Economía

Family businesses with clear accounting
Negocios familiares con las cuentas claras
5 de Mayo de 2014


Las mipymes familiares como su nombre lo indica, están conformadas básicamente por los integrantes de una familia, y es, según economistas, como una acción de emprendimiento permanente que tiene como principal objetivo la subsistencia familiar.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Según Fenalco, las empresas familiares son aquellas compañías en las cuales una o varias familias de la misma fuente genealógica, disfrutan de su control accionario y el manejo administrativo de la misma.

Redacción Economía 


El 70 % de las empresas colombianas pertenece a sociedades de familia, convirtiéndose, según la Superintendencia de Sociedades, en las compañías que aportan entre el 45 % y 70 % del Producto Interno Bruto (PIB). 


Este tipo de sociedades hacen parte del desarrollo económico y social del país, por lo que de su sostenibilidad y buen funcionamiento depende gran parte de la industria.


El 89 % de las empresas familiares no posee planes de sucesión para el momento en el que requerirán hacer cambio del ejecutivo principal.  De estas compañías, alrededor del 79 % no tiene documentada la forma ni los procedimientos necesarios para la selección de un sucesor, ya sea este un familiar o un tercero. Por esta razón, solo el 30 % de las empresas familiares sobrevive al primer cambio generacional y tan solo del 8 % al 10 % llega a la tercera generación.


De acuerdo con el abogado Édgar Suárez, experto en direccionamiento empresarial y empresas de familia, para que estas empresas puedan definir su propio esquema de gobernabilidad corporativa, es necesario adoptar instrumentos y mecanismos que le permitan a las empresas ser transparentes, eficientes, honestas y sostenibles. 


Asimismo, agregó que los principales beneficios de un buen gobierno corporativo están asociados a la generación de confianza, el mejoramiento de la relación entre los actores internos y externos de la organización y fortalecimiento de la estructura de control y toma de decisiones.


“La forma de dirigir, controlar y asignar responsabilidades dentro de la empresa, define la gobernabilidad corporativa, que en ocasiones se ve influenciada por los constantes cambios de la economía global y el público al que se dirigen las organizaciones. Con el tiempo, la globalización ha exigido mayor competitividad y complejidad en la dirección de las organizaciones, con requerimientos que traspasan la línea del cumplimiento de reglas y normas de conductas habituales, sino que por el contrario exigen un mayor compromiso con el funcionamiento y dirección de funciones e inversiones”, indicó Suárez. 


El experto en direccionamiento empresarial y empresas de familia, señaló además que la transparencia, la eficiencia y la honestidad son los principales valores que se evidencian gracias a las nuevas tendencias que plantea el desarrollo corporativo actual, permitiendo que las personas y otras compañías que se relacionan tengan claro qué tipo de reglas están establecidas, manteniendo excelentes y productivas relaciones.


Cuando se escucha hablar de empresas familiares, es usual pensar en empresas pequeñas y poco representativas, tanto en la economía mundial como en Colombia, sin embargo, estas son algunas de las empresas familiares que existen, Wall-Mart, Ford Motor Co, Koch Industries, Samsung, LG Group, Hyundai Motor, Banco Santander, Zara, Postobón, Grupo Éxito, Grupo Nutresa, Alpina, Carvajal, Tiendas Olímpica, Alkosto, K-tronix, El Corral, Corona, Sodimac, Colchones Spring, Calzatodo, Harinas El Lobo y Alquería.



Gobierno corporativo

Dentro de toda empresa debe haber normas y políticas de cumplimiento preestablecidas, con las que seguramente se ha regido desde la creación de su compañía, sin embargo dentro de los procesos y los resultados de la empresa se alcanza a percibir que es necesario reajustar y renovar internamente algunos factores que beneficiarían la organización.


De acuerdo con Suárez, se puede comenzar haciendo un diagnóstico acerca del gobierno corporativo actual, preguntándose por aspectos como: conocimiento de accionistas acerca de sus derechos y obligaciones, eficiencia y evaluación de la junta directiva, aplicación del código de buen gobierno, medición y evaluación de temas de gobernabilidad, control y valoración de funciones de los ejecutivos principales, políticas de prevención y manejo de conflictos, procesos de selección de personal, entre otros aspectos que hacen parte de la visión general de un buen gobierno corporativo.


Luego de evaluar a profundidad  la empresa y hacer una autoevaluación de las acciones que se generan dentro de ella, es fácil poder identificar cada uno de los procesos que se han desarrollado y así evidenciar cuáles se deben replantear o reforzar.