Columnistas

De masacres, secuestros y..
Autor: Abelardo Ospina López
21 de Enero de 2014


Los datos que documentos recientes exhiben sobre desastres originados en la guerra, son tristes y macabros:
“Entre 1958 y 2012, los muertos fueron: 40.717 combatientes y 177.307 civiles.


Los datos que documentos recientes exhiben sobre desastres originados en la guerra, son tristes y macabros:


“Entre 1958 y 2012, los muertos fueron: 40.717 combatientes y 177.307 civiles. Los asesinatos entre 1981 y 2012, 150.000 y responsables de ellos, la guerrilla, la fuerza pública, paramilitares….Y secuestraos, 24.482”. Evelio Ramirez en “El desastre que hemos vivido”. EL MUNDO 1/VIII/2013.


Las transformaciones experimentadas por afrocolombianos e indígenas tienen dimensión particular: las afectaciones de la guerra, son alarmantes. 102 pueblos indígenas se encuentran en riesgo de desaparecer y según informe de Desarrollo Humano de las Naciones Humanas, el desplazamiento forzado, es de 45.630 de afro colombianos. Estamos de acuerdo con quienes afirman: “mientras el país no tenga unas condiciones mínimas de equidad y de justicia, no se puede pensar en una paz sostenible y duradera”. Claro sí, el conflicto armado ha afectado más a unos que otros, con inmensos prejuicios emocionales y sicológicos.


Y en otro campo, para evitar momentos hostiles entre Managua y Bogotá, bueno que ambos gobiernos asuman diálogo directo que nos evite “malos entendimientos” en momentos venideros.


“Las desigualdades y la ausencia de Estado, han nutrido este conflicto. También ha contribuido la brecha entre lo rural y lo urbano. Los negocios ilegales y  el cultivo de coca, han mostrado su protagonismo. Una economía ilícita, sólo puede florecer en el conflicto”.  Frabrizio Hochschild, representante de Naciones Unidas, en entrevista para El Colombiano, de Junio 5/2013.


“…apoyamos este proceso -de diálogos de paz- porque es serio y merece el respaldo internacional. No es solamente responsabilidad de los que están en La Habana: es una responsabilidad de todos”.


Simpática esta cuasi nueva. Por orden del Papa Francisco, basado en “la corrupción dentro del Vaticano, el pontífice anunció “nuevas medidas para la  prevención y lucha contra el blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva”. El Espectador 9/VIII/2013. Y también contra la vieja y reciente pedofilia…


Rendimos excusas porque, después de los años- a estas alturas del siglo XXI - traslademos los vocablos con que el Diccionario de la Real Academia de nuestra lengua, define masacre: “carnicería, matanza en masa”, esto es, asesinar, matar con suma crueldad  y secuestro, “retención indebida de una persona para exigirle dinero por su rescate”, u otros fines.


¡Cuándo tendremos cielo de estrellas rutilantes sobre el territorio colombiano, que sólo muestren paz, equidad, transparencia y trabajo ciudadano!


Dios de los colombianos. En tus manos seguiremos confiando la suerte presente y futura de nuestro pueblo.