Mundo deportivo

Antioquia’a archery, with a new direction
Tiro antioqueño, con nueva dirección
Autor: Merllyn Álvarez Hincapie
5 de Abril de 2014


Alegría, formalidad, experiencia, ánimos, ganas, disposición, respeto y sobre todo mucha amabilidad fue lo que reflejó en nuestra visita el entrenador Jorge Millán, quien lleva una semana en la ciudad.


Foto: Angela Patricia Zapata 

Jorge Millán también practicó deportes como el fútbol y el baloncesto, pero como hobby, nunca de forma competitiva.

Desde La Habana, Cuba, llegó el entrenador Jorge Antonio Millán Fernández para dirigir a los varones que conforman la selección Antioquia de arco recurvo.


Este tirador, de 47 años, arribó a la Capital de la Montaña con un solo objetivo: lograr que estos jóvenes estén en el mismo nivel deportivo que actualmente demuestran las damas.


Jorge Antonio Millán practica el tiro con arco desde que estaba en el colegio, pero lo hacía de manera recreativa. Sin embargo se enamoró de esta disciplina y la empezó a practicar de forma competitiva. Desde 1987 aproximadamente se dedica a entrenar a los jóvenes tiradores. En 1995 inició a entrenar a la selección de su país.


Su llegada a Medellín se dio después de varios intentos. La Federación estaba interesada en contar con este entrenador cubano y desde hace algún tiempo lo contactó, pero no fue posible. Ahora, el sueño se hizo realidad. “La selección de Colombia siempre tuvo la intención de contar conmigo, lo que pasó fue que yo tenía muchos compromisos con la selección nacional de Cuba, tenía competencias importantes que me impedían que se concretara esa opción. Ahora, libre de esos compromisos accedí a la petición que me hizo la Liga y en este momento me encuentro cumpliendo con el nuevo compromiso”, explicó el entrenador, quien fue campeón nacional de Cuba en 1984.


Antes de llegar a su nuevo grupo, Jorge ya conocía algo de los que ahora son sus dirigidos. “Conocía al equipo femenino, uno de los mejores del continente y tenía ese referente. En los varones tuve la oportunidad de observar figuras importantes”. 


“Me dieron una tarea que considero que es importante y es fortalecer el desarrollo de deportistas que vienen en crecimiento. Ya identifiqué algunos problemas individuales, estamos en la etapa de conocerlos y empezar a trabajar para superar las dificultades que tengan”, agregó el amante a la lectura y la investigación de nuevas técnicas y actualidad del tiro con arco.


Millán confesó que “considero que hay buen potencial, gran calidad humana para afrontar las competencias”. 


De los tiradores cubanos y los colombianos expresó que “por lo general el trabajo técnico es casi siempre el mismo en este deporte, por eso se asemejan. Los colombianos han demostrado entrega y disciplina, eso los caracteriza”.


Muy bien recibido


Los tiradores antioqueños recibieron de muy buena forma al nuevo entrenador. Todos están llenos de expectativas y esperan aprender mucho de él. Así lo confirmó el joven Robinson Álvarez: “su llegada fue muy buena. Como entrenador se ve que sabe mucho y es una persona que te motiva mucho para que logres hacer las cosas con más actitud, a disfrutar lo que se está haciendo”.


Robinson manifestó que “de pronto, al principio, el cambio de entrenador puede ser duro, pero después de conocerlo veo a todos muy motivados, contentos y con muchas expectativas. En tan poco tiempo que llevamos con él vemos que las cosas pueden salir muy bien. Solo queda seguir trabajando y esperar muy buenos resultados”.



Un gran aporte

El entrenador de tiro con arco Ángel Barrios dio su opinión sobre la llegada del cubano a la Liga, confesando que este hará un gran aporte no solo a los deportistas, sino también a los demás técnicos.


“Jorge llega a fortalecer el equipo técnico que se había desbaratado con la salida de Julián García. Iniciamos repartiendo las cargas, el equipo masculino recurvo, que tenía problemas con el rendimiento, estará bajo su cargo y sabemos que nos dará una mano muy grande con ellos”, detalló Barrios.


El antioqueño confesó que “como equipo de trabajo aprovecharemos mucho su estadía y estoy seguro que aprenderemos mucho mutuamente”.