Nacional

In calm, but tense, remain peasants in Barbosa
En calma, pero tensos, permanecen campesinos en Barbosa
Autor: Andres Fernando García Hernández
31 de Agosto de 2013


Los barboseños no entienden por qué la violencia durante el paro agrario, si durante 22 días 400 mineros estuvieron asentados en su municipio sin ningún problema. Los mineros ya se devolvieron a sus sitios de origen


Foto: Giuseppe Restrepo 

Desde el pasado jueves se desbloqueo la troncal hacia el Magdalena Medio, pero esta intentó ser bloqueada ese mismo día en la noche, pero en otro punto y por otro grupo de manifestantes. 

Un día después de los desmanes que dejaron ocho heridos en Barbosa, la tranquilidad retornó a ese municipio del norte del Valle de Aburrá. En su principal vía de acceso aún continuaban ayer en la mañana los restos de un vehículo quemado, piedras, árboles cortados y troncos pesados atravesados en la vía.


Desde lo alto, los semáforos atrofiados e inertes seguían atestiguando los destrozos que dejaron los acontecimientos violentos protagonizados por varios manifestantes y por la Fuerza Pública.


Mientras tanto, por la emisora local, el alcalde Hernando Alonso Cataño Vélez entregaba un parte de tranquilidad a su comunidad. Explicaba que se mantendría el respeto hacia la manifestación siempre y cuando fuera pacífica y que, a la vez, continuarían los diálogos, aún sabiendo que él, como mandatario local, no tiene potestad para dar cumplimiento a un pliego de peticiones que son competencia de la instancia nacional.


Incertidumbre


Los locales comerciales de Barbosa abrieron sus puertas como todos los días. Pero en la mayoría de los propietarios y empleados rondaba la misma duda. ¿Hasta qué hora podemos abrir? ¿Será que hoy sí van a estar calmados? Se preguntaban.


Mientras Tatiana* atendía a una paciente en el centro médico donde trabaja, manifestaba no saber hasta qué hora prestarían el servicio, pues la atención se hace por medio de citas y por los disturbios del jueves, cancelaron las que tenían programadas para ese día y para el viernes, pues muchos de los pacientes residen en las veredas, entonces tomaron esa decisión para que no perdieran el viaje hasta el pueblo.


Al salir, la paciente se llevó una tarjeta, para llamar antes de asistir a la próxima cita, pues Tatiana* no sabía si iban a abrir hoy sábado.


Entre tanto, habitantes del sector Pepe Sierra, vecinos de la Unidad Deportiva de Barbosa, asomados por sus ventanas, algunas con los vidrios quebrados durante las trifulcas, exigen que les respeten sus viviendas y observan curiosos y alertas a los labriegos que deambulan a los alrededores del refugio o se paran frente a los televisores de las tiendas para atender los anuncios que en ese momento el presidente Juan Manuel Santos realizó desde la Casa de Nariño.   


A la expectativa  


Después de escuchar al presidente, los campesinos quedaron desconcertados. Con insultos, algunos renegaban del Gobierno y su anuncio de “utilizar al Ejército para enfrentar a los manifestantes”.


Dentro del refugio los labriegos se mantienen atentos a lo que pueda pasar o a las indicaciones de los voceros y líderes de la manifestación. Mientras unos lavan ropa, otros botan las basuras y algunos cocinan y reparten los alimentos, otros prestan guardia en los ingresos a la Unidad Deportiva.


Allí las quejas son constantes, voceros de los manifestantes dicen que la Policía llegó a agredirlos, y que quienes iniciaron los disturbios fueron jóvenes de ese mismo municipio, “pagados” por los policiales para iniciar las escaramuzas. Aseguran que lo único que hicieron el jueves pasado fue defenderse de un acto injusto.  


A la par, a varias cuadras de allí, en el Hospital San Vicente de Paúl, una comisión integrada por el secretario de Gobierno de Barbosa, el secretario de Gobierno de Antioquia, representantes de la Iglesia y líderes de la protesta mantenían una reunión para definir los mecanismos que ayuden a encontrar una salida a la protesta, que sea conveniente para todas las partes. 


Por su parte, el Cuerpo de Bomberos local celebra su aniversario número quince atendiendo los estragos que generó el caos. Juan Miguel Aguirre, comandante del cuerpo de emergencias, dijo que el pasado jueves atendieron a 25 personas por inhalación de gases y por diferentes golpes.


Recordó que de todos los lesionados uno tuvo que ser remitido a Medellín y aseguró que ya llevan una semana sin descanso, atentos ante las emergencias que ante tal magnitud de gente se puedan presentar. 


*Nombre no revelado.   



Judicializaciones

Lesiones personales agravadas, obstaculización a vías públicas, violencia contra servidor público y daño en bienes ajenos, públicos y privados son los delitos por los cuales la Fiscalía General de la Nación llevará ante los jueces a las personas que incurrieron en conductas violentas durante el paro nacional agropecuario durante la última semana de agosto.


En este contexto, han sido presentadas ante los juzgados 512 personas en todo el país por parte de los diversos fiscales, luego de que la Policía Judicial los pusiera a disposición de los funcionarios acusadores.


Por esto, el vicefiscal General, Jorge Fernando Perdomo Torres, anunció que a quienes hayan causado grandes destrozos transformando una legítima protesta social en actos de vandalismo se les perseguirá a través de la tecnología. Se estableció un acuerdo con la Policía Nacional para que los fiscales tengan acceso a los videos y material gráfico que proporcionan los ciudadanos y los medios de comunicación.


De esta manera, explicó Perdomo, se podrán iniciar los procesos penales que requiere esta situación anómala que vive el país, pues “la protesta social es legítima si no se afectan los bienes jurídicos de las personas y del Estado. Lo que ha venido ocurriendo es todo menos una protesta legítima”, aseguró.


Además de eso, la Fiscalía General de la Nación dispuso dos líneas telefónicas para que las personas que sepan de la realización de algún delito durante los disturbios que se dieron con ocasión de las marchas de legítima protesta en las diferentes ciudades del país, hagan las respectivas denuncias.


Las dos líneas telefónicas son 414 90 00 extensión 2695 y 570 20 00 extensión 1003.




Parte positivo

Según Santiago Londoño Uribe, secretario de Gobierno de Antioquia, luego de los disturbios en Barbosa ha habido tranquilidad.


Ayer, durante una reunión, se revisaron las condiciones para un posible retorno, pues las autoridades consideran que allí hay unos riesgos excesivamente altos.


“Hay una tensión social muy alta en el municipio y queremos evitar un problema de fondo, pues más de 3.000 personas se encuentran en un sitio que no es apto para ellas. Allí hay enfermedades, hay menores de edad y están al lado de una troncal nacional”, aseguró Londoño Uribe, quien precisó que cualquier movimiento o movilización puede impedir el tránsito, lo que genera responsabilidades de tipo penal y administrativo.


En la reunión también se buscó quitarle riesgos a los barboseños, bajarle las capas de complejidad al tema y solucionarlo.