Columnistas

¿Información? Venezuela y Colombia en la estacada.
Autor: Alfonso Monsalve Solórzano
15 de Septiembre de 2013


El dictador Maduro ha puesto en funcionamiento “El Noticiero de la Verdad”, que será de obligatoria transmisión en emisiones de radio y televisión en cadena del medio día y de la noche “los días que se pueden resumir varias actividades”...

El dictador Maduro ha puesto en funcionamiento “El Noticiero de la Verdad”, que será de obligatoria transmisión en emisiones de radio y televisión en cadena (medios públicos y públicos) del medio día y de la noche “los días que se pueden resumir varias actividades” (www.elmundo.es, 10.09.2013).  De alguna manera, el chavo - madurismo  ya venía usando los medios para su estrategia de desinformación y adoctrinamiento. Por ejemplo, en la campaña electoral para la presidencia, hacía cadenas nacionales para transmitir “informaciones”, que eran en realidad mensajes electorales que interrumpían los discursos del candidato opositor Henrique Capriles. Pero ahora es una política de estado. 


De esta manera, el tirano  aumenta el control informativo estatal de los medios de comunicación, estrategia esencial en las dictaduras, especialmente las de corte marxista - leninista, pues saben que si  controlan la información, aumentan geométricamente sus posibilidades de mantenerse en el poder, gracias a la capacidad de desinformar, ocultar, mentir y perseguir a sus opositores.  Lo que ocurre en Venezuela es lo que por décadas ha sucedido en Cuba o Corea del Norte, donde todos los medios son de carácter público; e instrumentos vitales, como internet, son manejados a su antojo para evitar que la población acceda a otras fuentes noticiosas y a opiniones no oficiales. Son pueblos que sufren una verdadera “cárcel informativa”.


Para obtener este resultado, toda estrategia es válida para el chavo – madurismo: desde la nacionalización o creación de medios oficiales, como Telesur,  hasta la compra fraudulenta de medios opositores, a los que acorralan económicamente hasta hacerlos inviables, para que terminen por ser vendidos a empresarios afines al régimen, como ocurrió con el canal venezolano Glovovisión, que fue adquirido por un inversionista aliado del régimen, quien prometió  una línea informativa y de opinión proclive a la dictadura. (De paso, es una nueva lección de cómo algunos inversionistas venden su alma al diablo con tal de obtener ganancias, así sea temporalmente).El control de los medios viene desarrollándose con éxito, también en El Ecuador, mediante una ley mordaza, y ha tratado de imponerse en la Argentina de María Cristina Fernández de Kirchner. 


La información en las democracias liberales (doctrinariamente hablando) es completamente distinta. Como reconoce el pluralismo religioso, ideológico, político, etc., los medios de comunicación del Estado constituyen un pequeño número y sirven para expresar informaciones y sobre todo, opiniones independientes del gobernador de turno y en los que tiene cabida todas las vertientes de pensamiento de la nación. Los medios privados están sometidos a competencia,  por lo cual existen de todos los matices y la opinión pública ejerce un control elemental pero efectivo sobre ellos: cuando no le gusta alguno, cambia de canal o de periódico, o se integra a los flujos de información y opinión  de internet.


En Colombia acontece que hay libertad de prensa en términos generales, aunque se está deteriorando,  pues algunos gobernadores toman el respectivo canal de televisión departamental  para hacer campaña política permanente y alimentar su insaciable ego; y a pesar de que la generosa, y en ocasiones, excesiva y delictiva pauta oficial, “mermeladice” la información en los medios privados, resaltando unos temas u ocultando otros, o dándoles un sesgo progobiernista y expresando opiniones completamente plegadas a los intereses particulares del mandatario.


Pues bien, en la feria de concesiones que son las conversaciones de La Habana, además de impunidad, entre otras cosas, se ha tocado el estratégico asunto de los medios de comunicación, y esto es lo que le espera al país y a los propietarios privados de aquellos:


“Ofrecen espacios en la comunicación del Estado; estos los ve un máximo del 10 por ciento de la audiencia nación al. Lo importante es pasar a intervenir los espacios privados que tiene capturadas a las mayorías. Acá vuelven a ofrecer migajas. Es la estatización de esta área estratégica la que se impone como vía de fondo, más no la inmediata. Medios de comunicación y poder ya están fundidos en una sola pieza de acero antidemocrático. Medios y solución política deben romper este binomio mefistofélico para que de verdad la solución política al largo conflicto social y armado sea justo y efectivo para las grandes mayorías  […]Hoy en Colombia los grandes medios de comunicación son la XI división de las FF.AA , la X ya lo sabemos, son los paramilitares. Guerra e información son una macolla que hay que acabar, para que se consolide la paz y se abra un espíritu de reconciliación. Todo será una caricatura, si no se reforman democráticamente los medios de comunicación.”  (http://pazfarc-ep.org/index.php/articulos/entrevista/1413-andres-paris-habla-sobre-la-monopolizacion-de-la-comunicacion-en-colombia.html)


Observen: a) quieren intervenir los espacios privados que son los que más público convocan; b) los mayores medios de comunicación son los de la Brigada XI y ¡los que controlan los paramilitares! Y c) la estatalización de los espacios de comunicación es el objetivo de fondo. 


Dos falacias y una gran verdad: el noticiero de televisión más visto y otro de los de mayor audiencia se emiten por la el canal de propiedad del Estado (el cuatro). La mayoría de los noticieros radiales, con escasísimas excepciones, son áulicos de Santos y del” proceso de paz” hasta el punto de acolitarle al presidente la estrategia de ignorar o apenas mencionar los crímenes que las Farc siguen cometiendo, especialmente contra el Ejército de Colombia. Si esto es así, ¿cómo es que la Brigada XI es uno delos dos más grandes medios de comunicación? y  ¿cuáles son los medios de los paramilitares?  Finalmente, ya saben los beneficiarios de la mermelada informativa: los van a estatalizar. Por lambones y por venderle el alma al diablo.