Columnistas

71.000 millones a la basura
Autor: Carlos Cadena Gaitán
10 de Marzo de 2014


Arrancaron la semana pasada las cuatro obras más “pesadas” del proyecto de valorización, lo cual asegura que El Poblado seguirá avanzando con paso firme, hacia convertirse en el barrio más insostenible del país.

@cadenagaitan


Arrancaron la semana pasada las cuatro obras más “pesadas” del proyecto de valorización, lo cual asegura que El Poblado seguirá avanzando con paso firme, hacia convertirse en el barrio más insostenible del país. 


Mientras cientos de ciudades en los cinco continentes están tumbando (¡si, literalmente tumbando!) los pasos a desnivel que estaban ahogando su calidad de vida, mientras los lideres urbanos del planeta le están apostando de frente a construir ciudades para la gente, y no para los carros, aquí en la “ciudad más innovadora” del mundo, seguimos construyendo nuevos pasos a desnivel. ¿Quién me explica?


La publicidad es magnífica. Muestra imágenes hermosas de nuevos puentes adornando nuevas vías. Nunca hay carros (pero tampoco peatones, y mucho menos ciclistas); siempre hay un cielo azul y un sol radiante. El público desprevenido piensa que “seguramente ahora si se va a solucionar tanta congestión vial”. Sin embargo, esa publicidad efectiva ignora un detalle clave: hace décadas ya sabemos que esa estrategia (famosa durante los 60’s) simplemente no funciona. Expandir vías para buscar solucionar congestión, sólo termina por inducir más tráfico; la evidencia científica es irrefutable.


Lo más doloroso, en la ciudad más desigual del tercer país más desigual de Latinoamérica, es que estas cuatro nuevas obras complementan las otras cinco obras ya terminadas y dos en ejecución por el Fonvalmed, que en conjunto suman 71.000 millones de pesos en expansión vial. ¿Preparados para lo que sigue? Ahí les va: ¡los restantes quince proyectos planeados por Fonvalmed para este cuatrienio requerirán una inversión adicional de 300.000 millones de pesos! Sí, todos esos proyectos serán de expansión vial. Ninguno incluye infraestructura para el ciclista, ninguno está destinado a generar alternativas seguras y cómodas para que nuestra única opción de movilidad no sea la total adicción al carro.


El director del Fonvalmed insiste en que las obras de expansión vial para el “rey carro” son obras para el bienestar de los ciudadanos; que disminuirán los tiempos de recorrido, que habrá menos consumo de combustible, que mejorará la calidad de vida. Señor Luis Alberto García, permítame contarle: nada de eso es cierto. Si quiere promover calidad de vida urbana desde la movilidad, es fácil: generemos alternativas cómodas, seguras, convenientes para que los medellinenses prefiramos el transporte colectivo y no-motorizado. Es más queridos lectores, desde ya les ofrezco mi predicción. Luego del caos que caracterizará la construcción de estos espejismos, los “beneficios” en tiempos de recorrido y consumo de combustible no durarán más de 1 año y medio. Después de ese tiempo, los tacos volverán a las mismas áreas y empeorarán, confirmado.


Con lo que valen estos cuatro pasos a desnivel en El Poblado, podríamos construir más de 60 kilómetros de ciclorruta de buena calidad. Con menos de un 1% de lo que valen, podríamos terminar la ciclorruta de la 65 que conecta el Parque Juanes de la Paz con el aeropuerto. Esa ciclorruta clave tenía 3 mil millones asignados el año pasado, pero curiosamente este año los perdió. Bueno, no soñemos tanto, yo le he sugerido al director del Fonvalmed que nos incluya unas ciclorrutas en estas obras millonarias, que mínimamente nos regale unas líneas de pintura, que no salen tan caras; unas ‘líneas de vida’ como esas las podríamos convertir en un proyecto piloto en el marco del plan de manejo de tránsito, durante los 18 meses de construcción. Todavía no me responde.


¡Ah! Se me olvidaba algo. Amigos de El Poblado: como esas obras son por valorización, las cuentas de cobro empezarán a llegar a sus casas a partir del próximo semestre.