Política

The reform, to the House of Representatives
La reforma, a la Cámara
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
20 de Octubre de 2014


El acto legislativo sobre equilibrio de poderes debe estar aprobado en cuatro debates, en Senado y Cámara, antes del 16 de diciembre para seguir con vida.


Foto: Cortesía 

Permanentes consultas originó la reforma de equilibrio de poderes en la plenaria del Senado.

Luego de un tránsito muy complicado y kilométrico, a veces tedioso, pero también con debate interesante y en lo cual el Gobierno Nacional se tuvo que emplear a fondo, el Senado aprobó el texto de la reforma de equilibrio que seguirá ahora su camino por la inquieta Cámara de Representantes.


La iniciativa original gubernamental tuvo modificaciones tanto en la Comisión Primera como en la plenaria senatorial, pero también el Gobierno logró salvar su columna vertebral, como es la eliminación de la reelección presidencial, en los dos debates de los ocho que ya ajusta este controvertido proyecto de acto legislativo.


Por reglamento interno del Congreso, este proyecto comenzará su periplo en la Cámara en quince días, contados a partir del viernes pasado, un día después de su aprobación en el Senado, explicó el excongresista y docente Carlos Arturo Piedrahita.


Por la Cámara se estima que a la reforma le espera un agitado trámite y seguramente sus legisladores introducirán muchos cambios a lo avalado por los senadores.


La Cámara deberá considerar el proyecto en tercer y cuarto debate, en la Comisión Primera y en plenaria, para completar la primera vuelta de las dos que se exige para modificar la arquitectura constitucional.


El procurador Alejandro Ordóñez estuvo pendiente de los debates en el pleno senatorial.


Lo aprobado


Según el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, los temas principales aprobados en segundo debate por la plenaria del Senado fueron los siguientes:


La eliminación de todas las formas de reelección en Colombia, reafirmando que “esta figura antidemocrática ha generado una acumulación indebida del poder en los funcionarios que finalmente se reeligen”.


La reelección presidencial sólo podrá ser autorizada a través de un referendo o de una Asamblea Nacional Constituyente.


La eliminación del voto preferente y aprobación de la  fórmula ‘cremallera’. Esta se realizará alternando hombres y mujeres, los de un género ocuparán los puestos pares, y los del otro, los impares.


No obstante, se aprobó un parágrafo transitorio que establece que se aplicará paulatinamente la lista cerrada para elegir corporaciones públicas, es decir, que para las elecciones del próximo año seguirá abierta, para 2018 se hará semicerrada y para 2022 se implementará finalmente la lista cerrada.


Eliminación de la Comisión de Acusaciones y creación del Tribunal de Aforados, integrado por cinco magistrados encargados de investigar y acusar ante el Congreso.


Sus miembros serán elegidos por el Congreso de ternas que envíen las cinco mejores facultades de Derecho del país.


La eliminación del Consejo Superior de la Judicatura con la creación del Sistema Nacional de Gobierno y Administración Judicial.


“La administración de los recursos del sistema judicial, su eficiencia y el acceso del ciudadano a la justicia no están garantizados en Colombia, porque hay una mala administración”.


La ampliación de la figura de la ‘silla vacía’ (pérdida de la curul) se aplicará para quien haya sido condenado por delitos contra la administración pública, actualmente solo se aplica para quienes tengan condenas por nexos con grupos armados ilegales.


Esta medida aplica para el Congreso, las asambleas departamentales, los concejos municipales y las JAL.


La eliminación de la puerta giratoria. Quien haya ejercido como magistrado de la Corte Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia, del Consejo de Estado y del Tribunal Nacional Disciplinario no podrá desempeñar el cargo de contralor, procurador, fiscal, defensor y registrador, ni podrá aspirar a cargos de elección popular sino un año después de haber finalizado su periodo.


Se aprobó que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado serán elegidos por la respectiva corporación mediante el voto afirmativo de las tres quintas partes de sus miembros, de listas de elegibles conformadas mediante convocatoria pública adelantada por la Sala de Gobierno Judicial.


Se incrementó el requisito de experiencia a 25 años para ser magistrado de la Corte Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado y no puede haber ejercido como magistrado.


Los candidatos a la Presidencia, Vicepresidencia, gobernaciones y alcaldías que queden en segundo lugar puedan obtener una curul en Senado, Cámara, asambleas y concejos.




Con sabor amargo

La aprobación del sistema ‘cremallera’ en las listas cerradas, a partir del 2022, es un logro para la senadora Sofía Gaviria, pero con sabor amargo.


Desde hace más de un año, esta legisladora ha sido la principal impulsora de este modelo.


“El parágrafo que se le agregó a la lista cerrada impide la verdadera democracia hasta el 2022 y deja a las mujeres colombianas sin la posibilidad real de lograr la equidad para acceder al poder político”.


Sin embargo, aceptó que ese parágrafo fue un salvavidas frente al inminente hundimiento del artículo de la lista cerrada con cremallera.


Al relievar la importancia de este modelo, la senadora declaró que “a pesar de que la mujer constituye el 51.6 % de nuestra población y de que desde hace más de veinte años es mayoría en las universidades en Colombia, ocupa sólo el 12 % de la representación política en el país”.


En su concepto, este porcentaje debe avergonzar, toda vez que las barreras de discriminación de género están siendo superadas hasta en países tan pobres y subdesarrollados como Ruanda, en el cual, gracias a una decisión política, el año pasado las mujeres lograron una representación del 60 % en el parlamento.