Editorial

Siria y la hipocresía de la política
Autor: Guillermo Maya Muñoz
16 de Septiembre de 2013


El presidente norteamericano Barak Obama ha acusado al presidente sirio Bashar al-Assad de que ha usado armas químicas en contra de su población, y en consecuencia ha amenazado con lanzar un ataque “limpio”, para darle una lección al régimen sirio.

El presidente norteamericano Barak Obama ha acusado al presidente sirio  Bashar al-Assad de que ha usado armas químicas en contra de su población, y en consecuencia  ha amenazado con lanzar un ataque “limpio”, para darle una lección al régimen sirio.


Paul Kraig Roberts, ex asistente del Secretario del Tesoro de los EEUU en el gobierno de Ronald Reagan, ex miembro del comité editorial del WSJ, y columnista respetado,  afirma que “esta guerra fue iniciada (ya hace dos años y medio) por Washington, Israel, la quinta columna israelí dentro de EEUU y la Casa Blanca y los cautivos  medios de comunicación occidentales que han sido comprados y pagados por el lobby de Israel. Assad no comenzó la guerra. El gobierno sirio fue atacado por fuerzas externas enviadas por Washington e Israel” (The rule of zombies: Why Are Obama and Kerry So Desperate to Start a New War? September 8-2013).


Los ataques con armas químicas han sido dos, uno en abril y otro en agosto pasado, causando pérdidas de vidas humanas, dolores y sufrimientos a la población civil. Sin embargo, en ningún caso, el gobierno de los EEUU ha podido demostrar que el gobierno de Al-Assad ha sido el culpable. El Secretario de Estado norteamericano John Kerry afirma: “Muchos países y organizaciones también han manifestado, en público o en privado, que el régimen de El Assad es el responsable” (No podemos dar la espalda a Siria, elpais.com, sep. 13-2013. Esto no prueba nada. Son opiniones.


Sin duda alguna, si alguien se beneficia de estos ataques químicos son los “rebeldes”, que ante sus retrocesos en el terreno y ante la opinión pública siria, necesitan crear situaciones que hagan involucrar a los norteamericanos y sus aliados en ataques armados, para inclinar a su favor el balance militar y político del conflicto, que están perdiendo, no solo ellos sino también los “grupos de interés” que están detrás de esta guerra.


Entre otras cosas, una de las facciones “rebeldes” contra el régimen de Al-Assad, al-Nusra pertenece a Al-Qaeda, el movimiento terrorista culpable de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra el edifico del World Trade Center en NY: “Los hombres de al-Nusra son un frente extremista islamista reclutado por fuera de las fronteras sirias, y enviado por Washington para derrocar el gobierno de Assad” (The High Cost Of Saving Face For Obama, September 4-2013). Estas son las paradojas de los intereses geopolíticos mundiales.


La defensa de Obama de que los “rebeldes” sirios no tienen armas químicas no tiene sustento. El pasado 30 de mayo la policía turca detuvo a rebeldes de Al-Nusra con gas sarín, de acuerdo al periódico turco Today Zaman (Report: Police foil al-Nusra bomb attack planned for Adana, May 30-2013). Al parecer Arabia Saudita está implicada en la transferencia de las armas químicas usadas en el ataque, al grupo al-Nusra (PKR).


Además, los rebeldes, con el fin de acabar con las timideces de EEUU y sus aliados, planean atacar a Israel con armas químicas para que la culpa recaiga en el gobierno sirio (RT sources: Syrian rebels plan chem attack on Israel from Assad-controlled territories, September 09, 2013).


EEUU ha tratado de formar una coalición del “mundo libre” para atacar a Assad. Sin embargo, en el caso de Inglaterra el parlamento negó la solicitud de David Cameron, quien afanado esperaba un voto afirmativo. El “socialista” Francois Hollande de Francia, espera unirse a lo que decida EEUU. Obama finalmente, ha tenido que recurrir a la autorización del Congreso de los EEUU, con una opinión pública mayoritariamente en contra del ataque. Sin embargo, es necesaria la autorización de la ONU para lanzar un ataque respaldado por la comunidad internacional y la ley.


Se pregunta John Kerry “¿en qué consiste (la acción en) Siria? (…) para dejar claro que el mundo (aquí se refiere a EEUU)  no se quedará con los brazos cruzados permitiendo que las normas internacionales contra la utilización de armas químicas sean violadas por un dictador brutal dispuesto a gasear mortalmente a centenares de niños mientras duermen”. 


Al respecto, primero, EEUU no tiene ninguna “excepcionalidad” que legitime su política internacional unilateral agresiva, como lo reclama Obama, y se lo recuerda Vladimir Putin (A Plea for Caution From Russia, nytimes.com, sep 11-2013). Lo mismo les dijo Hitler a los alemanes, afirma PKR. Ha habido muchos dictadores en el mundo, algunos protegidos por EEUU, pero ningún estado puede abrogarse el derecho de inmiscuirse en los asuntos de otro estado. Segundo, los ataques químicos no son exclusivos de esta contienda. EEUU, Inglaterra, Israel y sus aliados han usado armas químicas en los últimos 10 años (The U.S., Britain and Israel have Used Chemical Weapons within the Last 10 Years,  WashingtonsBlog, August 27- 2013). Y tercero, los ataques norteamericanos con drones (aviones robots) a las aldeas pakistaníes, afganas, y yemeníes, han matado centenas de personas, incluyendo niños, por decisión del Presidente Obama, que considera a estas víctimas como daños colaterales, trágicos, pero irremediables. La retórica de la hipocresía.


La propuesta del Primer Ministro Vladimir Putin de que Siria entregue sus armas químicas le permite a Obama bajarse con dignidad de esta guerra, totalmente injustificada, y que amenaza al mundo, y especialmente a la región del Medio Oriente, y que solo sirve los intereses de una minoría: Los anuncios de los ataques unilaterales hicieron elevar los precios del petróleo.