Columnistas

Respeto, prosperidad, paz. Vote por Santos
Autor: Bernardo Trujillo Calle
14 de Junio de 2014


Festinar un triunfo político como lo hizo el candidato Zuluaga en la primera vuelta, es celebrar la incertidumbre. El estallido de júbilo se oyó a leguas y parecía que con él se confirmaría el derecho a recibir la credencial de presidente.

Festinar un triunfo político como lo hizo el candidato Zuluaga en la primera vuelta, es celebrar la incertidumbre. El estallido de júbilo se oyó a leguas y parecía que con él se confirmaría el derecho a recibir la credencial de presidente. Pero no.  Fue prematuro el entusiasmo y ahora que el Presidente Santos va emparejado en las encuestas, la recomendación que hacemos a los amigos es tomar las cosas con calma, pero redoblar el trabajo para asegurar la reelección que es tanto como garantizar una paz definitiva para el país. El mensaje tranquilo de la campaña Santos le ha infundido ánimos y seguridad a los ciudadanos que han percibido cómo la voluminosa obra social de este gobierno está transformando como nunca el país. Billonarias inversiones en infraestructura, en educación, en seguridad, en salud, en atención a la niñez y a la vejez, en empleo, en reducción de la pobreza, casas gratuitas para los más pobres y para ser adquiridas con el canon de arriendo para millones más, dobles calzadas, reactivación de la navegabilidad del Río Magdalena, en fin, billones invertidos en una real transformación del país es lo que nos espera con la reelección del Presidente Santos.


A lo anterior se suma que las bancadas de la Unidad Nacional al Congreso, Asambleas y Concejos han tomado conciencia de la importancia de trabajar sin interrupción por acercar el electorado a esta campaña, que dicho sea de paso, en los últimos días ha recibido una avalancha de adhesiones de todos los partidos y estratos que van a trabajar por conseguir la paz que es lo más importante y definitivo en estos momentos para el país. El expresidente Belisario Betancur, los sindicatos, los intelectuales, la candidata del Polo Democrático Clara López, los artistas, la juventud, los indígenas, la mayoría de los seguidores de Peñalosa, el Directorio Conservador de Antioquia, la izquierda en su mejor representación –Carlos Gaviria, Claudia López etc-, es decir, la auténtica Unidad de la Nación en torno a un proyecto que pretende acabar civilizadamente la guerra inmemorial.  Porque los colombianos nos estremecemos de sólo pensar en un gobierno que empiece por patear la Mesa de La Habana y proclame el regreso de la fusilería y las bombas, de los falsos positivos y el espionaje indiscriminado.


Los colombianos tenemos la mala costumbre de volvernos predicadores de aquello que nos llama la atención. Yo, claro, no escapo a la regla y a menudo trato de hablar sobre política que es tanto como llover sobre mojado. Qué más podría yo decirle a un dirigente de mi partido, que en momentos cruciales como éste, su lugar está en la avanzada de la contienda, defendiendo lo que nos queda de democracia y de respeto por las personas.  He visto pasar elecciones y gobiernos, desde los más sensibles y democráticos, hasta los más intolerantes y represivos y temo que estemos en el punto preciso de decidir mañana por cual de estos modelos vamos a votar.  ¿Votar por el Zorro?  Imposible.  Oscar Iván Zuluaga ha escogido el símbolo de su campaña, identificándose con este mamífero astuto, taimado, ladino, pícaro, tramposo y diez calificativos más, tal como lo define Federico Carlos Sainz de Robles en su diccionario de Sinónimos y Antónimos, nada honrosos, por supuesto, pero ha sido su gusto y voluntad.  Y a fe que le ha hecho honor a esta marca exclusiva de su campaña rodeándola de espías y difamadores.  Mañana veremos si la astucia se impone sobre la decencia y si la intolerancia vale más que la democracia.  Santos es un estadista formado en las luchas por las libertades públicas y ha hecho un gobierno incluyente, sin sectarismos con todos los partidos y pensamientos políticos.  Por eso lo están acompañando hombres y mujeres de izquierda y derecha, lo mismo que gente sin partido a quienes les interesa más vivir en paz que cualquiera otra cosa.  ¿Cuatro años de gobierno del Zorro? Jamás.  


___________


Dice Zuluaga que aquí no hay conflicto ¿Entonces hace medio siglo estamos viviendo unos juegos florales? No hay derecho a engañar el país.  Zuluaga no es serio, ni confiable


__________


También el ELN entró en conversaciones de paz.  Era lo que hacía falta.