Economía

From the orient a new market is woven
Desde Oriente se teje un nuevo mercado
Autor: Federico Duarte Garcés
29 de Enero de 2015


Por tercer año consecutivo, India hace presencia en Colombiatex con una delegación de 25 empresas.


Foto: Jhon Alexander Chica Yara 

Al final de Colombiatex, el empresario indio Mr. Unek estima realizar US$1 millón en negocios. Aquí en la primera consulta que tuvo durante la feria. 

Yo creo que aquí hay mercado pa’ todos pues”, afirma con acento paisa Cenk Apa Valencia, un joven turco de nacimiento, aunque radicado desde hace cerca de 20 años en Colombia. Asimismo representa una empresa turca presente en el país desde hace poco más de cinco años, la cual vende tela a marcas de bluyines premium, y que hace parte de la oferta de Oriente Próximo exhibida hasta hoy en la versión 27 de la feria Colombiatex de las Américas. 


“Nosotros sabemos del potencial tan grande que hay en el mercado colombiano”, plantea Apa Valencia al mencionar marcas premium como Chevignon, Americanino, y Diesel, todas ellas de origen europeo, así como la manizalita Color Siete, una de las más importantes de la industria de la moda en Colombia. 


A estas le suma otras marcas de origen turco que llevan por lo menos ocho años en el mercado, “y a pesar de que estas ya tenían una participación importante, acá nos hemos metido y hemos abierto campito también para nosotros”, dice Apa Valencia, quien así mismo es gerente General de Inversiones Euro-Asia S.A.S.


Mercado estable


De acuerdo con Mr. Unek, del grupo Nagreeka, proveniente de la India, las exportaciones desde su país a Colombia han aumentado con el paso del tiempo. El grupo que representa, activo en los textiles, láminas de metal y plástico, tiene 45 años de fundación, los últimos quince en relación comercial con los colombianos. Esta es una de las 25 empresas que hacen parte de la delegación de este país, presente en Colombiatex por tercer año consecutivo. 


Apenas durante dos años hubo una pequeña reducción de las ventas del grupo que representa. Esto debido a la fuerte penetración de otras compañías indias, cuya oferta hasta ahora se ha mantenido. 


“No es un mercado de temporada, es un mercado muy estable”, sostiene Unek, para quien los precios de su país son muy competitivos, lo cual favorece a Colombia para producir la confección y exportarla hacia Estados Unidos u otras partes de Sudamérica. 


Después de EE.UU., India es el mayor productor de algodón, 30 % del mercado mundial es controlado por este país. Lo sigue Pakistán, en donde está asentada la compañía de textiles Kamal Textile Mills, fundada desde hace más de 40 años y dedicada a la venta de tela para ropa de hogar, así como prendas oficiales del Ejército o la Policía.   


Para su representante en Colombiatex, Mohammad Ma Nawaz, el principal atractivo del consumidor colombiano en quince años de intercambio comercial ha sido calidad alta y también precios bajos. Según él, a la par de la disminución del precio del petróleo también cayó el del algodón, entre 10 % y 15 %. 


No obstante, a su juicio esta materia prima ha sido muy costosa para las compañías colombianas, dado que el algodón nacional no es bueno para hacer hilo. A su criterio, mientras estas empresas importan, sumado a una obra de mano “muy costosa”, a diferencia de las de países como el suyo, India o China, se ha hilvanado el camino de nuevos mercados.



El hilo de Latinoamérica

En Santiago de Chile está ubicada la fábrica de la empresa Hitega, la cual se ha dedicado durante 71 años a hilados y confecciones. Desde hace 25 años atienden el mercado exportador, en los últimos siete con destino a Colombia. Para su gerente de Exportaciones, Carlos Fischer Grekin, su éxito ha recaído en clientes “muy buenos” como Arturo Calle o hasta hace un tiempo Hernando Trujillo. Estima un crecimiento del 20 % o 25 % en el país. “Nosotros somos una empresa bien versátil en cuanto a las colecciones (…) Los montos mínimos y las exigencias que  ponemos son cantidades pequeñas en comparación a lo que es Asia”, son los atractivos que destaca Fischer Grekin de su compañía, la cual trabaja con poliéster en lana, uno de los elementos que desapareció en Colombia y que incluso algunas empresas indias no manejan.