Política

Reform, to fourth debate
Reforma al cuarto debate
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
21 de Noviembre de 2014


En quince días la plenaria de la Cámara considerará el acto legislativo de equilibrio de poderes.


Foto: Cortesía 

En la Comisión Primera de la Cámara avanzó la reforma constitucional sobre equilibrio de poderes.

Los cambios en las ramas Ejecutiva, Judicial y Legislativa, y también en el sistema electoral, que se pretende con la reforma de equilibrio de poderes, pasará a cuarto debate en la plenaria de la Cámara, al ser aprobada en la noche del pasado miércoles en tercera instancia por la Comisión Primera de ese cuerpo legislativo.


En su paso por la célula de los asuntos políticos y constitucionales de esa corporación, el proyecto  018 Senado y 153 Cámara requirió de cinco extenuantes jornadas, pero su tránsito fue más tranquilo de lo que previamente se temía.


Las mayorías santistas en la Cámara están actuando más apegadas al Ejecutivo que las del Senado.


No obstante, hubo duros, enriquecedores y kilométricos debates, pero al final la columna vertebral de la iniciativa gubernamental superó la prueba y sigue con vida jurídica rumbo a la plenaria de la Cámara, donde se estima que logrará su cuarto debate, de ocho, para completar así la primera vuelta de las dos que exigen las reglas del juego en Colombia para enmendar la Constitución Política de 1991.


Si esta reforma cristaliza por allá en el primer semestre del 2015, se retocarán ya más de cuarenta artículos en menos de 23 años de vigencia de esta Carta Magna criolla. La de Estados Unidos solo ha tenido dos o tres modificaciones en más de 200 años.


Aunque sobrevivió el grueso del proyecto, su texto original fue recortado en doce temas, se introdujo un asunto nuevo, se revivió otro que había sido cercenado en el Senado y casi cuarenta propuestas  sugirieron los 35 integrantes de la Comisión Primera de la Cámara.


Siguen con vida


La eliminación del voto preferente sobrevivió y la Comisión Primera de la Cámara aprobó listas cerradas y bloqueadas, pero no podrán tener, de manera consecutiva, más de dos personas del mismo género, para garantizar mayor participación de la mujer.


La aplicación será de manera gradual. Para  las elecciones territoriales del 2015 se podrán presentar listas con voto preferente, del 2016 al 2021 se implementará un sistema mixto denominado lista semicerrada y en el 2021 será cerrada.


Así mismo, pasó la supresión de la reelección presidencial, de los magistrados del Consejo Nacional Electoral, del registrador, del contralor General de la República y de los contralores distritales, departamentales y municipales. Quienes aspiren a ser presidente de la República o a cualquier cargo de elección popular deben renunciar a sus cargos públicos un año antes para no inhabilitarse.


La figura de la “silla vacía” se aplicará por cualquiera de los delitos relacionados con promoción, pertenencia o financiación de grupos armados ilegales, actividades del narcotráfico,  dolosos cometidos contra la administración pública, contra los mecanismos de participación democrática o los delitos de lesa humanidad.


Con la prohibición de la “puerta giratoria” se acaba el nombramiento de servidores públicos y la celebración de contratos estatales con personas hasta cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad, primero civil, matrimonio, unión libre, que hayan intervenido en la designación o postulación del nominador o postulante.


La elección de servidores públicos, atribuida a corporaciones públicas, deberá estar precedida de una convocatoria pública bajo los principios de transparencia, publicidad, participación ciudadana y equidad de género.


Tribunal de aforados


La Comisión Primera de la Cámara avaló la creación del tribunal de aforados, para investigar y acusar ante la Cámara a altos funcionarios del Estado por causas disciplinarias, fiscales o penales mientras duren en el ejercicio de sus cargos.


El Presidente de la República mantendrá el fuero constitucional aún cuando haya cesado en el ejercicio de su cargo.


El tribunal será conformado por cinco miembros,  aprobará la acusación mediante voto secreto y conocerá de hechos posteriores a su creación.


Los requisitos para ser magistrado se mantuvieron, fue ampliado el tiempo de experiencia de quince a veinte años en la rama judicial, en el Ministerio Público, como abogado o como catedrático en una universidad.


Los magistrados no podrán ser reelegidos y podrán aspirar a cargos un año después de cesar sus funciones.


El Consejo Nacional de Disciplina Judicial,  estará conformado por siete magistrados elegidos para un periodo de ocho años por el Congreso en pleno de terna enviada por la Sala de Gobierno Judicial.


Los candidatos a los cargos de presidente y vicepresidente de la República, gobernador, alcalde distrital y municipal que sigan en votos a los elegidos en los mismos cargos, ocuparán una curul en el Senado, la Cámara, en las asambleas departamentales y en los concejos distritales y municipales, respectivamente, para el periodo en el cual se hizo la elección.


Las incompatibilidades de los congresistas cesarán cuando renuncien a su cargo y se aplicará a partir del 20 de julio del 2018.


El procurador vigilará la conducta de los funcionarios públicos, incluyendo los de elección popular, excepto a los congresistas a partir del 20 de julio del 2018.


El procurador será elegido por el Congreso en pleno y no solo por el Senado como es actualmente.


El Consejo Superior de la Judicatura será reemplazado por el Sistema Nacional de Gobierno y Administración Judicial, compuesto por tres niveles de administración: la Sala de Gobierno Judicial, la Junta Ejecutiva y el Director Ejecutivo.



Curul a los raizales

La novedad por la Comisión Primera de la Cámara fue la creación de una curul en esa corporación  para los raizales de San Andrés Islas, eliminando uno de los dos escaños de colombianos en el exterior.


En el tercer debate se revivió la propuesta del Senado regional.


En este sentido, el Senado estaría integrado por cien miembros: habrá un senador elegido en circunscripción departamental por cada uno de los departamentos con menos de 500.000 habitantes de acuerdo con el último censo poblacional, y los demás se elegirán por circunscripción nacional.