Economía

Power struggle, beyond Isagen
Lucha energética, más allá de Isagén
Autor: Duván Vásquez
10 de Junio de 2014


Luego del retiro por parte del Consejo de Estado de las medidas cautelares que lo suspendieron provisionalmente, el proceso de enajenación de la generadora continúa su curso ante el apetito inversionista.


economia@elmundo.com


@duvanandvasquez


El mercado de la generación de energía eléctrica es un negocio que atrae a los siete grupos de inversionistas estratégicos, que desean hacerse del control accionario de la generadora Isagén, en la cual el 57,61 % de las acciones pertenecen al Estado.


Este interés parte no solo por obtener una empresa que permita afianzar el negocio eléctrico sino que abre las posibilidades para hacer una incursión en el abastecimiento de la electricidad para regiones de Suramérica y Centroamérica.


Isagén tiene una capacidad de generación de más del 16 % de la energía demandada en el país, lo que permitirá la expansión energética de cualquiera de los inversionistas estratégicos, ya que tiene como siete proyectos importantes por desarrollar y al final del año entraría en operación Hidrosogamoso, que sería la hidroeléctrica más grande de la compañía.


En ese sentido, Helber Castaño, asistente de Operación y Mantenimiento de la Central San Carlos y secretario General de Sintraisagén, sindicato que está en contra de la venta de la generadora, indicó que Isagén “no tiene problemas con las plantas y las más viejas se están modernizando. Por lo cual, es completamente madura en el sector energético y eso es muy atrayente para cualquier organización que quiera invertir”.


Así coincide Rodrigo Toro, exgerente Financiero de la generadora y mandatario de Dueños de Isagén, colectivo de trabajadores, extrabajadores y pensionados que quiere comprar la compañía, quien aseguró que “se está mirando ese negocio de Isagén con la conexión en todo Latinoamérica desde la Patagonia hasta California con toda la interconexión que se está adelantando con Panamá para conectar a Suramérica con Centroamérica”.


Por eso, según Toro, es un activo estratégico, y más que el negocio en Colombia donde la demanda y la oferta está satisfecha, se mira con ella hacia futuro, porque con la capacidad y experiencia que tiene Isagén en generación, y con los nuevos proyectos que operarán, el inversionista podrá suministrar energía en el concierto internacional eléctrico.


Tanto así que este activo, calculado en algo más de $5 billones, podría ser comprada en el doble del precio en el que está tasada, con una oferta de alrededor de los $10 billones, de acuerdo con los análisis del exgerente Financiero de Isagén.


Aunque no se ha dicho cuándo se reactiva el cronograma de la enajenación de Isagén, ya hay firmas que presentaron su interés y están a la espera de la precalificación: Duke Energy-Grupo Empresarial, Duke Energy, China Haudian Corporation, Generco S.A.-Grupo Empresarial, Gas Natural SGD-Grupo Empresarial, Empresa de Energía de Bogotá S.A. (EEB) y Consorcio Cemig-EPM.


Estos siete inversionistas estratégicos son los que se harán del control accionario de la tercera generadora de energía del país. Por eso, Rubén Darío Cruz, director de Innovación del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico (Cidet), manifestó que la ganadora de la puja obtendrá un activo del sector que atiende fundamentalmente a los usuarios industriales y con posibilidades de exportación.


“Con el cambio de Gobierno en Panamá, hay la expectativa de que la interconexión se destrabe porque estuvo congelado el año pasado. Entonces, se abre un mercado muy grande para que la energía colombiana con los eventuales excedentes de energía de los grandes proyectos hidroeléctricos, que se dan cuando las condiciones hidrológicas son muy buenas y está lloviendo mucho, no se puedan acumular más allá de la capacidad de los embalses y permita vender a todo Centroamérica interconectándose con Panamá, e incluso sería posible exportar energía a México”, dijo Cruz.


Este es un buen motivo por el cual la EEB mantiene el interés en la generadora y ha puesto una tutela para contrarrestar las condiciones de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que les impuso para evitar el oligopolio del sector, ya que ningún agente del mercado puede superar una cuarta parte de la generación.


La misma razón estimula a EPM para asociarse con la brasilera Cemig, consorcio con el que irán a la puja sin violar el límite de la generación, ya que la antioqueña participa con más del 23 % y tiene cerca del 13 % de las acciones de Isagén. Sin embargo, ya ha tramitado el proceso para desinvertir en la compañía en caso de no ganar el control accionario.



Acciones contra la venta

Después de que el Consejo de Estado reactivó el proceso de venta de Isagén y dejó sin validez las medidas cautelares de suspensión provisional que solicitó la Red de Justicia Tributaria, Sintraisagén anunció que instaurará pronto una Acción de Tutela que obligue al Alto Tribunal a que nuevamente revise el caso de la Demanda de Nulidad que argumenta que hubo una violación del Marco Fiscal de Mediano Plazo, porque el Gobierno no habría anunciado la enajenación de ese activo.


Así mismo, Dueños de Isagén,  que sí le interesa que se venda la empresa, envió el “viernes pasado unos memoriales al Consejo de Estado y al Tribunal Administrativo de Cundinamarca, recordándoles sobre las acciones legales interpuestas y que adicionalmente solicitan un pronunciamiento, nuevamente, frente a la Acción Popular y las medidas cautelares solicitadas para estudiar a fondo a limitación al Sector Solidario que impone el Decreto 1609”, aseguró el mandatario de la colectividad, Rodrigo Toro.