Columnistas

Plantón físico y twitero
Autor: Henry Horacio Chaves P.
28 de Agosto de 2014


Llevamos casi once meses hablando de la tragedia que significó la caída de un edificio, pero aún no es suficiente. Ya hemos dicho que lo peor que les puede pasar a quienes hoy se identifican como afectados por CDO, es “La Tragedia del olvido”.

@HenryHoracio


Llevamos casi once meses hablando de la tragedia que significó la caída de un edificio, pero aún no es suficiente. Ya hemos dicho que lo peor que les puede  pasar a quienes  hoy se identifican como afectados por CDO, es “La Tragedia del olvido”. También hemos hecho eco de la preocupación de esas familias por la insistencia del constructor en reversar la orden de demolición de lo que queda de Space y repotenciar. Pero más allá de las propuestas y de las contradicciones, la mayor herida la ha causado el desafío de quienes originaron la tragedia, la evidente dilación, la evasión a los medios y la indiferencia frente a las víctimas. Todo ello ante la mirada atónita de las autoridades locales y la visión lejana de los entes de control.


Ese es el telón de fondo sobre el que se instaló la versión 21 de la más grande y antigua feria que se hace en Medellín: la del sector constructor. Por eso, los afectados por la ambición de un constructor, decidieron ir a recordarle al gremio que esta tragedia no es solo suya. Procuraron hacerse visibles para pedirles a los constructores que mientras ofrecen proyectos y tranzan negocios, mientras ayudan a dinamizar la economía y construyen oportunidades, hagan una pausa para reflexionar sobre cómo se hacen las cosas, quiénes son sus iguales y cómo podrían ayudar. Que no los dejen solos, es lo que han pedido, pero también que no se aplace más una reflexión profunda, de toda la sociedad, sobre una tragedia que no se puede seguir mirando como un caso aislado, porque no todos los días se cae un edificio. 


El plantón de protesta en Plaza Mayor, tuvo un respaldo simultáneo en Twitter. Y ambos tuvieron como antecedente la verificación de que a pesar de la orden de desalojo que hay desde hace 10 meses en Asensi, allí funciona una oficina en cuyo tapete de entrada está el logo de CDO. Cómo no recordar que quienes murieron en Space, en su mayoría, estaban adelantando trabajos en un edificio que habían ordenado evacuar porque representaba riesgo. El edificio lo hizo el mismo constructor que hoy tiene a otras personas laborando en Asensi. Aunque un inspector de policía ofició a CDO para que no ocupe un edificio en zona de calamidad, la orden no ha sido atendida, como tampoco lo fue aquella de octubre. 


Ese día, como castillos de naipes, comenzaron a desmoronarse las estructuras y la confianza. Pero el fondo aún parece lejano, eso por lo menos es lo que sintieron hace pocos días los habitantes de Continental Towers en una reunión de conciliación que promovió la Procuraduría. Allí, el abogado de CDO les dijo que lo mejor es que acepten la repotenciación de la estructura, porque indemnizarlos a todos y retomar los apartamentos valdría casi 20 mil millones, y ellos hoy solo tiene 60 mil millones para rehabilitar todos los edificios. El mensaje parece ser que si no aceptan la repotenciación, CDO se queda sin patrimonio y las familias sin apartamento. 


El plantón no fue el más nutrido, ni el físico ni el tuitero. Sin embargo, las familias que quisieron edificar sus sueños en estos proyectos cuestionados, agradecieron las voces de aliento. Esas voces les recuerdan que no están solos frente al abismo, a pesar de que casi un año después de la tragedia no hay sanción de ningún tipo, no se sabe con certeza qué pasó y el desenlace de esta historia parece lejano.