Columnistas

A Salir de las Sombras
Autor: Rafael Bravo
28 de Noviembre de 2014


Simplemente aprueben una ley. Así no más. Eso fue lo que el presidente Obama les dijo a sus detractores del partido republicano

Simplemente aprueben una ley. Así no más. Eso fue lo que el presidente Obama les dijo a sus detractores del partido republicano. Después de año y medio el líder de la Cámara de Representantes John Boehner no se ha atrevido a poner a discusión un proyecto que contó con el apoyo de catorce senadores republicanos. Con el decreto presidencial promulgado se dará protección temporal, que no es legalización, a cerca de 5 millones de indocumentados en su mayoría padres de familia con hijos nacidos en los Estados Unidos. 


La derecha radical olvida que bajo el mandato Obama ha habido más de 2 millones de deportados, una cifra sin precedentes que ha llevado a la separación de familias y acabado con la esperanza de tener una mejor vida en este país. La movida del presidente no es como se pretende mostrar algo ilegal o una interpretación jurídica por fuera de las atribuciones del ejecutivo. Reagan y Bush padre, ambos republicanos, siguieron idéntico camino legalizando a millones de indocumentados.


La creciente presión al Congreso y al propio Obama del grupo denominado Dreamers o Soñadores fue un factor determinante para que finalmente millones ‘’salgan de las sombras’’ sin el temor de verse expuestos a perder lo que han conseguido por una orden de deportación. De acuerdo con los términos del decreto, los beneficiarios deberán pagar una multa de 465 dólares, suficiente para cubrir los costos del proceso y sin ayuda del presupuesto federal. 


Los próximos 6 meses permitirán saber si el Departamento de Seguridad Interna estará en capacidad de evacuar semejante volumen de solicitudes. Una montaña burocrática que ha sido incapaz de mostrar resultados en el pasado. Asimismo, para los consulados mexicanos la tarea no es fácil teniendo en cuenta que muchos de sus ciudadanos ni siquiera tienen una partida de nacimiento. Se calcula que el 60 por ciento de los 11 millones de indocumentados son de ese origen.


Con esta decisión Obama desafía los resultados de las elecciones intermedias en las que su partido sufrió una de las peores derrotas desde la postguerra. Es además un alejamiento de su política pragmática mostrándose como una figura de centro frente a un partido republicano hostil y obstruccionista a lo largo de seis años de mandato. ¿Podrá Obama transformar su presidencia con el sol a las espaldas y unos niveles de popularidad a la baja?


Políticamenteel decreto pone en una situación incómoda a la oposición teniendo en cuenta que son los hispanos la comunidad de mayor crecimiento y un bloque electoral significativo en las próximas décadas. No se entiende como el partido republicano desafecto a la causa migratoria pueda lograr el respaldo de los latinos. Además, no dizque están por la preservación de los valores, la defensa de la familia y un gobierno pequeño? Separando a los hijos de sus padres ciertamente les va a quedar muy difícil argumentar lo contrario.


La mejor forma de deshacer un decreto ejecutivo es pasando una ley suficientemente amplia que corrija el vetusto sistema migratorio que deja por fuera no solo a los indocumentados sino a tantos técnicos y empresarios educados con dinero de los contribuyentes que deben abandonar el país ante la imposibilidad de un status migratorio legal. Al anunciar las medidas provisionales que cambian la vida positivamente para millones, el presidente Obama las puso en un contexto según el cual los Estados Unidos son una nación de inmigrantes ‘’ sin importar que nuestros antepasados fueran extraños que cruzaron el Atlántico, el Pacifico o el Rio Bravo’’