Economía

UNE-Millicom merger still has no brand
Fusión UNE-Millicom aún no tiene marca
Autor: Duván Vásquez
20 de Agosto de 2014


La empresa sueca resta al Municipio de Medellín algo menos de $1,2 billones, porque ya ha abonado un monto superior a los $200.000 millones por su incorporación a la compañía antioqueña.


economia@elmundo.com 


Twitter: @duvanandvasquez


A pesar de que se hizo oficial la firma de las escrituras que sellaron la fusión de UNE-EPM Telecomunicaciones con Colombia Móvil (Tigo), filial de Millicom en Colombia, la compañía integrada aún no tiene definida su marca final.


Así lo confirmó ayer Esteban Iriarte, presidente de la empresa fusionada, que  todavía es UNE-EPM, quien aseguró que se hará una serie de encuestas y análisis con los usuarios para determinar cuál sería la decisión más estratégica para el negocio.


“Son marcas que reflejan bien lo que el consumidor necesita, entonces con el tiempo haremos investigaciones e iremos entendiendo cuáles son las necesidades del consumidor al igual que lo hacemos para definir productos y servicios, precios y todo lo que hace la compañía. En algún momento llegaremos a la marca que es una cuestión técnica más”, manifestó Iriarte.


Esta situación hace parte del proceso de integración, porque progresivamente se unirá la infraestructura y el personal. Tanto así que de UNE queda un 30 % en el equipo directivo y de Tigo otro 30 %, el resto de personas llegarán de afuera.


De otro lado, Juan Esteban Calle, gerente del Grupo EPM que quedó con el 50 % más una acción de la compañía fusionada, destacó que esta fusión es estratégica porque le da un impulso al negocio de las telecomunicaciones porque le hacía falta una escala global. Lo que ratifica el compromiso de cuidar el patrimonio público.


Ingreso de transferencias


El gerente de EPM aseguró que ya se ha transferido por parte de Millicom $220.000 millones a las cuentas en el exterior del Municipio de Medellín, y desde el 29 de agosto continúan los pagos progresivos hasta completar el total de $1,4 billones que se acordó en el negocio.


De acuerdo con Iriarte, ese pago a cuotas se hace para no alterar el mercado cambiario y por eso en coordinación con el Ministerio de Hacienda se definió así la entrada de esos recursos.


En ese sentido, el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, destacó que a pesar de que no se había dado la fusión, ya se había hecho una transferencia de Millicom que “nos ha permitido avanzar en aspectos iniciales de contratación, de planeación y de preoperación de las inversiones del Fondo Medellín Ciudad para la Vida”.


Según el burgomaestre, la totalidad de los recursos llegarán al Municipio en menos de un mes y se repartirán en cuatro grandes sectores: $400.000 millones en educación y cultura; $800.000 millones en movilidad y sostenibilidad; $100.000 millones para consolidar la estrategia de seguridad, especialmente, el plan cuadrante; y el resto en las estrategias de inclusión social y salud, sobre todo en las dificultades relacionadas con adicciones y habitantes de calle.


Control municipal


Pese a que la empresa controlante de UNE es privada ahora, el alcalde Aníbal Gaviria certificó que el Concejo de Medellín continuará con un control público a las acciones de las nuevas directivas, porque esa fue precisamente una de las condiciones que introdujo la Corporación al acuerdo; y que tuvo el visto bueno de la Administración.



Opciones para cumplirle a la SIC

La fusión UNE-Millicom tuvo luz verde de todas las entidades de control de Colombia para hacerse realidad. Sin embargo, las Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) hizo un condicionamiento sobre la necesidad de disminuir el espectro radioeléctrico abarcado entre las dos organizaciones (135 MHZ), porque legalmente se permite hasta 85 MHZ, por eso tendrán que devolver o ceder 50 MHZ.


De acuerdo con el presidente de UNE-EPM Telecomunicaciones, Esteban Iriarte, se estudian varios escenarios para cumplir con ese requerimiento de la SIC en un periodo que inicia desde ahora con la integración.


Una de ellas es vender su participación a uno de los siete interesados en el excedente del espectro que suman UNE y Tigo. Sin embargo, es una opción compleja porque esta depende de un tercero, es decir, que haya un comprador.


La otra alternativa podría ser una renta de esos 50 MHZ de excedente, aunque “todos los escenarios están más en torno de devolver el espectro”, como lo confirmó Iriarte.