Economía

Union would avoid arbitration with Ecopetrol
Sindicato evitaría arbitramento con Ecopetrol
Autor: Duván Vásquez
6 de Agosto de 2014


Ya se cumplió la duración de la convención colectiva suscrita en 2009, y desde el 14 de julio comenzó la negociación de un pliego de peticiones orientado, entre otras, a acabar con la tercerización laboral en la petrolera colombiana.


Luego de los primeros 20 días de la etapa de arreglo directo en los que no hubo un acuerdo, corre el cuarto día de prórroga de las negociaciones entre la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo (USO) y la compañía colombiana Ecopetrol, que deberán acordar una nueva convención colectiva antes del 22 de agosto cuando vence el plazo de negociación, según lo estipulado por ley.


Ante las negativas de los negociadores de la petrolera, los trabajadores afiliados a la USO realizaron ayer una jornada nacional de parálisis que duró 24 horas, en señal de protesta por la posición de Ecopetrol de no llegar a un acuerdo con el pliego de peticiones del sindicato.


De mantenerse la situación, el presidente de la USO, Edwin Castaño, indicó que se determinaría una de las dos opciones entre retirar el pliego de peticiones o convocar a una huelga nacional después que finalice el periodo de prórroga, porque no pedirán el tribunal de arbitramento, porque se estima que habría menos garantías a favor de los trabajadores.


Sin embargo, el sindicato espera que se acepten las peticiones en los que se solicita la modificación de 68 de los 173 artículos de la convención colectiva y se agreguen 50 puntos más, para un total de 223 acuerdos.


En los artículos que se esperan modificar son aquellos que deben ser actualizados por sentencias y leyes recientes. Es así que, por empleo, si la prima de vacaciones son 22 días, se piden 26. O si el comisariato y subsidios de alimentación son $11.000 se pretende que sean $16.000. Y hay otros que son netamente de incrementos salariales.


Los puntos nuevos son, entre ellos, la finalización y reversión de contratos, como el caso de que en el 2016 vence el acuerdo entre Ecopetrol y Pacific Rubiales; y se pedirá que se revierta Campo Rubiales para que sea la misma petrolera colombiana la que se encargue de su producción.


Además, se exige en el pliego de peticiones que se elimine la tercerización laboral para que se reconozca el papel de más de 40.000 trabajadores subcontratados que no acceden a las mismas garantías de los 2.300 sindicalizados que pertenecen a Ecopetrol y que sí están vinculados directamente.


“Nosotros tenemos una escala salarial, pero el que entra como contratista entra con escalas más bajas. Tenemos un plan de vivienda, servicios de salud que son prestados directamente por Ecopetrol o primas de antigüedad. Estos compañeros cumplen diez, quince o 20 años y nunca reciben por parte de sus empleos contratistas una bonificación”, aseguró Castaño.



Opciones en la negociación

Héctor Vásquez, especialista Laboral de la Escuela Nacional Sindical (ENS), explicó que las convenciones colectivas generalmente se pactan a dos años. Sin embargo, el acuerdo entre la USO y Ecopetrol fue de cinco años.


Luego de ese tiempo, se presenta un nuevo pliego de peticiones y se inicia la etapa de la negociación del mismo que son 20 días hábiles prorrogables por otros 20 días, en los que se espera que las partes nuevamente se pongan de acuerdo con una nueva convención colectiva.


Cuando no hay acuerdo, están las posibilidades de la convocatoria de un tribunal de arbitramento (que se convoca por los mismos trabajadores), la realización de una huelga o el retiro del pliego.


En el caso de la huelga, según Vásquez, la USO tendría dificultades legales para convocarla, porque debe ser un sindicato mayoritario y este tiene menos de 4.000 empleados de los 9.000 trabajadores directos de Ecopetrol.


El tribunal de arbitramento se conforma por un árbitro nombrado por el sindicato, la empresa elige otro y entre ambas partes escogen un tercer árbitro. Si no se ponen de acuerdo, pues el árbitro tercero lo nombra el Ministerio de Trabajo, de una lista que hay previamente inscrita. Y la decisión de ese tribunal se llama laudo arbitral y tiene la misma validez legal que una convención.


La otra opción es el retiro del pliego de peticiones, porque el que tiene la facultad de iniciar un conflicto es el sindicato a través de la presentación del mismo. Entonces puede darlo por terminado, retirándolo en cualquier momento. En ese caso, la convención se prorroga por otros seis meses para iniciar otra negociación.