Columnistas

A retomar el rumbo - El Metro y C醨denas
Autor: Alberto Maya Restrepo
9 de Junio de 2014


Los resultados del pasado 25 de mayo muestran que el 75% de los votantes no queremos m醩 Santos...

almayres@yahoo.com


Los resultados del pasado 25 de mayo muestran que el 75% de los votantes no queremos más Santos porque no se puede reelegir a un mentiroso que llegó al poder diciendo ser y sentir lo que no era, a alguien que se ha burlado de ingenuos electores a quienes otra vez busca enredar.


¿Cómo dejarlo en el cargo si perdió su credibilidad y desgastó su gobernabilidad dados los numerosos paros y protestas de maestros, estudiantes, jueces, sector agrario en general, cafeteros, arroceros, transportadores, etc.? ¿Cómo confiar en quien esas manifestaciones las arregla a punta de dádivas que no son más que mermelada de hoy y más pobreza para después?


No hay razón para reelegir a quien se ha apoderado políticamente del noble propósito de la paz. A nadie admite Santos para debatir sobre el proceso de conversaciones en Cuba porque eso es “su” secreto entre compadres. Los colombianos no vamos a entregarle a Santos un cheque en blanco para que, con las Farc, lo llene por el monto que quiera y en la fecha que le venga en gana.


Santos engaña al decir que el asunto va a ser el de escoger entre la paz y la guerra. No señor; el asunto será entre “su” paz electorera y con impunidad y una política de Estado que incluya la paz como bien supremo pero apoyada en planes serios de educación, salud, agricultura, justicia, infraestructura, etc.; o sea, escoger entre “su” paz amañada, sin propuestas de sustentación, o la vía hacia la paz integral y sostenible. Santos está intelectualmente secuestrado por las Farc, quienes le hacen campaña con apoyo y bajo dictados de sus amigos castro-chavistas, así que si se opta por Santos es dar la bienvenida y el perdón irrestricto a las Farc, entregándonos al socialismo del Siglo XXI.


Miren algunos del combo que apoya a Santos: el bravero Vargas Lleras; el más que controvertido Petro y sus seguidores; Gabriel Silva L. el “don nadie” (según Fabio Echeverry C., y así me luce) y César Gaviria, quien, por carecer de argumentos, se llena la boca con epítetos y términos agrios contra Álvaro Uribe V.


El próximo domingo 15 de junio será la cita en las urnas para hacer que el país retome el rumbo que, ya se demostró, es el que en verdad queremos los colombianos. Así, la sana opción para Colombia es la que encarna Óscar Iván Zuluaga.


 


* * * * *


 


El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santa María, debe invertir los restos que le queden de antioqueño en aprobar la participación económica de la nación, de su ministerio, en las obras de construcción del tranvía por la carrera 80 de Medellín, proyecto que está muy avanzado, hasta el punto de que el Metro tiene ya más de 5.200 planos de detalles de obra, o sea, no hay ninguna otra obra propuesta de transporte masivo en Colombia que tenga tal significativo avance en sus planes. Esa obra cuenta con el visto bueno de la ministra de Transporte y miembros de la junta directiva de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá Limitada – Metro de Medellín.


El municipio de Medellín tiene “congelados”, hasta el 31 de julio de este año, 300.000 millones de pesos para empezar esos trabajos, pero irresponsable sería iniciar con esa suma una obra que, después, por falta de los compromisos y recursos provenientes del ministerio de hacienda, haya que parar en seco.


El Metro con sus propios recursos hizo la extensión de la línea Metro y su operación hacia el sur del Valle de Aburrá, sin dejar, por ello, de atender cumplidamente la deuda que trae desde sus inicios. Además, la nación está auxiliando económicamente a varias ciudades del país para que paguen los gastos de funcionamiento de sus deficitarios sistemas de transporte masivo, dádiva que el Metro de Medellín no requiere.


El tranvía por la carrera 80 hay que hacerlo y por eso se apela al buen sentido de Cárdenas Santa María para que “desatranque” financieramente esa obra tan necesaria y bien concebida y diseñada.