Mundo deportivo

A fiancee with few suitors
Una novia con pocos pretendientes
17 de Septiembre de 2014


El único técnico que públicamente ha mostrado interés por el cargo es el italiano Roberto Mancini, actualmente sin club, y también suena el del portugués Fernando Santos, ex seleccionador griego, pero tiene una sanción pendiente de ocho partidos que le impuso la Fifa por haber invadido el campo en la tanda de penaltis ante Costa Rica, en los octavos del último Mundial.


Foto: EFE 

Por ahora no, parece decir aquí José Mourinho, aunque en realidad esa es su posición frente a la selección de su país.

EFE-Lisboa


La prestigiosa plaza de seleccionador de Portugal, vacante desde que Paulo Bento abandonase el cargo el pasado 11 de septiembre, no ha atraído a entrenadores lusos de postín como José Mourinho, Jorge Jesús o André Villas-Boas.


Jesús, técnico del Benfica, resumió el sentimiento general sobre un cargo que, en principio, debería ser codiciado por muchos: “Los (últimos) entrenadores que la dirigieron salieron completamente desprestigiados (...) Creo que es un dato para que todos hagamos autocrítica”.


Dirigir a una selección considerada de alto nivel y capitaneada por el mejor jugador del mundo, Cristiano Ronaldo, podría ser el anhelo de cualquier entrenador portugués.


Sin embargo, las turbulentas experiencias de los dos últimos seleccionadores, Carlos Queiroz (2008-2010) y Paulo Bento (2010-2014), han generado reticencias entre los técnicos locales más conocidos, que ya se han descartado para el puesto.


José Mourinho, de 51 años, fue el primero en retirarse de la carrera, a pesar de que en el 2010, después de la marcha de Queiroz y antes de la llegada de Bento, estuvo muy cerca de ser seleccionador cuando dirigía al Real Madrid. La negativa del presidente del club, Florentino Pérez, lo impidió entonces.


“La otra vez acepté porque tuve una reacción emocional. Ahora ni vale la pena hablarlo, porque, de hecho, no es compatible entrenar un club y una selección. Tampoco sería ético, con tantos buenos entrenadores desempleados”, aclaró.


El técnico más reputado y laureado del país siempre asumió su deseo de dirigir a “las quinas”. Los portugueses tendrán que esperar a otra ocasión.


“De momento, eso nunca se me pasó por la cabeza. De aquí a algunos años no lo sé”, respondió Jorge Jesús, considerado uno de los mejores entrenadores portugueses, sobre todo en el trabajo de revalorizar a jóvenes jugadores.


Jesús, de 60 años, expresó su desagrado por la forma en la que se trató tanto a Queiroz como a Bento.


Carlos Queiroz fue destituido en septiembre del 2010 después de un rocambolesco proceso disciplinario instaurado por iniciativa de la Autoridad Antidopaje de Portugal (Adop), que le denunció por entorpecer un control antidopaje antes del Mundial del 2010, torneo en el que los lusos cayeron en octavos ante España.


Y Bento, que no logró colocar a Portugal en los octavos de final del Mundial de Brasil, cesó funciones días después de haber sido ratificado y de haber renovado su contrato a comienzos de año, hasta el 2016. La derrota en casa ante Albania (0-1), en partido valedero para el Euro del 2016, dictó su salida.


A André Villas Boas, el entrenador del Zenit ruso que ayer pasó por Lisboa en  Liga de Campeones, también le cuestionaron acerca de la posibilidad de dirigir a la selección de Ronaldo.


El técnico, de 36 años, tampoco lo dudó: “Nunca escondí que mi carrera será bastante corta en el fútbol. No sé si podrá surgir esa oferta, pero, en esta fase, es completamente imposible y no pasa todavía por las metas de mi carrera”.