Economía

Government will seek tax to replace the 4x1,000
Gobierno buscará impuesto para reemplazar el 4x1.000
Autor: Katherine Giraldo Zuluaga
12 de Diciembre de 2013


El impuesto del 4x1.000 seguirá vigente en el 2014 para dar fortalecimiento al sector agropecuario.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Este impuesto fue creado como medida temporal y no ha logrado ser desmontado.

Tras la aprobación en el Congreso de la República del proyecto de ley que prorrogará durante un año más el desmonte del impuesto del 4x1.000, tributo con el que se grava las transacciones financieras, el Gobierno anunció que en 2014 se buscará otra fuente de recaudo que reemplace este impuesto y así garantizar los recursos para el sector agropecuario.


Al respecto, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, explicó que el nuevo impuesto no debe generar los problemas del 4x1.000, que ha provocado que la gente use más dinero en efectivo y se mantenga por fuera del sistema financiero, situaciones que “son malas en una economía”. 


En ese sentido, Hernán Humberto Herrera, docente del departamento de Finanzas de la Universidad Eafit, explicó que este impuesto debe desaparecer porque es regresivo y  genera doble tributación.


Manifestó que una de las herramientas con las que se podría reemplazar el 4x1.000 es con el mismo crecimiento económico, ya que este implica de manera obligatoria un mayor recaudo. También resaltó que el control a la evasión de impuestos implica que haya más recursos y por ende que se cuente con más dinero del que antes se disponía. 


“Si acabamos con la corrupción de este país, que le cuesta varios puntos al Producto Interno Bruto (PIB), podríamos tener suficientes recursos para ese hueco fiscal del 4x1.000 y mucho más”, explicó el economista.


Así mismo, José Vicente Cadavid, docente de la Escuela de Economía y Finanzas de la Universidad Eafit, aseveró que una de las desventajas de los subsidios es que no son permanentes y cuando se retiran generan descontento social.


 Propone implementar acciones a largo plazo, por ejemplo, invertir en investigación para mejorar la productividad de los gremios y  que haya más eficiencia. 


En la última entrevista con EL MUNDO, María Mercedes Cuéllar, presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria),  indicó que el gremio no ha recibido recursos de este impuesto y que no requerirá reemplazarlos por otros cuando se haga el desmonte.


“Los establecimientos de crédito pagan el importe que corresponde a sus transacciones financieras y actúan como recaudadores del 4 x 1.000 de las que hacen los demás agentes. Estos fondos son transferidos luego al Gobierno Nacional (Dian), que es su verdadero destinatario. Este los usa, como los demás ingresos tributarios que tiene, para ejecutar sus gastos”,  aseguró.


Justamente, el proyecto de ley estableció el cronograma para el desmonte del impuesto del 4x1.000. En 2015, el cobro se reducirá al 2x1.000; en 2016 y 2017 bajará al 1x1.000 y en 2018 desaparecerá.


Según el ministro de Hacienda, de los $3,1 billones que se recaudarán, $1 billón servirá para mantener el apoyo a los cafeteros y los restantes $2,1 billones se van a destinar a atender otros sectores agropecuarios y la inversión productiva.



¿Por qué se creó el 4 x 1.000?

Según el  docente de la Escuela de Economía y Finanzas, José Cadavid, este impuesto se creó a finales de 1998 como un mecanismo que posibilitó la adquisición de fondos para contrarrestar la crisis de las entidades financieras que se presentó en el país. 


Para que las consecuencias de la crisis no fueran peores para la economía colombiana, los recursos fueron destinados para la recuperación de estas instituciones 


A principios del año de 1999, se tomó una parte del recaudo del 4x1.000 para financiar la reconstrucción de la ciudad de Armenia afectada por un terremoto.