Mundo deportivo

Justice for All
Justicia para todos
Autor: Jonny Andr閟 Sampedro
27 de Julio de 2014


Pese a ser preferiblemente un evento de car醕ter recreativo y familiar, el Cl醩ico Nacional de Ciclismo Infantil, que organiza el Peri骴ico EL MUNDO, tiene su parte reglamentaria y competitiva.


Foto: EL MUNDO 

Varios son los jueces que brindarán el orden en este evento, por lo que la competencia es lo más transparente posible. 

Ardua, larga y extensiva será la jornada de los jueces que estarán en el Clásico Nacional de Ciclismo Infantil, que organiza el Periódico EL MUNDO, quienes velarán porque todo funcione de forma reglamentaria y los niños y familiares tengan un veredicto justo en las competencias.


Serán cerca de 50 hombres que desde las 6:00 a.m. estarán presentes en los alrededores del Edificio Inteligente, controlando las  carreras que se disputarán, “para garantizar a los niños un resultado favorable”, dice Javier Ríos, gerente de la Liga Antioqueña de Ciclismo, quien cada año asume este reto con toda la seriedad del caso, “por eso no vamos con jueces juveniles, sino con jueces experimentados, como lo venimos haciendo desde hace 20 años”.


La dinámica será clara. Parte de ellos evaluarán una de las carreras y luego entrará otro grupo de colegiados a arbitrar la siguiente, así se la pasarán toda la mañana y tarde, llevando las estadísticas, respondiendo al transcurso de ellas desde la mesa, exigiendo que los jóvenes ciclistas circulen por las calles que están destinadas, que todos partan desde el mismo lugar y que lo hagan al mismo tiempo, obviamente con su respectivo orden.


“Si el niño o la niña lleva una bicicleta de cross, debe competir en una de estas competencias. Lo mismo para quienes llevan bicicleta de carreras o todo terreno, con el fin que ningún niño saque ventaja por esta situación”, acuña Javier Ríos, quien prosigue: “Todo esto lo podemos garantizar nosotros gracias a la intervención de la Policía, de los agentes de Tránsito y del personal de apoyo y logística, sino, este gran evento no sería viable, porque aquí hay una sinergia entre todos”.


Y es que para Ríos el Clásico Nacional de Ciclismo Infantil, además de ser un evento especial en la ciudad, es algo que no ha visto en otras latitudes y posiblemente sea único en el mundo.


“Estoy seguro que en muchos países no se ve esto y yo diría que es exclusivo de nuestra ciudad, por eso siempre he creído que este evento puede entrar fácilmente al libro de los Guinness Records”, manifiesta Ríos, quien tiene su categoría especial.


“Me causa mucha admiración, la categoría que abarca a los niños de tres a cinco años, porque me parece espectacular y conmovedor ver a los padres corriendo y arrastrando a sus hijos en los cochecitos, pero la que más me causa alegría es la de los chicos en condición de discapacidad, quienes también tienen su espacio y disfrutan de él”, puntualiza Javier Ríos. 



Ojo al reglamento

Estas son las principales reglas que imperan en el Clásico Nacional de Ciclismo Infantil, téngalas muy presente para que cumpla con un adecuado desempeño y permita que los demás también disfruten el evento.


-El Clásico Nacional de Ciclismo Infantil no es una competencia de contacto, sino de velocidad y habilidad, por lo que no se permite el contacto físico entre los participantes.


-El comisario director es la autoridad final de cualquier competencia y tiene derecho de excluir a cualquier competidor o a sus padres o acompañantes por violar las reglas.


-Únicamente pueden competir los niños inscritos y si una carrera es suspendida por los oficiales antes de su conclusión, los participantes que compiten deben devolverse y volver a iniciar.


-Si un corredor se cae de su bicicleta durante la carrera, su responsabilidad es hacerse a un lado y quitar la bicicleta de la pista. Si un corredor no puede o no se levanta después de una caída, solo podrá moverlo el personal médico del evento.


-El participante que se presente a la salida sin la indumentaria requerida o sin estar listo, será retirado, pues no se puede detener la competencia, para que lo preparen.


-El participante que no se presente al llamado de salida, no podrá participar en otra categoría, a menos que esta sea con niños y niñas de mayor edad. 


-Las decisiones de los jefes son inapelables y serán consideradas como infracciones: las agresiones verbales o físicas, desacatar las órdenes, salirse del trazado para tratar de acortar camino y estrellar o atropellar a los demás participantes.