Columnistas

Paz e inteligencia
Autor: Hernán Cárdenas Lince
6 de Diciembre de 2014


En varias oportunidades he tratado el tema de la guerra, lo que ha hecho que varios lectores me pregunten por qué no escribo sobre la paz. En esta oportunidad quiero citar textualmente lo que grandes personajes han dicho sobre ese tema.

En varias oportunidades he tratado el tema de la guerra, lo que ha hecho que varios lectores me pregunten por qué no escribo sobre la paz. En esta oportunidad quiero citar textualmente lo que grandes personajes han dicho sobre ese tema.


Inicio por citar a la Real Academia de la Lengua que define la ‘paz’ como: “Pública tranquilidad y quietud de los Estados en contraposición a la guerra o a la turbulencia”. La anterior definición nos llega al corazón de los colombianos pues en los últimos 50 años hemos sufrido la muerte de miles y miles de compatriotas, lo que en ningún momento ha sido compensado por planteamientos ideológicos serios y profundo de la guerrilla.


Hace unos dos mil años el gran sabio Cicerón dijo: “Si queremos disfrutar la paz debemos tener armas pero si son demasiadas nunca tendremos la paz”.


El gran humanista Erasmo de Rotterdam nos dejó una sabia frase: “La paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa”.


El político mexicano Benito Juárez´ a quien le tocó vivir difíciles momentos en su patria dijo: “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Las anteriores palabras parecen ser dichas para que las piensen nuestros guerrilleros que solo piensan en sorprender con ataques inesperados al pobre pueblo.


Pierre Joseph Proudhon, sociólogo francés del siglo XIX escribió: “La paz obtenida con la punta de la espada no es más que una corta tregua”. Esa inteligente frase de Proudhon nos hace pensar que para erradicar la guerra de nuestra patria se requiere un enorme esfuerzo de capacitación ideológica y que nunca se permita que los guerrilleros puedan matar impunemente sin ofrecer primero una ideología inteligente.


Publio Siro, poeta romano del siglo I dejó esta frase: “En un mar tranquilo todos somos buenos barqueros”. Tal frase nos lleva a pensar que la paz es el único camino que nos lleva al progreso y no dudamos de que la paz se logra con buena educación. Sobre el mismo tema Confucio dijo: “Donde hay educación no hay discriminación  social ni guerra”.


Después de todas las frases anteriores a los colombianos solo nos queda un camino para la paz y es que estudiemos y nos capacitemos pero  más urgente es capacitar rápidamente a todos los guerrilleros.