Mundo deportivo

Tennis against male chauvinism
El tenis, contra el machismo
21 de Octubre de 2014


El mundo del tenis vive por estos días una corriente machista debido a las tristes declaraciones del presidente de la Federación Rusa de este deporte y a la polémica que sigue generando la designación de Gala León como capitana del equipo español de Copa Davis.


Foto: EFE 

Serena Williams. 

EFE


Los viejos prejuicios aún persisten en la sociedad y en esta aún se juzgan situaciones que en épocas anteriores eran asumidas como “normales”, pero que hoy en día, en pleno siglo XXI y tras demostrar que las mujeres están capacitadas para desempeñarse en cualquier aspecto de la vida, lucen fuera de lugar, obsoletas y machistas.


Que una dama no pueda actuar en los campos considerados para hombres es una afrenta contra su género y una mirada irrespetuosa de quien lo manifiesta. Como se mencionó en la entradilla de este texto, durante estos días ha habido declaraciones impertinentes de Samil Tarpichev, presidente de la Federación Rusa de Tenis, quien mencionó despectivamente a las hermanas Williams, como: “Los hermanitos Williams”, comentario que ha levantado ampolla en el circuito WTA y en tenistas de ambos países.    


“Creo que sus palabras fueron insensatas y extremadamente machistas y racistas al mismo tiempo.  También pensé que eran intimidatorias y pues se ha actuado de la mejor manera posible”, dijo la estadounidense, respecto a la sanción de la WTA de 250.000 dólares y a la exclusión de Tarpichev de toda actividad relacionada con esta asociación durante un año.


Otra de las tenistas que salió a apoyar a las talentosas norteamericanas, fue la rusa María Sharapova, quien agregó: “Creo que han sido declaraciones irrespetuosas y fuera de lugar, y me alegro de que mucha gente se haya puesto de pie, incluyendo la WTA. No son palabras apropiadas, sobre todo en su posición y con todas las responsabilidades que tiene Tarpichev  no sólo en este deporte sino también formando parte del Comité Olímpico Internacional. Ha sido una irresponsabilidad de su parte”.


Gala León. 


En España


Allí la situación también es incómoda. Al parecer el diálogo entre la nueva capitana, Gala León y los tenistas españoles seleccionables para la Davis ha sido nulo, escaso y estos no dan aún el visto bueno de esta elección, pues está claro que preferían un hombre, como lo dejó ver David Ferrer en declaraciones recientes.


“Ha sido una nominación que quizás ha sido rápida y prematura. No se ha llegado a consultar a los jugadores, pero no es un debate sobre si es Gala u otra persona. El debate es si había más candidatos antes que Gala León o si las cosas se podían haber hecho mejor y consultar a los jugadores. La Federación tiene su opinión, diferente a los jugadores, y nosotros otras preferencias. No sé cómo se va a resolver esta situación, tiene que ser razonablemente, dialogando y hacer lo mejor para la Copa Davis y para el tenis español”, manifestó Ferrer. 


Ante la posibilidad de que se cree un grupo de dos personas para dirigir al equipo español de Copa Davis, Ferrer no se mostró muy partidario y abogó más por la fórmula de los últimos años de un único capitán: “No creo que una capitanía doble sea una solución. Una persona puede ser capitán, como ha sido en los últimos años con Carlos Moyá o Albert Costa, dos personas no es una posible solución”, apuntó con rotundidad.


Ferrer comentó que sabía que Gala León también se encuentra en Valencia, en donde disputa actualmente un torneo, aunque apuntó que no ha coincidido con ella, ya que él también llegó ayer a la ciudad, tras jugar el domingo anterior la final de Viena ante Andy Murray.


“Creo que ya está acá, pero no la he visto porque también llegué al mismo tiempo. Poco tengo que decirle. Estoy en el torneo y centrado en jugar. Ella es la que tiene que hablar y explicar un poco sus planes de futuro”, comentó.


Cuando se le cuestionó si acudirá a una futura convocatoria con el equipo de la Copa Davis, capitaneado por Gala, apuntó: “no sé si iría, tampoco si me llamaran. No sé si van a contar conmigo, ni si yo estaré en condiciones físicas”.  Puntual y elemental, a los españoles no les gustó esta decisión, pero el machismo tendrán que dejarlo de lado.