Fútbol en el Mundo

With the magic of “Lucho”
Con la magia de “Lucho”
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
26 de Octubre de 2013


En cuartos de final de la Copa Suramericana, Itagüí enfrentará al Libertad paraguayo. El choque de ida será este martes en territorio “guaraní”, mientras que la revancha será el 7 de noviembre, en territorio antioqueño.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Luis Quiñones enloqueció a la defensa rival, como en la acción del primer gol.

Itagüí sigue dando de qué hablar cada vez más en el concierto internacional. El pasado jueves escribió una nueva página histórica en la Copa Suramericana, al clasificar a los cuartos de final luego de vencer 2-1 al Coritiba brasileño.


El equipo del Sur del Valle del Aburrá está inmerso en el lote de los ocho equipos que optarán al título, al lado de históricos como los argentinos River Plate y Vélez Sarsfield, el brasileño Sao Paulo y el propio Atlético Nacional.


Una campaña de ensueño han cumplido el estratega Jorge Luis Bernal y sus pupilos. Porque más allá de las vicisitudes, de contar con una nómina corta y pese a ello pelear en dos frentes, Itagüí ha tenido jerarquía en el torneo internacional, y ha dejado en el camino a conjuntos que ronda tras ronda son más fuertes.


Los números hablan por sí solos: en seis salidas en la Copa, el cuadro Dorado ha ganado en cinco ocasiones y empató en una. Ha convertido diez goles y apenas ha recibido tres.


Y eso que las lesiones, las suspensiones y un notable bajón futbolístico mermaron un poco a las “Águilas Doradas” previo al juego ante Coritiba. De entrada, el profesor Bernal perdió por lesión a tres de sus referentes: “Choronta” Restrepo, Víctor Cortés y Yessy Mena, lo cual le obligó a mover sus fichas de mitad de cancha hacia adelante.


Bernal, un viejo zorro en las lides futboleras, decidió llevar al banco de emergentes a Luis Quiñones, quien estuvo marginado en algunos juegos, por un acto de indisciplina. Pero nadie puede desconocer las condiciones de Quiñones, quien ingresó en el tramo final de la primera etapa y a punta de talento y gambetas le cambió la cara a un partido que hasta allí se tornaba aburridor y le dio alegría al ataque local, que se notaba timorato.


Quiñones respondió con dos goles. Se robó el show, desesperó a los rivales, manejó los ritmos del partido y demostró que es un jugador distinto. Un hombre desequilibrante, que tuvo mucho que ver con la clasificación.



Sigue la maratón

Itagüí no tiene tiempo de celebrar. Tras la clasificación a los cuartos de final de la Suramericana, el cuadro Dorado buscará sumar de a tres mañana, en casa ante Caldas, para seguir en el grupo de los ocho que pelearán por el título del torneo Finalización. Itagüí marcha octavo con 21 puntos y precisa de los tres puntos ante el cuadro Albo para quedar a tiro de los Cuadrangulares semifinales.


El equipo de Jorge Luis Bernal perderá por suspensiones a Javier López, Fabio Rodríguez y Nelson Barahona, además del lesionado Jorge Aguirre.


La seguidilla de partidos para las “Águilas Doradas” continuará el próximo martes con la visita al Libertad de Paraguay, en la ida de los cuartos de la Suramericana. Luego, el fin de semana del 3 de noviembre visitará al Chicó. El día 7 del próximo mes recibirá a Libertad y pocos días después cerrará la fase Todos contra Todos del Finalización, en casa frente al Deportivo Pasto.




“Nunca nos desesperamos”

Jorge Luis Bernal, timonel del Itagüí, se mostró muy satisfecho tras la clasificación a los cuartos de final de la Copa Suramericana. Además, dijo que ni él ni sus jugadores se desesperaron cuando Coritiba se fue adelante en el marcador: “En ningún momento pensé que se nos podía escapar la clasificación. La realidad es que en esto puedes hacer gol o te lo pueden hacer y ellos se fueron adelante en una acción fortuita en el final del primer tiempo. En el intermedio hablé con los jugadores, les dije que no perdieran la calma, que pusieran la pelota en el piso e intentaran jugar mejor. Por fortuna todo salió bien y estamos en la siguiente ronda”.


Bernal consideró que la llegada de Luis Quiñones le dio frescura al equipo: “Desde antes del partido tenía proyectado ponerlo para la segunda parte, se nos adelantó todo por la lesión de Aguirre, ingresó y desequilibró”, acotó Bernal.