Economía

Inequality gap grows
Crece la brecha de la desigualdad
Autor: Lina María Mejía Zea
22 de Enero de 2015


En 2014, el 99 % de la población se reparte el 52 % de la riqueza mundial. Prácticamente, esa totalidad está en manos del 20 % de los hombres más ricos, de modo que el 80 % restante sólo posee un 5,5 % de los recursos.


Foto: Cortesía 

Las fronteras de las favelas con el barrio Morumbi, uno de los más exclusivos en Sao Paulo, Brasil.

twitter: @linamejia04


La riqueza mundial se concentra cada vez más en manos de una pequeña élite del planeta, pues según datos de la empresa de servicios financieros Credit Suiss, desde 2010 el 1 % de los individuos más ricos del mundo ha incrementado su participación en el conjunto de la riqueza en el ámbito mundial, por lo que se espera que para el 2016, ese pequeño porcentaje de la población tenga más riqueza que el 99 % restante, es decir, más del 50 % de la riqueza mundial, reveló el informe de la organización humanitaria Oxfam. 


“La élite rica ha creado y mantenido su  fortuna gracias a las actividades que desarrollan por defender sus intereses en un puñado de sectores económicos importantes, como el financiero y el farmacéutico y de atención sanitaria. Las empresas de estos sectores destinan millones de dólares cada año a actividades de lobby dirigidas a favorecer un entorno normativo que proteja y fortalezca aún más sus intereses”, expuso el informe de la organización humanitaria para indicar por qué se llegó a la conclusión de que una pequeña parte de la población concentra más riqueza que el resto del mundo.


Por su parte, Winnie Byanyima, directora Ejecutiva de Oxfam Internacional, apuntó que la desigualdad extrema aparte de ser moralmente condenable también mina el crecimiento económico, lo que supone una amenaza para la actividad empresarial. “¿De verdad queremos vivir en un mundo en el que sólo un 1 % de la población posea tanta riqueza como el resto de nosotros? La magnitud de la desigualdad en el ámbito global es impactante y, a pesar de todos los problemas que dominan la agenda internacional, debemos tener en cuenta que la brecha entre ricos y pobres se está acrecentando a gran velocidad”, señaló Byanyima, quien además hizo un llamado para combatir la desigualdad, pues de lo contrario, la lucha contra la pobreza podría retroceder décadas. “El aumento de la desigualdad perjudica doblemente a las personas pobres: no sólo tienen menos sino que hay menos que repartir puesto que la desigualdad extrema frena el crecimiento mundial”, señaló. 


En el caso de Colombia 


Las últimas cifras arrojadas por el Dane del año 2013. que miden la distribución de riqueza del país, indicaron que la desigualdad de ingresos en el ámbito nacional registraron 0,539 puntos, lo que significa que entre más cercano a 1 la situación es de mayor inequidad. “En calidad de vida estamos muy mal comparándolo con otros países del mundo, estamos más  o menos en el puesto doce o trece de América Latina”, explicó el economista y docente de la Universidad Pontificia Bolivariana, José Ignacio Díez, basándose en las cifras del Dane. 


Por otro lado, en el país la concentración de la riqueza se da por las condiciones históricas que ha tenido Colombia a lo largo de sus 200 años de vida republicana, que tienen que ver con los latifundios, explicó el también economista y profesor de la Universidad de Antioquia, Mauricio Alviar. Para el experto, la concentración de propiedad rural en pocas manos ha sido uno de los determinantes de la agrupación del ingreso, es decir, existe poca democratización en la propiedad, especialmente la de tipo rural, a diferencia de otros países que han logrado hacer reformas agrarias profundas. “La falta de políticas que busquen democratizar, por ejemplo, la propiedad rural y hacer por esa vía mucho más productivo el sector agrícola y agropecuario que es supremamente improductivo”, resaltó el experto, quien además indicó que esa falta de productividad  va de la mano de mayor concentración de la propiedad y del ingreso. 


Para disminuir la desigualdad 


Para que este fenómeno disminuya es importante que las economías, pero sobre todo la de los países en desarrollo, trabajen en lograr aumentos en la productividad y en el trabajo del capital. “Mientras nosotros no logremos mejorar los indicadores de productividad, las posibilidades de la concentración de la propiedad y la riqueza van a seguir en aumento, entonces la clave para estos países y muy particularmente para Colombia, en un escenario posible de posconflicto, es aumentar la productividad  concretamente en el sector agropecuario para que de esta forma se logre una mejor distribución de la riqueza y del ingreso”, explicó Mauricio Alviar. 


Por su parte, José Ignacio Díez indicó que es importante que en el país se implementen accesos a créditos bajos y a la propiedad privada, lo que se lograría si el sector financiero buscara bajar los márgenes de ganancias. Además, para que la desigualdad y la concentración de riqueza en Colombia disminuya significativamente, también es importante que exista una verdadera reforma de impuestos en la que las personas con mucho dinero paguen más y “en el que las grandes tierras improductivas o que están produciendo poco, que las pongan a producir. En Estados Unidos o Europa, por ejemplo, tierra que no produce se lo comen los impuestos y si produce se rebajan los impuestos”, contó Díez. 


Para combatir la desigualdad, Oxfam hizo un llamado a los líderes mundiales reunidos en la cumbre anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, para que aborden los factores que han provocado la actual explosión y hagan parte de los siguientes compromisos concretos: hacer que los gobiernos trabajen para los ciudadanos y hagan frente a la desigualdad extrema, fomentar la igualdad económica y los derechos de las mujeres, pagar a los trabajadores un salario digno y reducir las diferencias con las desorbitadas remuneraciones de los directivos, distribuir la carga fiscal de forma justa y equitativa. Además, subsanar los vacíos legales en la fiscalidad internacional y las deficiencias en su gobernanza, lograr servicios públicos gratuitos universales para todas las personas en 2020, modificar el sistema mundial de investigación y desarrollo (I+D) y de fijación de los precios de los medicamentos para garantizar el acceso de todas las personas a medicamentos adecuados y asequibles.  Finalmente, establecer una base de protección social universal, destinar la financiación para el desarrollo a la reducción de la desigualdad y la pobreza, y fortalecer el pacto entre la ciudadanía y sus gobiernos.



¿Por qué se concentra la riqueza?

Con el fin de explicar por qué se concentra la riqueza en una pequeña parte de la población, el economista Mauricio Alviar indicó que es un tema que tiene que ver con la distribución de la riqueza y la equidad que están conectadas directamente con el crecimiento económico. “En las economías donde la distribución del ingreso es más inequitativa, en el caso de Colombia, Brasil y otros países, la tendencia del crecimiento económico es menor y sobre todo en los sectores de recursos naturales como el sector agrícola, por ejemplo, está muy asociado a la concentración del ingreso, a la concentración de la propiedad y, muy particularmente, en áreas rurales a un bajo crecimiento de la productividad y por lo tanto de las mejores condiciones en la calidad de vida de la población”, explicó Alviar, quien indicó que si la riqueza se sigue concentrando en pocas manos, las posibilidades de tener una mayor distribución del ingreso se reducirán.