solano, presidente de Asocolflores, además del caso ecuatoriano, también podría afectar la exportación de Kenia, que tiene ahora un producto con mucha calidad y apetecido en el ámbito internacional, aunque a bajos volúmenes.




Peticiones para exportar

Los buenos tiempos para las flores han motivado a más productores a vender en el exterior. Es así que el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) expidió el año pasado 65.587 certificaciones fitosanitarias de exportación de follaje y flor cortada, con destino a 95 países, para un total de 267’752.484 unidades certificadas.


“Para evitar que se vea afectada la admisibilidad de los productos ornamentales en los mercados internacionales, el Instituto ha fortalecido las estrategias de inspección, vigilancia y control en un trabajo conjunto con las asociaciones de productores”, indicó Luis Humberto Martínez Lacouture, gerente General del ICA.


Mediante la expedición de los certificados fitosanitarios de exportación de plantas, productos vegetales y otros artículos reglamentarios, el ICA avala que se cumplan los requisitos de los países importadores. Dentro de los principales productos exportados durante el 2014 en unidades están: clavel y miniclavel con 147’640.130,  rosas con 38’732.042, palma robelina con 26’564.699, alstroemeria con 26’219.408, pompón y crisantemo con 20’639.385.