Nacional

Maduro dice se comprobó que paramilitares colombianos ordenaron matar a Serra
29 de Octubre de 2014


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo hoy que "ya está plenamente comprobado" que el asesinato del diputado chavista Robert Serra fue una acción ejecutada con financiación y orden de paramilitares y bandas criminales de Colombia.


EFE


"Ya está plenamente comprobado que esta es una acción ejecutada por mandato, financiamiento y orden de paramilitares y bandas criminales de Colombia", dijo Maduro en un acto de Gobierno en Caracas transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.


El presidente repitió lo dicho ayer cuando informó que un grupo de la Policía de Caracas también está involucrado en el crimen del parlamentario y que los policías fueron "captados" por los paramilitares para participar en el asesinato.


"Lo que denota todo el proceso de preparación para el asesinato por parte de sicarios y paramilitares de Robert Serra es la descomposición moral a la cual llegaron un grupo de ciudadanos nacidos en Colombia que vivían desde hace años en Venezuela y un grupo de policías venezolanos", dijo.


Maduro adelantó, además, que solo falta por capturar a dos supuestos involucrados en el crimen que son "jefe y subjefe del grupo paramilitar", dato que indica que serían ya diez los detenidos de los doce supuestos implicados.


"Los funcionarios policiales que se han desplegado tienen órdenes expresas de capturarlos a todos con vida y les hago un llamado para que se entreguen, a estos asesinos", dijo tras reiterar que pronto dará más detalles de los supuestos autores intelectuales del crimen.


Recordó que, tal y como lo anunció ayer, va a iniciar una "revolución policial" después de que se confirmara la participación de estos funcionarios en el crimen del legislador, asesinado el pasado 1 de octubre en su residencia junto a su asistente María Herrera.


El viernes pasado Maduro aseguró que ya conoce la identidad de los autores intelectuales del asesinato de Serra y añadió que "la ultraderecha venezolana" está involucrada en el crimen.


Dos días después del crimen, Maduro acusó al expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) y a "criminales" protegidos por el Gobierno de Estados Unidos de ser los autores intelectuales del homicidio.