Nacional

Gobierno no habría debatido una pausa de los diálogos en La Habana
17 de Octubre de 2013


Aunque las Farc se mostraron de acuerdo con hacer una pausa en los diálogos desarrollados en La Habana, el Gobierno aclaró que hasta ahora no se ha hecho dicha petición.


EFE


El jefe de negociadores del Gobierno en los diálogos con las Farc, Humberto de la Calle, negó haber discutido en la mesa de conversaciones sobre la posibilidad de hacer una pausa en el proceso de paz por la campaña electoral de 2014.


Así lo afirmó De la Calle ante unos 200 estudiantes de la Universidad EAN de Bogotá, en el receso entre el decimoquinto y decimosexto ciclo de conversaciones que el Gobierno y la guerrilla celebran en La Habana, sede de los diálogos que iniciaron hace casi un año.


"La hipótesis de una suspensión no ha sido planteada oficialmente en la mesa. Ni el Gobierno, concretamente el presidente Juan Manuel Santos, le ha dado instrucciones a su delegación para tratar el punto de una hipotética suspensión", zanjó el ex vicepresidente colombiano y jefe negociador sobre uno de los temas clave del anterior periodo de diálogos.


La semana pasada trascendió que el presidente Santos al parecer planteó al interior de los partidos de su coalición la posibilidad de hacer una pausa de los diálogos durante la campaña electoral de los comicios legislativos de marzo y presidenciales de mayo de 2014, para no comprometer ninguno de los dos procesos.


Aunque Santos nunca se pronunció oficialmente sobre ese asunto, los negociadores de las Farc acogieron esa propuesta y consideraron que ese receso "no le haría mal" al diálogo.


"La postura del Gobierno ha sido y sigue siendo que es necesaria una forma expedita de discusión que permita lograr acuerdos que satisfagan la expectativa de la sociedad, no del gobierno, para lograr resultados rápidamente", argumentó De la Calle.


Por otro lado, el jefe negociador del Gobierno celebró la aprobación en la Cámara de Representantes del proyecto de ley que permitiría realizar un referendo para avalar los eventuales acuerdos a los que lleguen el Gobierno y la guerrilla el mismo día en que se realicen las elecciones.


El proyecto tuvo 105 votos a favor con lo que a la iniciativa, que tiene mensaje de urgencia del Gobierno, le resta la aprobación en la plenaria del Senado, ser sometida al control de constitucionalidad y finalmente, pasar a la sanción del presidente Santos.