Economía

Destinos inteligentes, el futuro del turismo
Autor: Duván Vásquez
21 de Septiembre de 2014


Durante el Congreso Nacional de la Hotelería, que realizó la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco) en Cartagena, donde también celebró sus 60 años, se hizo una presentación de cómo deben promocionarse los destinos turísticos...


Foto: Cortesía 

El español Augusto Huéscar (foto) ha recorrido diferentes ciudades del mundo, analizando su nivel de conectividad.

Cortesía Cotelco

Duván Vásquez


economia@elmundo.com


Twitter: @duvanandvasquez


*Enviado especial a Cartagena


"Tenemos ahora una dependencia tecnológica”, esa fue la aseveración con la que Augusto Huéscar, en su conferencia “Marketing, promoción  y planeación de destinos turísticos inteligentes”, partió a hacer una referencia del porqué las ciudades deben incorporar las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) para atraer a los viajeros.


A raíz de esta tendencia de la era de la información, ya hay ciudades que son consideradas “inteligentes”, donde prima la utilización de las TIC para el desarrollo sostenible. Esto permite que se pueda usar información para la toma de decisiones y prevenir problemáticas. Algunas de ellas son Barcelona (España), Copenhague (Dinamarca), Lyon (Francia) y Yokohama (Japón).


Esas condiciones las llevarán a convertirse en destinos turísticos inteligentes, que son aquellos lugares que se convierten en innovadores, consolidan una infraestructura tecnológica, garantizan el desarrollo sostenible del territorio turístico y promueven una mejor experiencia del visitante dentro del destino.


De acuerdo con Huéscar, consultor Turístico y experto en Marketing Digital, todavía no hay destinos turísticos inteligentes, porque este radica en que debe promocionarse a sí mismo por medio de las TIC.


Por tal motivo, en primer lugar, es fundamental que en cada territorio y en la oferta de productos y servicios haya wifi, porque es el pilar de la conectividad digital.


Además, se deben desarrollar y utilizar aplicaciones útiles para dejar una buena experiencia (que es lo que se vende ya) en el consumidor-viajero dentro del destino.


Todo esto permitirá que el turista obtenga una variada oferta de la cadena turística (hotelería, restaurante, comercio, servicio aéreo) sin necesidad de recurrir a intermediarios sino que puede acceder mediante sus equipos móviles.


En ese sentido, Huéscar afirmó que las compañías de la cadena turística deben implementar aplicaciones de movilidad y urbanismo, de localización y reservas de plazas, de gestión del tráfico, etc.


Sin duda, el esfuerzo que se tiene que dar para que un destino turístico se vuelva inteligente no solo depende del sector público sino también del privado, porque cada componente de ciudad debe permitir el acceso y publicación de la experiencia del visitante.


*Invitado por Cotelco.



¿Cómo ser un destino inteligente?

El consultor Turístico, Augusto Huéscar, manifestó que la cadena turística debe aplicar tres premisas para volcarse a una estrategia de destino inteligente:


Identificar las necesidades del consumidor, debido a que los empresarios no conocen en realidad qué quieren los clientes. Tanto así que en un estudio realizado en el ámbito mundial con 50.637 personas, el 44 % de los encuestados cree que a la hora de elegir un servicio es muy importante que haya días con precios especiales. En contraste, solo el 4 % de los hoteleros lo cree.


Otro ejemplo es que el 86 % toma la decisión de elegir teniendo en cuenta la experiencia previa. A diferencia del empresario, porque el 33 % de ellos lo contempla.


Darle al consumidor lo que quiere. Una de las barreras de un destino inteligente es la falta de internet. Por eso, es indispensable que haya wifi en todo momento.


Otro obstáculo es la cola en los registros de los hoteles. Una solución es utilizar las aplicaciones móviles para, por ejemplo, hacer el checkout como lo hace Hotel Tonight.


Un caso frecuente es la pérdida de las llaves de los visitantes. Una forma de ahorrarle ese disgusto al usuario es utilizar las aplicaciones para hacer del teléfono una tarjeta para la puerta de la habitación. Ya se hace en hoteles de algunos países.


Y para que no haya desconocimiento de las rutas, diseñar una aplicación con las rutas de la cadena turística del territorio, para que el usuario no tenga dificultades de ubicación.


Cobrar por ello. El 58 % de los gastos lo hacen las personas al salir de la casa, entonces es una oportunidad para hacer ofertas por las redes sociales o aplicaciones móviles para mantener exhibidos los servicios y productos de la compañía. Así mismo, hacer una encuesta después del servicio para conocer la experiencia del cliente.