Columnistas

¿Colombia federal?
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
5 de Septiembre de 2013


A finales de los años 60 y comienzos de los 70, del siglo anterior, en Antioquia estaba en pleno furor la idea de una Antioquia Federal. Movimiento que no pasó más allá de la intención.

A finales de los años 60 y comienzos de los 70, del siglo anterior, en Antioquia estaba en pleno furor la idea de una Antioquia Federal. Movimiento que no pasó más allá de la intención.


Cuarenta años después, la Patria está pasando por uno de sus momentos más oscuros de los últimos tiempos, diferente a la situación vivida en el furor del narcotráfico. La de hoy es generalizada en todos los rincones del país con un agravante que son las marchas campesinas y las dificultades sociales que, como lo manifesté en el artículo anterior, se llenó la olla.


El siglo XIX, en la etapa de nacimiento y crecimiento de la nación independiente, el país se pasó entre el modelo federal y el centralista, primando este hasta nuestros días. El centralismo ha fracasado, no supo resolver las situaciones regionales marginadas de Colombia e incluso, en los departamentos como el nuestro, que se supone está “bien”, tampoco ha sido exitoso, porque históricamente desde Medellín, hemos replicado el modelo impuesto por la “rolocracia”.


Entre 1863 y 1886, los Estados Unidos de Colombia estuvo funcionando bajo el modelo político del federalismo. Cuando se derogó la centenaria Constitución, por la actual, allí desde la teoría y el ideario de los constituyentes era descentralizar la gestión político administrativa. Se fortaleció la elección popular de alcaldes y gobernadores, y el sistema de regalías fueron parte de ese modelo, pero, el poder político, judicial y tributario se quedaron atados en Bogotá.


Desde el Centro Democrático se planteó la idea del federalismo en el país. Propuesta que se diluyó porque sus dirigentes se dedicaron más a entorpecer la gestión presidencial que aportar soluciones al país, tanto así que la pelea entre las cabezas políticas de la familia Santos es como de verduleras.


Pensar en una Colombia federal no es una idea descabellada, el país social, no el político ni politiquero, requiere de acciones contundentes que la saque del atolladero en el que se encuentra, razón tiene un cartel que está en las redes sociales: “en la vida tal vez se necesita un médico, un abogado, un arquitecto, pero por lo menos tres veces al día se requiere de un campesino”. 


¿Qué ganarían los departamentos (estados federados) cambiando el modelo? Más autonomía política, tributaria, se limitaría la “rolocracia”, mayor capacidad de gestión para atender las necesidades de sus pueblos. Pero, también se requiere fortalecer el gobierno de la república para mantener la cohesión patria. 


Entonces, ¿se podría mantener el modelo centralista pero con una mayor descentralización, para no desbaratar lo que tenemos? Considero que esa visón puede ser viable, el problema está en que la descentralización queda al vaivén del gusto del presidente de turno. Unos buscaran mayor descentralización, otros concentrarla de nuevo, como ha pasado históricamente en nuestro país.


La discusión se debe dar y aprovechar el momento preelectoral para que este tema entre en las agendas de los diferentes candidatos políticos tanto para el Congreso como para la Presidencia, porque el país necesita una innovación radical en su modelo de gestión, porque llevamos doscientos años autónomos y no hemos sido capaces de solucionar el problema.