Columnistas

Cuatro ejemplos de oportunidades de negocio resilientes al clima en Jamaica
6 de Agosto de 2014


Si contemplamos lo suficiente los efectos del cambio climático, parece que todos perdemos. Sin embargo, si examinamos quién realmente se está llevando la peor tajada, es suficiente con ver a Jamaica.

Elizabeth Nicoletti


Si contemplamos lo suficiente los efectos del cambio climático, parece que todos perdemos. Sin embargo, si examinamos quién realmente se está llevando la peor tajada, es suficiente con ver a Jamaica. Diez huracanes devastaron este país en los últimos cinco años, a un costo de aproximadamente US $100 millones cada uno. La temporada de lluvias ha aumentado, las sequías agravan los déficits agrícolas, y el nivel del mar crece 3,5 mm cada año. El cambio climático afecta a esta y otras islas del Caribe de forma desproporcionada, mientras los jamaiquinos contribuyen muy poco a las causas del cambio climático.


Los puertos, la infraestructura urbana, la pesca, la salud pública, el turismo, la agricultura, entre otros, son vulnerables a los fenómenos meteorológicos extremos. ¿Cómo se puede solucionar? Las empresas jamaiquinas pueden añadir gran valor ambiental, social y económico adoptando parámetros de sostenibilidad, especialmente en los siguientes sectores:


1. El sector agrícola en Jamaica representa el 33 por ciento de la fuerza laboral. Si el sector continúa produciendo de modo tradicional, el país tendrá un 25 por ciento menos de tierra cultivable en 2050, según la University of West Indies Mona. Las estrategias de adaptación que se pueden llevar a cabo incluyen la capacitación de los agricultores en la reducción de los riesgos meteorológicos y el cultivo de cosechas de alto valor resistentes al clima. Las grandes empresas y multinacionales que dependen de las cadenas de suministro se podrían beneficiar de la sensibilización y capacitación para asegurar la sostenibilidad a largo plazo de los proveedores, la mayoría de los cuales son agricultores. Los bancos comerciales locales tienen la oportunidad de proporcionar financiamiento y garantías para invertir en el cambio de cultivos, la conservación de suelos, los sistemas de riego por goteo y la reforestación, por nombrar unos pocos.


2. Eficiencia energética: Jamaica ya está incubando y acelerando soluciones de bajo costo y emisiones tales como películas de control solar, techos frescos y sistemas de aire acondicionado eficientes. Operar un edificio en Jamaica es más caro que en cualquier otro país del mundo, por lo que las empresas y el gobierno podrían ahorrar mucho haciendo inversiones en infraestructura que incorporen la eficiencia energética desde el diseño del proyecto.


3. Energías renovables: Las inversiones en energía eólica, solar, hidroeléctrica y biomasa tienen potencial para aliviar los costos de electricidad en los que incurre el país—una barrera para el desarrollo económico.  Las energías renovables podrían reducir el costo de la electricidad promedio en un  67 por ciento, pasando de US$0,22 a US$0,07 por kWh en 2030, según el Jamaica Sustainable Energy Roadmap. Existe la posibilidad de que, con la voluntad política y el interés empresarial, Jamaica pueda satisfacer su demanda de electricidad exclusivamente con energías renovables. El informe del Worldwatch Institute sugiere que diez parques eólicos medianos podrían abastecer el 50 por ciento de las necesidades energéticas actuales del país. Otro 25 por ciento podría provenir de siete kilómetros cuadrados de paneles solares fotovoltaicos; y de la generación por biomasa un 10 por ciento más. Actualmente, pocos desarrolladores privados de energía se encuentran en Jamaica; pero los organismos multilaterales y los fondos de los donantes, como los Climate Investment Funds están bien posicionados para asociarse y tomar algunos de los riesgos.


4. El turismo en Jamaica representa el 30 por ciento del PIB, y su expansión es una fuente de empleo y el crecimiento del sector privado. Inversiones ambientalmente amigables incluyen cadenas de abastecimiento agrícola sostenibles, la incorporación de las energías renovables y la eficiencia energética en hoteles, restaurantes, barcos y otros establecimientos turísticos. Actualmente,  el BID está financiando en Kingston el primer hotel con certificación Leed con un aislamiento innovador y paneles solares para calentar el agua y minimizar su huella ambiental. El hotel tendrá un menor costo operativo y busca atraer a viajeros con conciencia ecológica. Se espera que este ejemplo sea un punto de inflexión en el sector para la nueva construcción en el turismo.


Los riesgos del cambio climático en el Caribe son claros. Así que vamos a centrarnos en la oportunidad para las empresas comprometidas y sostenibles para entrar en los mercados y prosperar. El lanzamiento de emprendimientos sostenibles en la agricultura, la eficiencia energética, las energías renovables y el turismo ofrecen varias alternativas.


*Esta columna fue publicada originalmente en el Blog “Negocios Sostenibles” del BID