Economía

Frontal attack against smuggling of food and agricultural supplies
Lucha frontal contra el contrabando de alimentos y agroinsumos
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
6 de Septiembre de 2014


El contrabando es la introducción o exportación de productos sin pagar los derechos de aduana a que están sometidos legalmente, pero en el de alimentos la principal problemática radica en que muchos no son aptos para el consumo humano.


economia@elmundo.com 


Twitter: @olgarendonm


En lo que va corrido del año, la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) ha realizado 2.768 operaciones de aprehensión contra el contrabando de productos agrícolas por un valor de $9.835,8 millones en todo el país.


Aurelio Iragorri Valencia, ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, sostuvo que la lucha contra el contrabando debe mantenerse y fortalecerse, ya que esta es la “peor plaga del agro colombiano”, y que durante el 2014 se ha aumentado en un 40 % los decomisos.


Además, esta situación constituye un problema de salud pública. Moisés Naim, autor del libro Ilícito sobre la problemática del contrabando en el mundo, explicó en la pasada Asamblea de la Andi los riesgos que conllevan para la salud este tipo de productos que han perdido la cadena de frío, que vienen en las maletas de los carros sin ningún cuidado especial y que finalmente son consumidos por los colombianos por “unos pesos menos”.


Y es que en ganado en pie son más de $1.100 millones decomisados, una situación que además de impactar la rentabilidad de los productores, genera toda clase de riesgos fitosanitarios para la producción pecuaria del país. Pues no se puede garantizar la trazabilidad y el control sanitario de estos animales.


“Los resultados muestran cómo esta lucha contra el contrabando está siendo efectiva y dando los resultados que evitan la alteración de los precios de los productos que compiten de manera desleal y afectan a los campesinos”, expresó el ministro Iragorri Valencia, y añadió que “por eso estamos buscando que el decomiso no sea solo un 40 % más, que ya es muy positivo, sino que sea del 80 % con el trabajo conjunto que estamos haciendo con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) y con la Polfa”.


Carlos Enrique Cavelier, gerente de Alquería, reconoció que uno de los principales problemas de la industria láctea es el contrabando que proviene de Venezuela, pero para él esta es una situación coyuntural por la condición específica del país vecino.


Los decomisos requieren soluciones urgentes, por lo que el ministro Iragorri explicó que “el problema es que una parte de los productos son perecederos, especialmente frutas y verduras, entonces logramos que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) y el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) en estas zonas de frontera hagan la aprobación en un solo día de que el producto es viable para ser consumido por los seres humanos, y a través de eso y de un sistema con la Autoridad Nacional de Gestión del Riesgo vamos a distribuir a la población más vulnerable o en la zonas de emergencia humanitaria estos productos que, al ser decomisados, no pueden morir podridos en una bodega”.



Contrabando de Agroinsumos

Los insumos agropecuarios no están por fuera del alcance de los contrabandistas que, aprovechando los subsidios que se otorgan en este tipo de productos en Venezuela y Ecuador, a traviesan la frontera para venderlos en Colombia.


Al respecto, el ministro Aurelio Iragorri Valencia informo qué “también hay contrabando de fertilizantes y de agroinsumos, con el agravante de que están llegando y como son unos químicos, no se pueden almacenar una vez se detecta que son de contrabando, entonces van a una bodega especial de la Dian y de ahí van, por un convenio que existe para el manejo de desechos químicos, hacia Finlandia. Esta semana en trabajo conjunto entre la Dian, el Ministerio y la Policía Nacional se logró que esos productos que entren de contrabando y sean decomisados no se lleven a la bodega de destrucción ni se manden a Finlandia, sino que los podamos verificar a través del ICA para ver, efectivamente, si la composición que dice en los empaques es cierta, y de ser cierta la vamos a distribuir de manera gratuita a las organizaciones campesinas en todo el país”.