Economía

A cup and thousands of harvests for participating
Una taza y miles de cosechas por participar
Autor: Federico Duarte Garcés
29 de Octubre de 2014


Más de 6.100 familias han recibido asistencia técnica y capacitación en buenas prácticas para cafés especiales.


¿Cuál es el secreto para producir el mejor café? Todos los presentes en el salón Pedro Justo Berrío, en el piso 12 de la Gobernación de Antioquia, donde se realizaba el lanzamiento de la tercera versión del concurso La mejor taza de café de Antioquia, esperaban una respuesta puntual, sintetizada en una palabra. Sin embargo, para Carmen Cecilia Montoya, ganadora del concurso internacional Taza de la Excelencia, era inevitable mencionar todas las acciones diarias que este producto acarrea y que sólo podrían encontrarse implícitas en un término: amor. 


Así lo entendió Jaime Velilla, secretario de Productividad y Competitividad de Antioquia, sentado a su lado derecho en la mesa principal compartida con Yenny Velásquez, gerente del programa Antioquia, origen de cafés especiales, y en el medio el gobernador Sergio Fajardo. 


No obstante, en su intervención final, el gobernador no dejaba de señalar a Carmen Cecilia como la “estrella” del encuentro.  


“Ahora ella es el símbolo... como su niña, que está en todas partes”, dijo Fajardo, mientras Ana María, la hija de cuatro años de Carmen, revoloteaba por todo el salón, hasta acercarse a la mesa principal donde su madre para preguntarle al oído que si ya se había acabado la reunión con los cafeteros. 


Doña Carmen le había dicho la noche anterior que iban a estar en la Gobernación para una reunión sobre café, aquel elemento que le mereció una calificación de 91,31 puntos por la calidad del grano cultivado en su finca Buenavista, en Urrao, Antioquia, en un certamen que la hizo merecedora al título de tener el mejor café de Colombia. 


Ahora, con miras a definir cuál es el mejor café de Antioquia, Carmen Cecilia es la rival a batir, lo dijo el gobernador en el sentido “positivo” de la palabra. El deseo de la Administración Departamental es que las 85.200 familias cafeteras participen en este certamen.


La invitación es a que el mayor número de familias se acerquen a los puntos de servicio de compra del café de las cooperativas de caficultores y hagan inscribir sus muestras: ocho cargas de café, equivalentes a 1.000 kilogramos, para participar en el concurso La mejor taza de café de Antioquia, cuyas inscripciones van desde este sábado 1 de noviembre hasta el 1 de febrero de 2015. La premiación, que será el 26 de ese mismo mes, otorgará $20 millones al primer puesto.


Jaime Velilla reconoce que es una cantidad sustancial, pero señala que en 1,6 hectáreas, que es el promedio de una finca en Antioquia, aplicando unas buenas prácticas de cultivo es posible tener una cosecha de este tamaño. 


Transformación cultural


La apuesta de la Gobernación es tener una mejor productividad, pero a su vez es fortalecer la cultura cafetera. 


“De nada nos sirve hacer un esfuerzo bien grande en producir unos cafés excelentes, si no los dejamos conocer”, manifestó el secretario Velilla en relación a este concurso. 


En la misma línea se pronunció Fajardo, quien hizo hincapié que a través del programa de cafés especiales se va a “dignificar la familia cafetera, crear las condiciones para que se pueda avanzar sensiblemente en las condiciones de vida y transformar nuestro departamento”. 



un buen café

“Lo primero que nosotros hacemos es entregarle todo a Dios. Lo segundo es proponernos hacer las cosas demasiado bien. Entonces comenzamos cogiendo siempre el mero maduro. Por la tarde se despulpa el café del mismo día. Cuando ya se despulpa se pone en fermento. En unos tanques que tenemos de acero inoxidable se fermenta el café, dependiendo las horas que usted necesite. A nosotros, más allá del clima, nos interesa que fermente bien. Después lo lavamos con agua limpia, cuatro o cinco juagadas. Después se tira al sol. Luego se almacena en una bodega con muy buenas estibas en empaques limpios, se tapa con un plástico y después se prepara el café para sacarlo a los concursos”, relató doña Carmen.