Nacional

The match report left contradictions
El reporte del partido dejó contradicciones
30 de Junio de 2014


Al cierre de esta edición, las autoridades aún no tenían un reporte que diera cuenta de los motivos por los que murieron varias personas en el país.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Los lugares que más inconvenientes presentaron fueron la Costa Atlántica, Valle, Antioquia y Bogotá.

Redacción EL MUNDO, EFE


Las muertes ocurridas el sábado en Bogotá tras el partido entre Colombia y Uruguay, enfrentaron a las autoridades distritales con la Policía Nacional, porque se  presentaron dos balances distintos, con versiones contradictorias y diferencia en las cifras.


El primero en pronunciarse fue el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien aseguró que ocho personas murieron en la ciudad por la celebración de la clasificación a cuartos de final del combinado nacional, que ganó 2-0 a los uruguayos.


Más tarde, el secretario encargado de Salud de Bogotá, Giovanni Rubiano, aseguró que ocho personas fallecieron por heridas con arma blanca, arma de fuego o traumas contundentes, aunque puntualizó que “hay que confirmar si las muertes se dieron como consecuencia de la celebración del partido de Colombia”.


El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, el general Humberto Guatibonza, salió al paso para asegurar que “el balance fue bastante positivo”, contradiciendo al propio Petro quien había afirmado que fue “muy malo”.


Guatibonza dijo que el sábado se presentaron cuatro asesinatos en la capital, en lugar de ocho, pero aseguró que sucedieron en hechos diferentes al festejo: una discusión familiar, un ajuste de cuentas, un atraco y uno perpetrado por sicarios.


“No tienen nada que ver con la celebración del partido de Colombia”, aseguró el comandante policial. Ante estas declaraciones, Petro amplió detalles sobre las muertes y profundizó la contradicción entre las dos versiones.


Según el alcalde, entre las 5:00 p.m. del sábado, hora en la que terminó el partido, hasta las 6:00 a.m. del domingo, 150 personas resultaron heridas: 56 de ellas por arma blanca, de las que seis murieron, y siete por arma de fuego, de las que dos perdieron la vida.


Parte del reporte


Las autoridades reportaron que en el país se incautaron 361 botellas de licor y 323 personas violaron la ley seca.


Asimismo, los lugares que más presentaron inconvenientes fueron Cartagena, donde resultaron 119 personas heridas; Pereira, con diez riñas y 30 motocicletas inmovilizadas por infringir la restricción del parrillero hombre.