Economía

Semana del ahorro de cesantías promueve el Ministerio del Trabajo
Autor: Redacción EL MUNDO
26 de Enero de 2015


Las cesantías son la mejor forma de protección para prevenir al trabajador en caso que quede desempleado.


El Gobierno invitó hoy a los colombianos a hacer buen uso de sus cesantías y a realizar con ellas  un ahorro inteligente que, con un beneficio proporcional al mismo, les permitirá percibir entradas en caso de quedar desempleados.


El viceministro de Empleo y Pensiones, Juan Carlos Cortés, recordó que el Mecanismo de Protección al Cesante, más conocido como seguro de desempleo, contempla una alternativa de ahorro que se materializa en beneficios adicionales cuando la persona queda desempleada.


Los fondos de pensiones y cesantías se unieron al llamado del Ministerio de Trabajo para que los trabajadores consideren a las cesantías como su mejor aliado y el mejor mecanismo de ahorro para protegerse en caso de desvinculación laboral.


El ahorro de cesantías hace parte del Mecanismo de Protección al Cesante, que ofrece a la persona cuando está sin trabajo, aportes a salud y pensión con base en un salario Mínimo Mensual Legal Vigente durante un período de seis meses, así como servicios de búsqueda de empleo, y orientación laboral y capacitación para la inserción y reinserción laboral.  


Adicionalmente, le entrega a la persona que ha realizado su ahorro inteligente, un beneficio económico proporcional al ahorro de cesantías, lo que refiere un incentivo económico al que tienen derecho los cesantes, que ahorran mínimo un año parte de sus cesantías para el Mecanismo de Protección al Cesante.


Es decir, que en los fondos de cesantías los afiliados, a través de dicho mecanismo, podrán destinar -voluntariamente y por el tiempo que deseen- un porcentaje del saldo disponible de sus cesantías como ahorro voluntario para acceder a un incentivo monetario y otros beneficios en épocas de desempleo.


La condición inicial para acceder al estímulo económico es manifestar la voluntad de ahorro ante la Caja de Compensación Familiar, el empleador o la Administradora de Cesantías mientras se esté trabajando. En ningún caso, este ahorro es obligatorio ya que si el trabajador quiere utilizarlas para educación, compra, construcción o mejoras de vivienda (usos que permite la ley) podrá destinar para este efecto el 100% de sus cesantías sin problema alguno.


El trabajador deberá ahorrar mínimo el 10% del promedio del salario mensual si devenga hasta dos salarios mínimos y el 25% del promedio del salario mensual si devenga más de dos salarios mínimos legales vigentes.


En el momento en el que la persona queda desempleada recibirá el monto ahorrado junto con el beneficio económico que varía desde el 10% hasta el 23,5% del monto ahorrado, dependiendo del monto y tiempo de ahorro.


Para entender mejor este proceso, presentamos los siguientes ejemplos:


Si gana un salario mínimo, o sea $644.350 debe ahorrar mínimo $64.435 que corresponde al 10% de ese valor. Usted decide ahorrar $300.000 por tres años en su época de trabajador activo y en el momento en que quede desempleado recibirá este valor más el 23.5%.


Si gana tres salarios mínimos debe ahorrar por lo menos $483.263 que corresponde al 25% de ese valor. Usted decide ahorrar $600.000 por dos años, cuando quede desempleado recibirá en total $726.000.


Si gana cinco salarios mínimos debe ahorrar mínimo $805.438 que corresponde al 25% de ese valor. Usted decide ahorrar $1.020.000 por un año, cuando quede desempleado recibirá en total $1.183.200.