Política

The Assembly is invisible
La Asamblea es invisible
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
4 de Diciembre de 2014


La tarea de la presidente electa de la Asamblea de Antioquia será que la función de los diputados sea más reconocida.



A partir de este primero de enero, la diputada conservadora Orfa Nelly Henao presidirá la Asamblea de Antioquia.

La mayor decepción que como diputada ha tenido o ha descubierto la presidente electa para el 2015 de la Asamblea de Antioquia, Orfa Nelly Henao Giraldo, es que es una corporación invisible ante la opinión.


Y esa realidad la comprobó por las respuestas vagas de los antioqueños a preguntas tales como qué es una Asamblea, qué hace la Asamblea, qué es un diputado, qué hacen los diputados, qué relación política y administrativa tienen con la Gobernación.


Por ese motivo manifestó que a la Asamblea realmente le falta proyección.


Y para intentar corregir esa situación, esta abogada conservadora se propuso entre uno de sus objetivos, durante su presidencia del año entrante, lograr que la función de los diputados sea más conocida y reconocida.


Aunque aceptó como importante el esfuerzo realizado con las sesiones descentralizadas, las que han permitido llegar al alma de la opinión en algunas subregiones, sostuvo que se requiere de mayores esfuerzos para que la imagen de la Asamblea se posicione en la mente, no sólo de los políticos sino de la comunidad en general.


“Y así, en las próximas elecciones, haya menos gente que se pregunte: ‘¿votar para diputado? ¿Y eso qué es? ¿Y para qué? ¿Y qué es una Asamblea?’. Podremos lograr que menos electores se abstengan y más electores informados y conscientes participen legitimando nuestro papel, como generalmente lo hacen con la Gobernación, las alcaldías y los concejos”, dijo la dirigente nacida en el Oriente antioqueño.


De la mano


Para ella el Gobierno Departamental es muy importante en la materialización de lograr mayor visibilidad de la Asamblea.


Al respecto, comentó que algo de la indudable proyección social, política y administrativa del Gobierno seccional, le debe corresponder a la Asamblea.


Reiteró que con un mayor reconocimiento de la labor constitucional y legal, más allá del control político tan necesario, los diputados empezarían a tener mayor presencia positiva y práctica en la opinión.


“Nuestro papel en la planeación, en la definición del presupuesto, en la celebración de contratos, en la negociación de empréstitos, en las inversiones, en el apoyo financiero, en la enajenación de bienes, en el crecimiento económico y en el desarrollo social de los municipios y el departamento, es el de parte de un equipo cuyos resultados también deben ser reconocidos a la Corporación como parte del equipo y no sólo al Ejecutivo”, reclamó.


Mejor dicho, enfatizó, el reconocimiento público y desinteresado de la gestión política de los diputados, constitucional y legalmente imposible de soslayar, es respeto y afirmación a su dignidad política.


Y como ya lo ha dicho “por encima del control político que debemos seguir ejerciendo con total independencia, autonomía y coherencia -con la firme finalidad de ayudar a que el Departamento se administre cada vez mejor sin que el humo turiferario le impida al Gobierno ver las equivocaciones humanas, seguramente bien intencionadas-, los diputados fuimos elegidos para apoyar a la Gobernación en todas las acciones administrativas que beneficien a los antioqueños”. 


Con convicción afirmó que los diputados no se  pueden convertir en “un palo en la rueda” de la buena gestión que le reconocen al gobernador Sergio Fajardo y a su equipo de colaboradores, pero dejó muy en claro que ellos no son apéndice del Gobierno en el sagrado recinto de la democracia departamental.


Y anticipó que como presidente representará a los diputados que por unanimidad la eligieron y, en consecuencia, los intereses generales de la comunidad que espera lo mejor del trabajo en equipo entre la Gobernación y la Asamblea. 



Proyecto de vida

Orfa Nelly Henao develó que para ella el servicio a la sociedad es todo un proyecto de vida que comenzó y descubrió cuando tuvo la oportunidad de dirigir dos veces como alcalde a su municipio de Alejandría


“Comprendí que el servicio público en busca del bienestar y la dignidad de la gente, es un compromiso que se debe asumir con la mente, el alma, el corazón y todo el ser puesto al servicio del interés general”.


De esa forma empezó su rol político, pero luego comprendió que podía hacer algo más, tanto por sus  coterráneos como sus paisanos en los 125 municipios antioqueños.


Y guiada por este deseo y la convicción de que la política bien entendida es una excelente herramienta para trabajar por mejores condiciones de vida para la gente, llegó a la Asamblea Departamental de Antioquia.



Orfa Nelly Henao ya juró y será la tercera mujer en ocupar la presidencia en toda la historia de la Asamblea de Antioquia.